nba

Para apreciar a Russell Westbrook no veamos los números, sino su juego

Russell Westbrook es un fuera de serie, anota, pasa y recupera rebotes al mismo tiempo.
10.2.17

Ahí les va una teoría fastidiosa: las estadísticas que reúnen los triple-dobles de Russell Westbrook provocan que sea más difícil apreciar lo que este jugador hace en la duela. No existe jugador en la NBA con un vínculo tan cercano con el instante, nadie necesita tan poco contexto para asombrar. Westbrook corre como una bola de fuego, lanza pases como dardos, y deja su huella sobre el aro. Así que mientras las estadísticas recolectan su productividad al ataque, también deja muchos detalles de lado: su contienda por un triple, su regreso hasta el aro para superar a jugadores más altos que él y ganarles el rebote, se convierte en una simple frase. "su octavo rebote de la noche".

Publicidad

La noche del jueves en Oklahoma City, el Thunder derrotó a los Cavaliers de Cleveland 118-109. Las especulaciones antes del partido decían que los Cavs, luego de tener partido la noche anterior, descansarían a sus Big 3, pero no fue así. De todos modos, Westbrook jugó sin preocupación alguna. Hizo todo lo que siempre suele hacer, es decir, todo. Bajo su comando, un apretado margen en el último cuarto se convirtió en una ventaja para OKC. Y sí, obtuvo otro triple-doble, el 26 de la temporada: 29 puntos, 12 rebotes, y 11 asistencias.

Para hacerle justicia a Russ, enfoquémonos en lo particular. Ya saben cómo empieza todo, con su pull-up jumper: se acerca al pecho del contrario como si fuese a estrellarse, moviendo rápidamente las rodillas y los codos, y repentinamente brinca como si tuviera resortes integrados. Por lo general, el tiro cae en la red al mismo tiempo que su marcaje pestañea.

Con medio cuarto de sobra y el partido empatada a 99 puntos, Westbrook aprovechó la pantalla de Adams, se detuvo, y se levantó sobre Tristan Thompson, el balón rebotó en el tablero y adentro. Fue la primera de cuatro jugadas casi idénticas. En el siguiente ataque, Westbrook volvió a dejar parado a Thompson, sin que necesitara del tablero esta vez; después mareó a Kyrie Irving con algunos movimientos e hizo como que Kyle Kover ni siquiera estaba jugando. Cuando los Cavs ajustaron y mandaron ayuda extra, Westbrook retrocedió y coló un pase a Steven Adams para un layup, y lo que había sido un partido empatado se convirtió en una ventaja de ocho puntos.

Westbrook sólo hizo lo que la defensiva de Cleveland le permitió hacer. Nos dio la impresión que Russ intentó cambiar el enfoque de la suma de sus números a lo particular. Es un fuera de serie, anota, pasa y recupera rebotes al mismo tiempo, cubre el doble de la duela en el mismo tiempo que todos los demás. Por un breve momento, Westbrook se dignó a repetir su número, quizá tan sólo para recordarle a los fans lo fácil que es divertirse en el basquetbol cuando él está jugando.