nba

Los Rockets de Houston son una verdadera amenaza

Los Rockets de Houston podrían ser el obstáculo más grande para la trilogía entre Cavs y Warriors.
10.1.17
© Dan Hamilton-USA TODAY Sports

Es fácil calificar la temporada 2016-17 de la NBA como una carrera de dos equipos. Con el fichaje de Kyle Korver y el juego inestable de los Raptors de Toronto y los Celtics de Boston, los Cavaliers de Cleveland no parecen tener un serio contrincante en el este. Los Warriors —gracias a su sexto sentido para reforzarse con agentes libres pero con un tope salarial por los cielos— sumó a Kevin Durant a un equipo con 73 victorias y al mismo tiempo retuvo a sus tres jugadores All-Star. Pero a pesar de esto, existen algunos equipos que les pisan los talones, en especial la renovada escuadra de los Rockets que se parece cada vez más a los equipos de los Suns del entrenador Mike D'Antoni de mitad y finales de los 90. Con una marca de 19-2 (incluyendo victorias sobre los Warriors y Clippers), es momento de dejar de relegar este equipo a un estatus de segunda entre la élite de la liga.

Publicidad

Primero que nada cuentan con un puntero —junto con el Oscar Robertson de la actualidad, Russell Westbrook— para llevarse el MVP de la liga: James Harden. "La Barba", como le apodan, ha estado promediando 28.2 puntos (tercero en la NBA), 11.8 asistencias (primero en la liga), y 8.2 rebotes por partido. Sus estadísticas no están muy lejos del esfuerzo sobrehumano de Westbrook a lo largo de la primera parte de la temporada. Los 40, 11 y 10 de Harden ante Toronto —el segundo mejor equipo en el este— la noche del domingo no es el primer triple-doble que nos regala esta temporada (fue el décimo del año), pero su actuación colocó a Harden al lado de LeBron James y Michael Jordan como los únicos jugadores desde la campaña 1983-84 en registrar un triple-doble con 40 puntos y al mismo tiempo registrar un par de robos de balón y tapones. Y tampoco olvidemos que al arranque de la temporada, Harden acumuló el único triple-doble con 50 puntos, 15 asistencias, y 15 rebotes de la era moderna. (Así es, Wilt Chamberlain es el único, además de Harden, en lograr la hazaña).

Harden on his 40,10,10,2,2 moving him with LeBron, MJ: "Those 2 right there are just legends.I just try to go out and do whatever it takes."
— Jonathan Feigen (@Jonathan_Feigen) January 9, 2017

Pero la ofensiva de Harden no es la única razón por la que los Rockets han ascendido a la cima de la liga esta temporada. Por fin, el gerente general Daryl Morey rodeó a Harden de los tiradores que necesitaba para hacer de las suyas con las jugadas pick-and-roll que tanto sabe hacer. ¿Algo todavía más aterrador? Ahora que Patrick Beverly ha regresado de su lesión para actuar como creador del segundo equipo, Harden —quien lidera la liga en minutos disputados— no necesita "matarse" dentro de la duela.

Publicidad

Los Rockets iniciaron la temporada con marca de 6-5 cuando Beverly estuvo ausente, pero el equipo se desmoronó por completo cuando Harden tomó un descanso. A lo largo de esos 11 partidos, las estadísticas del equipo disminuyeron considerablemente cuando Harden se quedó en la banca. Pero los 24 juegos desde el regreso de Beverly, han obtenido mejores números.

El espectáculo del domingo nos demostró el cómo. Con Harden en la banca, los Rockets se sobrepusieron a una desventaja de cuatro puntos ante los Raptors. La voltereta estuvo encabezada por Beverly y Eric Gordon. Luego de ser seleccionado por los Clippers de Donald Sterling y después transferido a los penosos Pelicans como parte del acuerdo de Chris Paul, por fin Gordon juega para un equipo en el que quiere estar. Fichó con los Rockets durante su primera vez como agente libre en julio, y se convirtió en el complemento perfecto de Harden. Al igual que Beverly, Gordon puede ejecutar jugadas pick-and-roll cuando Harden están en la banca, y también puede ser una amenaza recuperando balones y haciendo disparos junto con Harden cuando ambos han coincidido en la duela.

Leer más: 25 años de la NBA en México

Pero Beverly es la plaga sobre el perímetro que todo equipo en la NBA quisiera tener. A pesar de haber progresado en el aspecto ofensivo y evolucionado en un tirado élite de tres puntos (41.6 por ciento en cuatro intentos de triples por partido), el esfuerzo irritante de Beverly en la defensiva es lo que ha detenido el ataque de sus contrarios. La NBA moderna consiste en molestar la defensa de un equipo para forzarlo al colapso, y después buscar tiradores abiertos sobre el medio círculo. Pero Beverly no concede espacio por abajo como el defensor común y corriente que hemos visto en la actualidad en la NBA.

De muchas formas Beverly le brinda balance a la sublime ofensiva de Harden y a la titubeante defensiva, aunque Harden también ha aportado mucho en esta parte de la duela. El domingo por la noche quedó claro que Harden lucía molesto por las críticas provenientes del internet que le reprochan su trabajo en esa zona de la cancha.

Publicidad

Luego de que Harden encestara un triple para acortar la ventaja de Toronto a cuatro puntos al final del tercer cuarto, reaccionó despreocupado como cuando nosotros vaciamos la leche sobre nuestro plato de cereal sin preocuparnos.

Comparemos esto con su reacción del otro lado. Cuando Harden rotó y se plantó fuera del área restringida para hacerle frente al encarrerado Patrick Patterson, quien buscaba recuperar la ventaja de los Raptors al final del último cuarto, celebró con un baile de brazos mientras encontraba sentado sobre la duela.

Por lapsos, DeMar DeRozan le dio un baile a Houston, pero Harden logró aplicarle dos tapones en la segunda mitad, incluyendo un intento de tiro patentado por DeRozan cuando le tocó marcarlo al final del último cuarto:

Podría tratarse de retórica vacía de su parte, pero Harden se lució más con los dos tapones que con su triple-doble de 40 puntos.

I asked Harden if he preferred the 40-10-10 or the two blocks on his buddy, DeRozan. Huge smile ensured. "Two blocks, for sure. Key plays."
— Jonathan Feigen (@Jonathan_Feigen) January 9, 2017

Los Rockets se encuentran justo en medio de la clasificación de la liga en eficiencia defensiva después de su victoria del domingo. Esta marca es aún más sorprendente que su hazaña de puntos anotados, mejorada sólo por los históricos Warriors y Raptors.

Sin embargo, los Rockets tendrán problemas tapando balones incluso con Beverly en la defensa —Harrell tiene una envergadura de 7-5, pero no se ha traducido en protección sobre el aro todavía—, al menos hasta que Cappela regrese a principios de febrero. Muchas cosas pueden cambiar de aquí a abril, pero el compromiso de Harden con su defensa y su ofensiva en general con grandes tiradores, la presencia de Beverly, y el papel de Eric Gordon lejos de la banca ha hecho del equipo de Mike D'Antoni uno de los obstáculos más grandes para la trilogía entre Cavs y Warriors.