Actualidad

Censuran a artista en redes sociales por vender NFTs de criptococaína

El artista colombiano Camilo Restrepo vende "kilos de cocaína" en forma de NFTs, solo que esta cocaína no te droga.
1.10.21
Camilo Restrepo, criptococaína, NFT, arte, drogas,
Un artista colombiano vende NFTs de criptococaína para hacer un statement sobre la guerra contra las drogas. (Captura de pantalla vía Opensea.io, cortesía de Camilo Restrepo.)

Hace poco, Twitter e Instagram tomaron medidas contra un colombiano que supuestamente produjo una tonelada de cocaína y trató de venderla en Internet. Sin embargo, esta "cocaína" no te droga. De hecho, ni siquiera puedes inhalarla.

Camilo Restrepo, un artista de Medellín, creó "una tonelada" de lo que él denominó "criptococaína": una serie de 1.000 NFTs, cada uno representando un kilo de cocaína.

Publicidad

Para quienes no están al tanto del último boom en Internet, los NFTs son archivos digitales únicos que se pueden comprar y vender, permitiéndole a los coleccionistas sentir que "poseen" algo tan efímero como una imagen. Desde el año pasado, casi cualquier cosa en Internet parece estar disponible en forma de NFT; desde momentos icónicos del deporte, hasta dibujos, así como tuits populares y música.

Y al igual que la cocaína en la década de 1980, la compra y venta de NFTs se ha convertido en una industria multimillonaria en 2021.

Restrepo le dijo a VICE World News que ve el auge de los NFTs en el mundo del arte como una forma de "abrir un debate sobre el fracaso de la guerra contra las drogas" al vender "la primera tonelada legal de 'cocaína' de la historia".

El proyecto, titulado a ToN oF coke, está conformado por 1.000 imágenes idénticas, cada una representando 1 kilo de cocaína, que hasta el mismo Restrepo denominó como "aburridas". A simple vista, solo son rectángulos en tercera dimensión sobre un fondo gris, sin embargo, cada NFT de la serie es más caro que el anterior, hasta llegar al más costoso que equivale aproximadamente al mismo valor que cuesta un kilo de cocaína en Colombia. Las imágenes representan los indistinguibles paquetes de cocaína producidos en todo el país durante décadas.

Publicidad

Restrepo, de 48 años, creció en Medellín durante la época de Pablo Escobar y otros famosos traficantes de cocaína colombianos. Desde entonces, gran parte de su trabajo como artista se inspira en su experiencia de crecer rodeado de la violencia provocada por el narcotráfico.

“Estas situaciones violentas me marcaron profundamente. Había bombas afuera de mi casa, bombas que mataron a amigos, bombas en lugares donde yo estaba y afortunadamente no me pasó nada”, dijo Restrepo. "Mataron a miembros de mi familia, a personas que conocía, a muchas, muchas personas".

Sin embargo, el derramamiento de sangre que vio durante su juventud solo provocó más violencia porque “[el gobierno] trató de acabar con la guerra y con las drogas, con una guerra contra las drogas”, continuó.

Su experiencia le ha hecho creer profundamente en la necesidad de despenalizar las drogas y alejarlas de la prohibición.

Pero cuando empezó a tratar de vender "criptococaína" legal, la cual enfatizó que "no representa cocaína real de ninguna manera", no fue la policía quien fue tras de él, sino las empresas de redes sociales.

Poco después de que se lanzó a ToN of coke en junio, las plataformas se dieron cuenta y suspendieron una cuenta de Twitter que Restrepo había creado para promover el proyecto. También le bajaron dos publicaciones de su cuenta personal de Instagram por "venta de productos ilegales", y le dieron un ultimatum por lo que tuvo que dejar de promocionar el proyecto en redes sociales.

Al final, estas prohibiciones le ayudaron a promover el proyecto, ya que la noticia se hizo viral en varios medios de habla hispana, y la “censura en redes sociales está provocando un mayor tráfico”, dijo con sarcasmo.

La obra también provocó un acalorado debate sobre la guerra contra las drogas en las secciones de comentarios, algo que Restrepo considera como un éxito del proyecto. Sin mencionar que hasta ahora ha vendido más de 50 kilos de criptococaína. Nada mal para una “cocaína” que ni siquiera te droga.