FYI.

This story is over 5 years old.

Actualidad

El terror como propaganda: ciberterrorismo, el macabro departamento de publicidad de Estado Islámico

"Las organizaciones terroristas suelen utilizar el ciberespacio para buscar notoriedad, realizando principalmente acciones de propaganda y reclutamiento"
18.2.15
Imagen: VICE Staff

"A día de hoy, Estado Islámico es lo que mola". En estos chocantes términos se expresa Lourdes Vidal, responsable del Área de Mundo Árabe y Mediterráneo del Institut d'Estudis del Mediterrani de Barcelona (IEMed). La analista justifica así su afirmación: "En la actualidad, Daesh (acrónimo de al-Dawla al-Islamiyya fi al-Iraq wash-Sham, el auténtico nombre de Estado Islámico) recibe una gran cobertura mediática. Es por ello que muchos pequeños grupos islamistas radicales intentan asociar su nombre al de Daesh", explica a VICE News. En los últimos tiempos, más allá del atentado terrorista a la revista francesa Charlie Hebdo, se han producido multitud de ataques por parte de presuntos representantes de Daesh en todo el mundo y muy especialmente en el nuevo tablero de la guerra global: Internet.

Publicidad

"El ciberespacio se ha convertido en un nuevo dominio de confrontación, uniéndose a los tradicionales como tierra, mar, aire y espacio", asegura Alberto Hernández, director de operaciones del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE). Álvaro Ortigosa, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y director del Centro Nacional de Excelencia en Seguridad (CNEC), coincide: "estamos asistiendo ya a una escalada de 'ciberescaramuzas' o 'ciber-guerrafría' que nos permiten imaginar conflictos donde las agresiones se limiten al ciberespacio".

¿Qué peso tiene el terrorismo en este escenario de conflicto latente? "Las organizaciones terroristas suelen utilizar el ciberespacio para buscar notoriedad, realizando principalmente acciones de propaganda y reclutamiento", explica Hernández a VICE News. Normalmente los ataques cibernéticos de este tipo de organizaciones son, sin embargo, de baja intensidad: "Se trata de maniobras como la suplantación de identidad, por ejemplo en perfiles de redes sociales de gran impacto mediático, o como la alteración del aspecto visual de un sitio web para mostrar un mensaje concreto, lo que se conoce como 'defacements'", apunta el propio Hernández.

Focalizando en el caso de Daesh, ¿cabe considerarles una amenaza real para España? "España no es un objetivo prioritario de Daesh, pero debemos permanecer en alerta", explica Juan Carlos Estarellas, experto en yihad y salafismo y colaborador del Instituto Español de Estudios Estratégicos. Según Estarellas, la peligrosidad de Estado Islámico para España radica principalmente "en los 'elementos' procedentes del norte de África que han señalado claramente la voluntad de recuperar el antiguo al-Andalus". Para el analista, este peligro real se inició entre los meses de agosto y septiembre del 2014 y conduce a un nuevo escenario en el que probablemente puedan perpetrarse ataques. Lourdes Vidal subraya, no obstante, que Daesh "es un riesgo global, pero principalmente para la región: los mayores damnificados son los habitantes de Irak y Siria". Ello, sin embargo, no exime a otros países del riesgo: "Daesh hasta ahora había tenido una visión bastante local, pero alrededor del mundo hay grupos que han decidido prestarle fidelidad y que podrían ser peligrosos", remacha Vidal.

"España, como el resto del países del globo, está sufriendo ciberataques de manera continua", explica Alberto Hernández a VICE News, que añade que "el pasado año, el INCIBE gestionó 17.888 incidentes de ciberseguridad". En este 2015, un ciberataque presuntamente yihadista afectó a más de 20.000 servidores de webs institucionales de Navarra. "Sin embargo", apostilla Hernández, "estos ataques están teniendo un impacto limitado: si bien están produciendo pérdidas económicas directas o indirectas, no han puesto en peligro ni nuestra economía ni vidas humanas".

Hasta la fecha, Daesh y sus organizaciones afines han lanzado varios ciberataques contra empresas e instituciones, algunos especialmente sonados, pero de momento el ciudadano de a pie se ha visto poco afectado.¿Hay que temer un potencial ciberataque de Daesh a gran escala? "No existe el sistema informático invulnerable y en el mundo de la tecnología de la información es más fácil atacar que defender", explica Álvaro Ortigosa, que sin embargo aclara que el yihadismo islámico "técnicamente no está en primera línea". Juan Carlos Estarellas le secunda: "Hace unos meses Daesh disponía de una infraestructura imponente, con expertos en informática con cierta capacidad para lanzar ataques, pero en los últimas semanas está sufriendo duras pérdidas. La probabilidad de un ciberataque a gran escala como los realizados por China, Corea del Norte o incluso Rusia es muy escasa". Estarellas va un poco más allá: "en el plano informativo y en cuanto a la seguridad nacional, esta opción podría estar siendo un tanto exagerada".

¿Qué debería preocuparnos realmente, como ciudadanos occidentales? Lourdes Vidal es categórica: "El objetivo de los ciberataques, igual que el del atentado de Charlie Hebdo, es la propaganda. Estas acciones no buscan tanto matar a alguien concreto como matar a alguien para salir por la tele", explica. Según Vidal, la finalidad última de estas acciones tiene poco que ver con una ideología concreta y mucho con la imagen que quieren proyectar los terroristas: "La idea es generar sensación de vulnerabilidad y miedo, el mismo miedo que luego se usa para justificar déficits democráticos y recortes de las libertades. Esto ocurre especialmente en el mundo musulmán… Pero alerta: también en Occidente", concluye.