FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Conseguimos entrevistar a Hitler

Y es director de un periódico de Panamá
7.3.14

Hitler de visita en Washington DC

Hitler Cigarruista es director de Capital, el periódico financiero más importante de Panamá, nos recibe en sus oficinas con una enorme sonrisa y con un apretón de manos que dejaría manco hasta al mismísimo Muhammad Ali. Hitler nació en un pueblo llamado La Villa De Los Santos, llamado así porque es la capital del distrito panameño de Los Santos y porque está a orillas del río La Villa.

Publicidad

Toda esa lógica respecto al nombre del lugar se rompe un poco en la nomenclatura de sus habitantes. El pueblo es famoso porque sus habitantes suelen tener nombres de personajes históricos como César Augusto, Julio César, y más recientemente nombres de personajes históricos como Hitler, Lenin, Fidel o Ernesto por el Che.

Hola Hitler, ¿por qué surgió esta tradición en tu pueblo?

La verdad no sé. Antiguamente la tradición era nombrar a las personas con el nombre de los santos del día en el que nacían o de los patronos de la zona y también con otros nombres como Patrocinio o Patrocinia.

Pero en un momento esto cambia, ¿qué sentimiento llevó a vuestros padres y abuelos a apostar por estos nombres?

Creo que la idea era que al tener el nombre de un gran personaje histórico podías de alguna forma heredar sus cualidades, eso te llevaría al éxito y a ser alguien importante también. Igualmente pienso que había mucho interés en mostrar una filiación político-ideológica. En Los Santos existe algo de racismo, a pesar de que muchas de nuestras tradiciones y bailes folklóricos tienen origen africano, y se expresa en nombres como Hitler. Por ejemplo, el papá de mi mejor amigo, que era miembro del Partido Comunista le puso a su hija menor Lenia, ¡y fuimos novios! La relación no prosperó y hoy somos muy buenos amigos, pero ¿te imaginas que mis hijos tuvieran a Hitler y Lenia como padres?

Hitler con unas bananas

En concreto, tu padre te puso el nombre de Hitler. ¿Qué repercusiones ha tenido esto en tu vida?

Publicidad

Tener este nombre no ha sido nada fácil. No falta la persona que al conocerme me pregunta: ¿pero usted no es malo como el alemán, verdad?

De niño la verdad es que no hubo mayor problema. La gente hacía bromas o criticaba a mi padre, pero yo la verdad no entendía bien el tema hasta que a los 8 años me fui a bautizar. El cura no aceptó ponerme ese nombre y exigió que me antepusieran un nombre cristiano, pero mi padre no quería. Entonces el mismo cura escogió José, así que mi nombre de bautismo es José Hitler Cigarruista.

Ya en la escuela secundaria mi principal actividad extracurricular era el deporte, practiqué gimnasia olímpica y fui campeón infantil nacional, seleccionador nacional juvenil y seleccionador nacional absoluto. En ese mundo el nombre no era importante, sin embargo el tinte ideológico de mi padre se hizo evidente cuando me ofrecieron una beca deportiva para aprender gimnasia en Cuba y él se negó a aceptarla por considerar que si viajaba a ese país terminaría siendo comunista.

Pero ¿por qué crees que te puso este nombre? ¿Tu padre creía en el régimen fascista o por el contrario simplemente le gustaba el nombre?

Mi padre siempre dijo que él me puso Hitler para demostrar que podía haber alguien con ese nombre que fuera una buena persona. La verdad es que en muchas ocasiones le escuché decir que el mundo habría sido mejor si los alemanes hubiesen ganado la guerra porque habría “orden y disciplina”.

Publicidad

Luego todo se complicó cuando empecé a mostrar interés en la política. Yo estudié en el Instituto Nacional de Panamá, el llamado “Nido de Águilas” (haciendo alusión al refugio de Hitler en los Alpes), por su lucha permanente por el rescate de la soberanía nacional y el Canal, mancillados por la presencia de los Estados Unidos en la desaparecida Zona del Canal.

En reacción a esto ingresé a una organización político-estudiantil de izquierda bastante radical. Mi pensamiento y formación evolucionó rápidamente y me convertí en dirigente. La organización se denominaba Movimiento Estudiantil revolucionario (MER-6 de abril).

Me comentaste que en la mayoría de las plataformas digitales, no te dejan utilizar tu nombre real. ¿Has intentado poner alguna reclamación o ya lo has dejado por imposible?

Es cierto, en Google por ejemplo no me permite poner mi nombre real, así que he tenido que optar por José o Carlos que son los nombres que utilizo habitualmente para darme a conocer, aunque en el periódico que dirijo sí que figura mi nombre verdadero “Hitler Cigarruista”.

En tu pueblo hay gente que se llama Hitler y otra que se llama Stalin. ¿Qué tal se llevan?

Son íntimos amigos, allí Coca cola y Pepsi o Nerón o Calígula no tienen problemas.

¿La gente es consciente de los nombres que tiene? O simplemente lo asume como algo normal.

En general hoy en día sí que existe conciencia de los nombres que tienen, pero lo asumen como algo normal, no andan preocupados ni se sienten temerosos ni avergonzados por ello

¡Un abrazo, Hitler! (jamás pensé que fuera a escribir esta frase).