FYI.

This story is over 5 years old.

Edición del Hombre de Arena

Miss Sobreviviente del Holocausto 2012

No le parece ofensivo.
23.8.12

“Si todos aman los concursos de belleza y a los sobrevivientes del Holocausto, ¿entonces por qué nadie los ha mezclado?” Eso fue lo que pensó el grupo de caridad israelí, Yad Ezer L’Haver [Mano de ayuda], el cual organizó una competencia en Haifa a finales de junio, para coronar a Miss Sobreviviente del Holocausto 2012. Los organizadores dijeron que el evento era una celebración de vida, mientras que el resto del mundo lo condenó como ofensivo, descabellado y sencillamente perverso.

Dejando la crítica de lado, de las 300 mujeres que aplicaron, las 14 finalistas se veían extasiadas con sus bandas y tiaras. La Señorita Holocausto de este año fue Hava Hershkovitz, de 79 años, con quien platiqué un par de días después de su victoria.

VICE: Hola, Hava. ¡Felicidades por tu coronación como Miss Sobreviviente del Holocausto 2012!

Hava Hershkovitz: Gracias, cariño. Sigo muy emocionada y contenta por ello; se siente muy bien.

¿Cómo hicieron los jueces para determinar quién sería la ganadora?
Teníamos que caminar por el escenario, y recibíamos puntos por cosas como nuestra presentación, sonrisas y los sentimientos que transmitíamos mientras caminábamos con nuestros vestidos. También teníamos que contar nuestra historia personal: dónde nacimos, dónde estuvimos durante la guerra y qué sucedió con nuestras familias.

¿Cuál es tu historia?
Nací en Rumania en 1933. Fui exiliada de mi hogar en 1941, y enviada a un centro de detención soviético en Transnistria, donde tuve que sobrevivir a condiciones horribles durante tres años. Los alemanes cerraron el campamento en 1944, y después de eso me mudé a Israel con muchos otros jóvenes para empezar una nueva vida.

¿Por qué participaste en este concurso?
Quería demostrar que ya dejé ese sufrimiento atrás, y que no afecta mi futuro. Mi sonrisa iba dirigida a los alemanes, para enseñarle al mundo que las cosas han cambiado. Espero que los hombres y las mujeres puedan ver a los sobrevivientes del Holocausto bajo una nueva luz, y que vean que somos personas felices.

¿Qué mensaje enviarías a aquellos que consideran que el concurso fue ofensivo?
Creo que las personas que no estuvieron ahí no tienen derecho a decir cosas negativas. Todos los otros sobrevivientes y yo hemos sufrido suficiente, y los demás no tienen por qué hacer comentarios al respecto.