FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Los trans deben revelar su sexo de nacimiento antes de coger

Al menos en Reino Unido, gracias a una estúpida ley.
3.7.13

La autora.

En Reino Unido, ahora es ilegal chupar pito si tú tienes uno, o solías tener uno, y no lo informas a quien se lo estás chupando. O bien si tienes pepa cuando piensan que tienen pito. O pepa. O lo que sea que tengas y hayas tenido.

Verás, en el Reino Unido es ilegal no informar a otros sobre tu transexualidad. Puedes terminar en prisión por no hacerlo, y algunas personas ya han terminado ahí. La semana pasada, la corte de apelaciones hizo referencia a la jurisprudencia al rechazar la apelación de McNally. Esta persona nació siendo mujer, pero se identifica como hombre en ciertos círculos sociales. ¿El crimen de McNally? Conocer a una chica en línea, salir con ella, presentarse como Scott, y tener sexo oral. Cuando la madre de esta chica descubrió que McNally nació siendo mujer, contactó a la policía. McNally alega que su novia dio su consentimiento para la actividad sexual. La ley británica no está de acuerdo.

Publicidad

Al parecer, uno no da consentimiento para que “alguien me meta mano”, das tu consentimiento para que “alguien con un pito me meta mano” o “alguien con una pepa me meta mano”. ¿Quizá también sea posible juzgar a una mujer sin útero? ¿O a una mujer por quitarse los pechos? ¿O a un hombre que nació intersexual y tiene ovarios escondidos? ¿O a alguien circuncidado? ¿O a Andrew Wardle, quien nació sin pene porque su vejiga se formó fuera de su cuerpo? Él mismo hace poco explica los problemas que enfrenta cuando sale con alguien: “Una chica con la que estaba saliendo me golpeó en la cara cuando le conté… supongo que estaba enojada y sentía que había mentido, pero no es algo que puedo decir de inmediato”. Su historia fue reportada de manera empática, como debe ser. Pero si Andrew tiene problemas para ser abierto con citas golpeadoras, ¿cómo deben sentirse los trans? Al parecer uno puede mentir sobre muchas cosas cuando tiene sexo con alguien: edad, estado civil, incluso ETS; y no hay problema. Pero cuando omites la forma de tus genitales eres un criminal. A menos, claro está, que seas un güey que miente sobre el tamaño de su pito. Eso está bien.

Me gusta el one night-stand tanto como a cualquier chica. Por no mencionar una que otra orgía de vez en cuando, noches en clubs de sexo y el sexo casual con extraños en público. Los threesomes con personas que conocí en una noche de fetiches. Chupársela a un extraño en el parque. Que me toquen extraños en el camión de regreso a casa. No soy una puta ni nada por el estilo, por dios, sólo estoy sexualmente liberada. ¿Quieres coger? Yo sí.

Por cierto, soy transgénero. Quiero que sepas que fui un bebé masculino. No un hombre. Un bebé. Con pene. Uno de bebé. No era lo quería. Quería una vagina de bebé. Fui infeliz gran parte de mi infancia y sentía que me habían jugado sucio; que en el fondo era en realidad una nena hecha de dulce y malvavisco y puras cosas lindas. Después llegué a la adolescencia y dije ¡a la mierda con la sociedad! Hice algunos cambios, me arreglé el pelo y las uñas y ahora soy una diosa ardiente de la sensualidad. Todos los chicos de la cuadra babean por mí; ¿pero saben acaso qué es por lo que babean? Porque esta dulzura parece una fresa y sabe a fresa, pero solía ser una banana. ¿Me explico?

Publicidad

He vivido la violencia y recibido amenazas de muerte, así que ahora me dedico a sacar la pepa de la bolsa antes de sacarla de los pantalones. Además ahora estoy en una relación, así que tengo todas estas restricciones sexuales. Pero hablemos sobre los problemas que enfrentan personas como yo. Y como tú, que bien podrían estar cogiendo con personas como yo. Posiblemente conmigo.

Engaño

En una ocasión acepté un aventón de un güey que era miembro de una pandilla en mi pueblo natal (no una pandilla buena onda como Crips ni nada). Me dejó en una tienda. Algunas personas vieron esto y, obviamente, se armó un escándalo y la noticia se corrió como la sífilis. Mi familia estaba tan preocupada que se escondieron durante una semana. Había estado “engañando” a la gente de nuevo. No importa que no me preguntara si era hombre o mujer, o que especificara si tenía una vagina. Esto fue lo que dijo: “¿Quieres un aventón a la tienda?” y dije que sí. Pero, ay dios, no sabía “la verdad” sobre mí, es decir, quien todos los demás creían que yo era. La única verdad es que era alguien que necesitaba un aventón. Me mudé poco tiempo después.

La mayoría de las personas basan sus estúpidas opiniones sobre trans en cosas como Ace Ventura: Detective de mascotas, así que los trans son vistos como gente falsa. Por esa razón, cuando una mujer usa mucho maquillaje y extensiones de pelo, algunos cerdos misóginos deciden humillarla y decir que “parece una tranny”. Porque las “trannies” siempre se ven mal y son malas y están hechas de cosas falsas, ¿cierto? Pues yo no estoy pretendiendo ser otra cosa. Estoy siendo yo. Esta es mi realidad. Los trans sólo quieren ser ellos mismos, y las mayoría somos bastante aburridos y seguro te sentaste junto a nosotros en el camión esta mañana y no te diste cuenta porque somos personas ordinarias, así que trátanos bien, y recuerda que si nos cortas, sangramos. ¿OK?

Publicidad

Tiro de amor

¡Bang, estás muerto! Ja, no es cierto, obviamente, o no estarías leyendo esto. ¿Pero adivina quién sí está muerto? ¡Muchos trans que no confesaron ante sus seres queridos! Muchas veces, los amantes lo saben todo, pero lo niegan cuando sus familias encabronadas y homofóbicas se enteran. Seguro no escuchas sobre estos asesinatos porque los reporteros están demasiado ocupados humillando a las personas transgénero por su forma de hablar y de vestir. Por alguna razón, los periodistas nunca usan su libertad de expresión para hablar de cosas serias, como la muerte de personas transgénero. Así que ve Boys Don’t Cry para un vistazo al horror de ser violada, golpeada y asesinada por atreverte a querer y disfrutar del sexo.

Casos de estudio

Tuve un amigo transgénero que se tuvo que mudar de ciudad porque una familia la odiaba por acostarse con su amado hermano y súper heterosexual hijo, Tom. No importa que Tom haya dado su consentimiento. No querían a un “gay” en la familia, así que debe haberlo engañado. Vete de la ciudad o prepárate para una putiza, perra. Yo he escapado de mis propias putizas por no estar en casa cuando un grupo de hombres encabronados tocó a mi puerta. Porque estaba en un auto con alguien. Una vez más. ¿Qué pasa con los aventones? ¿Ahora eso es ilegal también? Creo que no hicimos nada. Estaba ahogada. No recuerdo.

Hace algunos años, estaba haciendo fila en la tienda y había una mujer transgénero adelante. Parecía tener algo “mal” pues tenía el cuello inclinado. Una pareja parada frete a mí empezó a reír y preguntarse, en voz alta, si “la freak de ahí era un hombre o una mujer”. Más tarde descubrí que esa “freak” se llamaba Kelly. Quedó permanentemente discapacitada luego de que unos cabrones con los que estaba bailando descubrieron quien era “realmente” y decidieran aventarla por las escaleras. Porque cómo se atreven los transgénero a ir a una fiesta y bailar, ¿cierto?

Publicidad

Miedo y asco

Los trans tienen miedo de hablar, no hablar, ir a prisión y ser asesinados. ¿Qué hacer? ¿Vivir en una colonia de leprosos donde las personas adorables y normales no corran peligro de ser engañados accidentalmente porque les gustamos? ¿O darnos un tiro? Te gustará escuchar que definitivamente no somos iguales: echa un ojo a la tasa de suicidios entre personas transgénero, algo que tampoco leerás en los periódicos.

Algunos mitos

Probablemente sea la persona menos indicada para intentar acabar con este estereotipo, pero ser transgénero no es sobre el sexo. Si hubiera nacido con órganos reproductivos femeninos, probablemente tendría seis hijos, y necesitaríamos realizar una encuesta nacional para encontrar a los padres. Pero yo no represento a todas las personas trans. Algunas ni siquiera tienen sexo. Algunas son gays, bi, heterosexuales, poliamorosas y a algunas les gustan cosas raras. Nos excitamos (o no nos excitamos) igual que todos ustedes, hermosos no trans. Ser trans no es sobre “engañar” a las personas para tener sexo, como nos quieren hacer creer los medios de mierda.

Ligar con extraños en público

Me gusta tener sexo anónimo con personas en público. Compro Cosmo todos los meses con la esperanza de encontrar una nota que explique como hacerlo para mujeres temerarias y trans. Así que hasta que Cosmo nos diga qué hacer, este es mi consejo. Hablen con las personas. Siempre. Sean honestas. Por amor de dios, díganlo antes de masturbarse. Por su seguridad, sin nada más. Por claridad y apertura. Para garantizar que sus amantes realmente los quieran en su totalidad, con todo y lo que eso significa, con o sin cola. Es lo correcto. A menos que sepan que podrán salirse con la suya, si un güey asoma el pito por la ventana sin ni siquiera decir “hola”. Si creen que pueden salirse con la suya, adelante. Hagan lo que tengan que hacer y salgan corriendo.

Publicidad

Mantener la calma y seguir adelante

The Crying Game es una película, no un documental científico. Nunca nadie ha vomitado sobre mí. Hay quienes huyen aterrados, pero esas personas son unos idiotas. La mayor parte del tiempo, no les importa tanto. A tu pareja sexual podría incluso excitarle esta revelación. Bien por ellos. Bien por ti. Bien por los orgasmos.

Conclusión

Mierda, me acabo de dar cuenta que llevo horas desvariando sin parar. Supongo que es hora de ir al grano. Lo que quiero que saques de todo esto es lo siguiente: a) las personas no deben ir a prisión por no revelar su condición trans, pero b) puede suceder, así que es más seguro, al menos por ahora, revelarlo, a pesar de que c) no tiene porque ser un problema, dado que d) al final se trata de una cuestión moral y no debe considerarse un asunto legal y e) puedes olvidar todo lo que acabas de leer si eres suficientemente bueno para “engañar” a las personas, aunque f) si no lo eres, y esas manos de hombres, tetas u otra cosa te delatan, corres el riesgo de ser atropellado o morir de una forma horrible, como han muerto tantos, sólo por ser ellos mismos y querer ser parte de esto que llamamos “vida”.

Feliz cogedera.

@Parislees