Quantcast

África, gangsta rap y gente que fuma hierba

Sergio de Arrola

El fotógrafo Sergio de Arriola fue desde El Cairo hasta Ciudad del Cabo en bici y esto es lo que encontró: música, droga y cultura de calle.

A los africanos les encanta el rap y la hierba. Esa es una de las conclusiones profundas que he sacado después de pedalear desde El Cairo hasta Ciudad del Cabo. Si lo hubiera pensado antes me imagino que no me hubiera sorprendido tanto. Es bastante obvio que les pueda gustar el rap. No me puedo imaginar a un chaval de Kenia o de Tanzania escuchando samba o fados portugueses. Evidentemente no les gusta el rap pijo, ni las tendencias lejanas a la calle. A ellos les gusta el gangsta rap, el de disparos, putas y drogas.

Llevan camisetas de Echo, gorras planas e incluso gorros de lana con cuarenta grados. Por lo de los gorros de lana no les culpo. Aquí la gente, mucha gente, ya incluso gente de 50 años, va sin calcetines en pleno enero. Creo que es menos estúpido sudar un poco que tener gangrena en los tobillos por querer ser guay, aunque también sea algo estúpido, supongo.

A lo que iba. La devoción por el rap, la cultura gangsta y la marihuana en África.

La hierba es otro capítulo muy relacionado con toda esta cultura rapera. Todos estos chicos la fuman. La fuma todo el mundo. Eso sí, jamás vi material de tan mala calidad y con tan mal aspecto. Es curioso el éxito que tiene. Bolsas de semillas con algo de verde alrededor, de un color oscuro hasta casi llegar al negro, empaquetadas en papel de periódico si tienes suerte. Eso si, parece que coloca. Todo un misterio. Cuando te vas acercando a Botswana ya se va viendo algo que se parece a la planta en cuestión. Un verde más sano, algunos cristales y un packaging en bolsitas como se hace por aquí.

Las fotos que presento aquí son solo una pequeña parte de mi proyecto entre Egipto y Sudáfrica. También hay gente que no fuma hierba, y que tiene apariencia normal o muy normal. Gente que se levanta por la mañana, que trabaja, que cuida de su familia y que por la noche se mete en la cama otra vez. No digo que los fumetas no sean capaces de hacer todas estas actividades tan nobles y tan normales.

Si te interesan otras cosas a parte de la droga y el rap, puedes acercarte a alguna de la exposiciones donde también presentaré mi libro. Si solo te interesa la hierba y el rap como a algunos africanos estás también invitado. El 7 de abril en Ámsterdam, el 14 en Rotterdam y el 29 en Barcelona con mis amigos de Terranova. En Madrid aterrizaré el 22 de septiembre en Mondo Galería donde me quedaré un mes.