omydeoro
Fotografía: cortesía de prensa.

Omy de Oro, el rey del punchline

El rapero puertorriqueño trae de vuelta el malianteo y le da vida al drill en el trap latino. Está listo para hacer de su nombre el siguiente del que todos hablen.
3.9.20

De Vega Beja, Puerto Rico, Denise Omar Aponte Rivera, mejor conocido como Omy de Oro, es un freestyler y trapero que está abriendo su camino en la competitiva industria de la música latina.

Con 25 años, ha convertido sus sencillos “Sayonara” y “Lalú”, sumadas las múltiples canciones que tiene con otros exponentes del género, en millones de reproducciones que le han valido ser reconocido desde México hasta España. Justo el día de esta entrevista, recibió su placa de 100 mil suscriptores en YouTube.

Publicidad

Su repertorio de colaboraciones abarca desde “No te asustes” con Alex Rose, “Timidez” con Javiielo y “Subimos de rango” con Bad Bunny y Shooter Ledo, hasta sus recientes incursiones en “Ilegal” con Yandel, “Imán” con Brytiago y “Miami” con Ñejo. Sin embargo, Omy está listo para hacer por cuenta propia que su nombre sea el siguiente del que todos hablen.

A propósito del lanzamiento de “Estadía”, el primer sencillo de su EP ‘El rey del punchline’, nos enlazamos vía videollamada para conversar sobre su carrera, el granito de arena que está sumando al género y los planes que la pandemia le arrebató.

omydeoro.jpg

Portada de El Rey del Punchline.

VICE: ¿Cómo se asimila la cantidad de éxito que tienes a una edad tan corta?

Omy de Oro: Se siente que es algo grande para mí, no esperaba a esta edad hacer las cosas que estoy haciendo y menos con la música, pero gracias a Dios estamos aquí, estamos haciendo todo lo necesario con mucho trabajo.

Has lanzado muchos sencillos y has participado en colaboraciones importantes. ¿Ya era hora de sacar tu disco propio?

Sí, en realidad no es un disco, es un EP. Son cinco canciones nuevas que tengo, además de dos que ya salieron (“Lalú” y “Cash”). Lo trabajé durante la cuarentena, incluso me grabé yo mismo.

A diferencia de muchos otros videos en los que hay una enorme producción detrás, por ejemplo el de “Miami”, donde vemos bailarinas, diferentes escenarios, la playa, fiesta, etc., el video de “Estadía” se siente sencillo pero futurista, incluso me da unas vibras como de la película TRON o del video de “Hotline Bling” de Drake. ¿De dónde salió la idea?

Publicidad

El productor del video se llama Ferianmtt, es muy duro, tiene excelentes ideas y con él yo me entiendo bien. Sí ha sabido ver algo futurista, porque ella (la protagonista del video) se ve ahí, pero está en mis pensamientos, eso que tú ves ahí son mis pensamientos, entonces lo hicimos de esa forma para que se viera diferente. Es un tema que viene con “Rauw”, el primer sencillo de mi EP, y es un video que me encanta mucho y estaba loco por sacarlo y que la gente lo viera.

Eres de los exponentes más jóvenes de la nueva escuela del trap latino y el reggaetón, ¿de qué manera estás aportando algo novedoso?

Me considero un artista versátil, puedo hacer diferentes ritmos y lo que traigo es algo diferente y lleno de contenido. No son canciones que no digan algo, son canciones que están llevando un mensaje de alguna situación, ya sea de lo que está pasando en el amor o en la calle. Mis canciones siempre van a tener un mensaje y eso es lo que yo voy a traer de nuevo al género, muchas palabras nuevas, muchos conceptos diferentes, y ritmos que no se han hecho. Ahora estoy trabajando lo que es el drill, un concepto nuevo en lo que es lo latino.

Has sacado música con diferentes exponentes del género. ¿Cómo abordas estas colaboraciones?, ¿tú les escribes, ellos te buscan?

La verdad es que todo eso se da orgánicamente, es como dice Brytiago, “orgánico”, algo que sucede en el momento por las vibras de la canción. Siempre les presento la canción cuando tengo la idea ya hecha y a ellos les gusta y se montan; todas las canciones que he hecho tienen su historia, su forma de crearse y de yo llegarle al artista, todas han sido diferentes y de diferentes maneras he llegado a los artistas. Todo es fluyendo, primero conociendo a la persona antes que al artista, siempre que colaboro con un artista es porque ya lo conozco y tenemos esa confianza de hacer la canción, no es como que todo viene de negocios y “todo bien tú por allá, yo por acá y vamos a hacer la canción” y ya. Primero se crea una amistad y de ahí sale la canción.

Al ser de Puerto Rico, ¿crees que la recepción de tu música ahí funciona como una especie de termómetro del éxito? Es decir: ¿si pega ahí sabes que pegará en todos lados? ¿O funciona al revés: tiene que pegar primero en otros lados para que se vuelva popular en Puerto Rico?

Por lo menos en mi manera de pensar es así, lo que sale en Puerto Rico primero y a la gente en Puerto Rico le gusta, se expande al mundo. Aquí hay mucha competencia, todos los día salen artistas nuevos, canciones, videos, entonces aquí mismo es donde está la competencia, ¿me entiendes? Hay muchos artistas durísimos allá en otros países, pero siento que lo que se pega aquí se convierte en un hit mundial, entonces yo trabajo aquí primero y de aquí se expande para otros países.

Publicidad

Sobre la competencia que mencionas, ¿cómo se logra sobresalir?

Siendo versátil, siendo diferente, buscando la manera de arriesgarse a hacer algo nuevo, pero dentro de lo que está en el mercado y esa es la idea: hacer cosas diferentes, cosas nuevas, que a la gente le guste.

Daddy Yankee viene haciendo reggaetón desde hace años, se supo adaptar a la nueva industria y sigue siendo exitoso. ¿Para triunfar a futuro te debes adaptar a la “tendencia” o debes renovar lo que venías haciendo?

Estar en la corriente que está, ¿me entiendes? Pero hacerlo a tu manera, a tu modo, y buscar la forma de que tú te escuches bien en eso porque si no te escuchas bien, pues tienes que renovarte, y buscar la manera de hacer lo que está en el momento pero a tu modo.

OMY DE ORO 1.jpg

Fotografía: cortesía de prensa.

A inicios de año estabas teniendo muchas presentaciones, cosa que ya no se puede hacer por ahora. ¿Esto afectó la promoción de tu carrera?

Claro, claro, muchísimo, de verdad que sí, me ha tocado trabajar el doble de lo que trabajaba, porque ya yo estaba haciendo muchas presentaciones. En Puerto Rico estaba haciendo en el Norte, en el Sur, en el Oeste, en el Este, en todos lados, y también estaba empezando a presentarme en Estados Unidos, estaba cuadrando giras en América del Sur, América Latina en general, ¿me entiendes? Esto me atrasó todo porque me aguantó todos esos partys, entonces me tocó buscar otra manera de poder mover mi música y seguir trabajando. La pandemia vino en un momento en que yo estaba saliendo a los partys, que es lo más importante de los artistas cuando arrancan, pero seguimos trabajando y sé que cosas buenas vienen y vamos pa’encima.

Publicidad

Supongo que en Puerto Rico nacen con el chip del trap, del reggaetón, pero ¿cuál fue tu primer acercamiento en el que dijiste “yo quiero hacer música, quiero hacer trap, quiero hacer reggaetón”, y lo tomaste en serio?

Eso fue algo que despertó poco a poco, en verdad yo no pensaba que iba a ser cantante ni artista no pensaba eso, yo tenía otras cosas en mi mente que era trabajar, ¿me entiendes? Cuando tú empiezas haciendo música, tú no piensas que vas a vivir de ella, eso se da si uno sigue trabajando. Pero fui descubriéndolo, fui viendo que me gustaba, primero imitaba a los artistas cuando estaba chiquito y me pasaban los talent show y eso, pero decía “no, no es pa’ mí” hasta que me decidí y empecé a hacer los freestyle, los video freestyle y por ahí empezamos a hacer música y seguimos brincando a lo que estamos hoy.

¿Y cuál es la diferencia entre hacer un freestyle y ya grabar una canción en el estudio con un proceso más aterrizado?

Un freestyle es algo que es bien espontáneo, es grabarme a mí mismo, grabar las barras que tenga escritas o improvisadas, como uno quiera elegir, y es algo bien espontáneo o solo una voz. En el estudio es más trabajo, tienes que hacer más voces, tienes que encontrar la manera de que se escuche bien por el micrófono, o la cosa es que tú tiras en un freestyle por el video y se escuchan bien, pero en el estudio no se escuchan bien, entonces es cuestión de que el freestyle es más espontáneo y la cabina hay que trabajarla más.

Finalmente, ¿a quiénes consideras los mejores exponentes de la vieja y a nueva escuela del género?

Respeto a todos, de verdad yo respeto a todos los artistas del género sean mis amigos o no, pero me gusta mucho Daddy Yankee… a Bad Bunny lo respeto mucho porque lo vi desde que él empezó su carrera y es una motivación para mí porque lo vi desde que él estaba en cero a lo que es hoy en día. Los respeto a todos de verdad, yo los respeto, pero Bad Bunny, Daddy Yankee y Anuel son los que veo allá arriba trabajando y los que me motivan porque trabajan todos los días para estar donde están.

Para más noticias, sigue a Omy en Instagram aquí, y a Cynthia por acá.