'Battlefront 2' no es el juego de Star Wars de un solo jugador que los fans esperaban
Imagen cortesía de Electronic Arts
Waypoint

'Battlefront 2' no es el juego de Star Wars de un solo jugador que los fans esperaban

La historia prometedora de un renegado del Imperio apenas tiene espacio para respirar.
Juan  Regis
traducido por Juan Regis
18.11.17

Cuando Electronic Arts adquirió en 2013 los derechos para producir lo juegos de Star Wars, la compañía le dio prioridad a la idea más obvia del mundo: desarrolladores de Battlefield creando un juego multijugador de Star Wars. Star Wars Battlefront se estrenó unos años después, y DICE capturó brillantemente, como nunca antes, la estética de esta franquicia. Fue grandioso poder verlo de cerca —un juego que llamó mi atención por un buen rato— a pesar de mi desinterés general por los juegos multijugador. Simplemente quería jugar en ese mundo. No era el único. Una de las peticiones más grandes para la secuela era incluir un modo historia que Battlefront II sí tiene. Desafortunadamente, sus buenas ideas nunca han tenido suficiente espacio para respirar.

Publicidad

Advertencia: El texto contiene spoilers menores de la historia de Battlefront II, pero nada más.

Aunque la mayoría de las historias de Star Wars tratan sobre personajes que luchan contra el Imperio, Battlefront II le da un giro a la trama. La historia se concentra en Iden Versio, líder de un grupo élite del Imperio llamado Inferno Squad. "Hoy, la Rebelión muere", murmura Iden, luego de ser capturada deliberadamente por un grupo de rebeldes; su captura le permite sabotear, encubierta, una transmisión del Imperio que había sido interceptada por la insurgencia. Siguiendo los pasos de The Force Awakens, Battlefront II coloca a una mujer en el centro de la trama y abre la posibilidad a una narrativa diferente: aquella que cuenta las historias de otros dentro del mortífero Imperio. Mostrar a los soldados del Imperio con máscaras y sin identidad fue una forma exitosa de deshumanizar al Imperio y crear una narrativa digerible del bien contra el mal, pero al igual que Finn en The Force Awakens, los fans de Star Wars no pueden evitar pensar qué motivó a todos los demás a pelear del lado de una fuerza tan siniestra.

Sin embargo, Finn es un personaje de una película con muchas tramas que le presentó a Battlefront II la oportunidad de profundizar más en el tema, pero no siempre lo logra.


Relacionados: 'Star Wars: Battlefront II' tiene el número más alto de votos negativos en la historia de Reddit


Battlefront II arranca con mucha acción. Después de que Iden establece sus buenas intenciones con el Imperio, su grupo se une a la lucha en Endor durante los momentos finales de Return of the Jedi. Luego de ser advertida de que la Estrella de la muerte se ha vuelto vulnerable a los ataques, Inferno Squad recibe órdenes para eliminar a todo rebelde que se cruce en su camino. Justo cuando están celebrando su victoria, se percatan de una explosión a la distancia, mientras se da a conocer que la Rebelión ha golpeado una segunda vez: la Estrella de la muerte ha desaparecido y, por ende, miles (o cientos de miles) de sus amigos y colegas han muerto. A pesar que el shock de Iden se convierte en acción rápidamente, cualquiera que haya visto las cintas de Star Wars en varias ocasiones no puede negar que se trata de un momento conmovedor que nos orilla a simpatizar instintivamente con el personajes que controlamos en el juego. Es una jugada muy inteligente.

¿Qué sucede durante la caída de un régimen fascista sostenido por falsedades? La manera en que Iden se refiere a la Rebelión y al Imperio habla de dos posibilidades: una ciega creencia en la meta del Imperio por la dominación y sumisión o todo una vida de adoctrinamiento emocional y propagandístico que le ha borrado de la mente las posibles consecuencias de sus acciones. No es la historia que este juego relata, pero aunque Battlefront II nos revela de una manera no muy inesperada el momento en que Iden se da cuenta de que está en el lado equivocado del conflicto —luego de que el Imperio aterroriza su planeta—, su viaje de entendimiento resulta igual de importante.

Desafortunadamente, Battlefront II apenas explora esta narrativa. El hecho que Iden olvida rápidamente el horror psicológico de la destrucción de la Estrella de la muerte demuestra que Battlefront II está más preocupado por moverse de una historia a otra lo más rápido posible, sin darle a sus personajes un motivo verdadero detrás de sus acciones. En un abrir y cerrar de ojos, vemos a Iden unirse a la Rebelión y combatir activamente la ideología que la definió durante décadas. El cambio de bando no es el problema, sino la falta de profundización en su "porqué", y cómo una persona puede lidiar con su problemático pasado.

Publicidad

Dada la cantidad de fragmentos interesantes con los que juega, no es difícil adentrarse en Battlefront II y preguntarse si los creadores tenían una historia más compleja en mente que no proyectaron.


Relacionados: Análisis del nuevo y glorioso trailer de ‘Star Wars: The Last Jedi’


Es una historia con espacio limitado para su desarrollo, y su estructura tampoco le ayuda. Justo cuando crees que estás a punto de adentrarte en la mente de Iden, el juego te obliga a jugar como Luke Skywalker. En su momento funciona, pero exhibe uno de los pecados más grandes del juego que se repite durante la campaña de cuatro a seis horas de Battlefront II.

En las partidas multijugador —luego de pasar mucho tiempo jugando— es posible jugar como "héroes", clases dominantes que tienen el propósito de dominar el mapa con algún personaje de Star Wars. La historia de Battlefront II se asegura de que juegues con varios personajes, incluso cuando su aparición dentro del juego es irrelevante. ¿Por qué Leia, la generala más confiada en la Rebelión, pide ayuda a un renegado para que busque al amor de su vida, Han Solo? Porque el juego quiere que juegues como Han Solo con todo y su asquerosa barba. Tiene sentido que algunos personajes aparezcan en un juego de Star Wars, pero cuando se hace en repetidas ocasiones, la historia se ve afectada como en el caso de Battlefront II.

Sin embargo, una de las alegrías más inesperadas en la creación del juego es el humor. Shriv, un alien malhumorado que suele encontrarse en situaciones donde las personas optan por el ridículo heroísmo por encima de la lógica, es todo un deleite. Este peculiar momento jugando como Lando me hizo el día:

Pero también hay otros problemas que minan la habilidad del juego para contar una historia convincente. Por ejemplo, cuando intenté explorar el área en busca de municiones y otro tipo de cosas, el juego me advirtió "no salir del área de la misión". Battlefront II esconde tesoros en sus misiones, pero te castiga inexplicablemente si decides explorar el área para encontrarlos.

Lo más penoso son los momentos donde todo encaja. En una misión particularmente satisfactoria en Jakku, el planeta desértico al arranque de The Force Awakens, te encuentras surcando los cielos, derribando Tie Fighters arriba de un X-Wing, mientras brincas de misión en misión en tierra sin problemas y ayudas a la Rebelión en algunas trifulcas. El juego provee una mirada demasiado breve al modo de un jugador que los fans de Star Wars habían exigido desde que EA tomó el control de la serie en formato de videojuego.

Aunque EA no ha anunciado una secuela para Battlefront II, resulta difícil imaginar que no estrenen un nuevo juego, a pesar de la controversia que ha generado hasta el momento. La historia culmina de forma tensa, lo que sugiere que hay más cosas que contar. Janina Gavankar hace un excelente trabajo como Iden, incluso cuando no se le explora como debería.

Esperemos que esto cambie para la próxima entrega.