Daughter y Whitney tras bambalinas en el Corona Capital

Daughter y Whitney tras bambalinas en el Corona Capital

Sí, ya sabemos que ya pasó, pero siempre es refrescante cuando los fotógrafos hacen crónicas behind the scenes. Y esta bien vale la espera.
28.11.17

Todas las fotos de Daniel Patlán para Noisey en Español.

Daughter

La primera vez que vi a Daughter fue en el 2012 en una capilla en SXSW. Desde ese día esperaba el momento en que vinieran a tocar a México. Ese día fue el sábado 18 de Noviembre. Desde que supe que venía Daughter pensé que sería una gran idea documentar su primera visita a la Ciudad de México y eso hicimos. Después de un intercambio de mails, logramos pactarlo y el sábado nos íbamos a ver para hacer retratos y algo de Behind the Scenes antes y después del show.

El tránsito de esta ciudad jugó chueco una vez más y los chicos llegaron casi directo a preparar su show, mientras Remi seteaba su batería, Elena e Igor preparaban el setlist del día y afinaban los últimos detalles. Ahí fue donde nos conocimos e intercambiamos las primeras impresiones del día. Hablamos de mezcla, de cómo está de moda en Reino Unido (y en el mundo) y de por qué el mezcal con un gusano adentro es más rico que los demás. Una vez que terminaron, tomamos el shuttle al escenario, donde se encontrarían con Remi y subirían a tocar por primera vez en México. Hasta ese momento, ellos no tenía ni idea de la clase de show que les esperaba.

Publicidad

Atrás del escenario estuvieron poco tiempo, durante el cual platicaron sobre el setlist, estrecharon las manos y subieron a tocar. Desde el primer momento en que subieron, la reacción del público fue abrumadora. Se escuchaban gritos de emoción y felicidad de poder ver a Daughter en suelo mexicano. Y así empezó el show. "How", "Numbers" y "Human". En esta última todo se descontroló, para bien. El público estaba cautivado, cantando todas y cada una de las palabras de la canción, lo que causó una sorpresa expresada en sonrisas por parte de Elena y el resto de la banda y el crew.

Así siguió el set, hasta que llegó el combo de "Youth" y "Smother". Aquí las sonrisas se transformaron en llanto, ese llanto que es producto de la catarsis, que sabe bien y que cuando termina nos deja el corazón y el alma aliviados. Desde arriba del escenario se podían ver las caras de sorpresa y gusto por parte de los integrantes de la banda. Esas sonrisas que dicen mucho, desde una genuina incredulidad, hasta un gusto por la pequeña victoria conseguida.

Cuando acabaron, los Daughter bajaron del escenario felices, se abrazaron, compartieron impresiones del show y sobre todo platicaron sobre la reacción del público. Su felicidad era más que evidente, en un momento se dirigieron hacia mí y me preguntaron: "¿Por qué la gente conoce nuestras canciones?". No supe contestar porque genuinamente no tenía ni idea. Antes de despedirme les conté del show de Austin en la capilla, nos despedimos y me subí al shuttle para irme a seguir tomando fotos en el festival.

Whitney

El día siguiente, la idea era hacer lo mismo que con Daughter pero con Whitney, otra banda que tocaba por primera vez en México y que el año pasado fueron protagonistas de la mayoría de las listas de lo mejor del año, lo que les valió este 2017 estar en el cartel de los festivales más importantes de música.

Una vez más, las complejas logísticas dentro de un festival de música impidieron que se lograra el cometido deseado; sin embargo, pude llegar con la banda en el momento que estaban montando sus instrumentos, haciendo linecheck y preparando todo. Julien (baterista y vocalista) tiene la mejor vibra del mundo. Tanto arriba como abajo del escenario se ve calmado, sin prisa y sin preocupaciones, con sus Birkenstock y sus calcetas blancas, su camisa amarrada a la cintura y sus anteojos.

Publicidad

Después de probar sonido, salieron del escenario por 10 minutos, en los que brindaron y se abrazaron. A pesar de tener un horario tempranero, la gente llegó directo a verlos. En días previos, cuando uno preguntaba a qué bandas querían ver, muchas respuestas eran esa: Whitney.

Con el sol a un costado, el set de los de Chicago fue consistente de principio a fin, con algunas intervenciones por parte de Julien, donde explicaba que tal canción estaba escrita a raíz de una ruptura, o preguntaba al público que si les gustaba beber, para después brindar con el público y seguir tocando. Estrenaron varias canciones nuevas, las cuales continúan la línea musical del debut Light Upon the Lake. Así fue hasta que llegó el final con "No Woman", la más esperada y más coreada.

Cuando acabó el show, ellos mismos recogieron su equipo, lo guardaron, se despidieron y se fueron a hacer entrevistas y actividades de prensa. Así terminó la breve, pero muy sustanciosa conciencia con Whitney.