FYI.

This story is over 5 years old.

Donald Trump en apuros: se le está acabando el dinero para la campaña presidencial

Los últimos reportes financieros de la campaña presidencial del republicano muestran que, hasta finales de mayo, sólo tenía a la mano 1,3 millones de dólares en efectivo. Mientras tanto, Hillary Clinton dispone de 42 millones.
Foto di Herb Swanson/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Si hay algo en lo que Donald Trump ha fijado su marca personal y su campaña presidencial es que él es muy eficiente para hacer dinero. Pero sus últimos reportes financieros en la búsqueda por la Casa Blanca cuentan una historia diferente.

El candidato republicano tenía a la mano únicamente 1,3 millones de dólares en efectivo al finales de mayo, de acuerdo con sus reportes financieros publicados este lunes. Por otro lado, Hillary Clinton, su rival demócrata, reportó 42 millones el mes pasado. Y Bernie Sanders, quien aún lucha por el espacio de Clinton, reportó 9.2 millones.

Publicidad

Según esas cifras, Trump tiene menos dinero que las campañas de sus excompetidores republicanos Ted Cruz y Ben Carson, quienes abandonaron la carrera por la presidencia hace meses.

Para poner en perspectiva el dinero que le resta al empresario de bienes raíces, un fondo de poco más de un millón de dólares, podríamos decir que es lo que se necesitaría para una pequeña campaña política de alguien que aspira a un asiento en el Congreso; así, 121 legisladores actualmente tienen más dinero que el republicano.

Otro ejemplo: en la campaña de Clinton actualmente trabajan unos 700 empleados, mientras que la campaña de Trump cuenta un personal de apenas 70 personas en la nómina.

Trump, Clinton, y otros políticos de EEUU hablan sobre la masacre de Orlando. Leer más aquí.

El modesto fondo de Trump es otro signo de una vacilante campaña que comienza a verse afectada por la desorganización y lucha interna en los meses críticos antes de la elección general. El mismo día que los reportes financieros fueron publicados, Trum despidió a su coordinador de campaña y mano derecha, Corey Lewandowski, en un inusual esfuerzo de última hora por reestructurar su camino rumbo a la oficina que hoy ocupa Barack Obama.

Trump, siempre optimista, minimizó las cifras de su campaña en un comunicado emitido el martes.

"Si se necesita, podría tener ilimitado dinero a la mano, pues yo podría poner mi propio dinero, como ya lo he hecho en las primarias gastando más de 50 millones de dólares", señaló. "Nuestra campaña es más delgada y más eficiente, como el gobierno debería ser".

Publicidad

Trump suele presumir que no necesita donantes o representantes de poderes fácticos para financiar su campaña, pero ese discurso podría cambiar, si necesita pagar la nómina para el siguiente mes: él recaudó sólo 3,1 millones de dólares en mayo, el mismo mes que aseguró la nominación republicana; y ha gastado 2,2 millones de su propio dinero para posiblemente equilibrar sus finanzas.

'Si se necesita, podría tener ilimitado dinero a la mano, pues yo podría poner mi propio dinero'.

Sin embargo, al republicano parece que no le molestan esos números. "Hasta ahora, el financiamiento de la campaña ha sido increíble y continuamos recibiendo apoyo para el señor Trump y dinero para el Partido Republicano", continuó el comunicado.

Los donantes republicanos esperan recaudar 500 millones de dólares para Trump antes del día de la elección, según el New York Times. Esto requeriría que Trump cooperara con el Comité Nacional Republicano [RNC, por sus siglas en inglés] en esfuerzos conjuntos para juntar dinero.

Los nominados presidenciales típicamente trabajan muy de cerca con sus partidos nacionales para recaudar dinero. Sin embargo, Trump está haciendo las cosas de manera diferente: él está confiado en que el RNC hará ese trabajo por él en los estados clave y no muestra mucho entusiasmo en recaudar dinero para su campaña. El RNC tenía 20 millones de dólares en mayo, una fracción de los 60 millones que tenían ese mismo mes, pero en 2012, cuando Mitt Romney era su candidato presidencial.

Publicidad

Twitter, el nuevo ring político entre Hillary Clinton y Donald Trump. Leer más aquí.

No es una sorpresa que los donadores estén fallando a la hora de firmar gordos cheques a favor de Trump, pues ha pasado gran parte del año pasado acusándolos de tener intereses ocultos y de ser personajes corruptos e insistiendo que él puede financiar por sí mismo su camino a la Casa Blanca.

Los reportes financieros de Trump dan luz a cuestionables maneras en la que su campaña está gastando los pocos dólares que le quedan. El último mes, no ha gastado en publicidad ni ha derivado recursos para hacer campaña en los estados donde se prevé una lucha electoral cerrada. Por otro lado, la campaña de Clinton ha gastado 21 millones de dólares en spots televisivos que golpean al republicano en las entidades claves para la elección general.

De acuerdo con los reportes financieros, los gastos más significantes de la campaña de Trump están dirigidos a sí mismo, su familia o sus propios negocios. Esto incluye 350.000 dólares para su propia compañía de jets privados y casi medio millón de dólares en la renta de sus propias instalaciones.

Mientras tanto, Clinton parece no tener problema para obtener dinero de los donantes demócratas. El lunes, asistió a reunión en Nueva York que costó a los invitados 33.000 dólares por cubierto.

Sigue a Olivia Becker en Twitter:

@oliviaLbecker

Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICENewsEs