Estados Unidos

Hoy comenzó la 'Era Trump' con un discurso cargado de nacionalismo

El magnate republicano ya es el mandatario 45 del país, y durante su primer mensaje dejó claro que los intereses de Estados Unidos van primero: prometió fortalecer la seguridad fronteriza, proteger su economía y erradicar el terrorismo islámico.
20.1.17
Trump tomando posesión. (Imagen por Justine Lane/EPA)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El día de hoy, Donald J. Trump se convirtió en el presidente 45 en la historia de los Estados Unidos. En una ceremonia realizada en el Capitolio, el magnate republicano que ganó las elecciones en noviembre pasado, asumió el cargo más importante de la política mundial.

En punto de las 12:00 del medio día —hora de Washington DC— Trump juró ante La Biblia, sostenida por su esposa Melania, que preservaría, defendería, y protegería la Constitución de sus país. Inmediatamente después de tomar protesta, fueron disparados varias descargas de cañones en honor a la investidura presidencial.

Publicidad

"Hoy no transferimos el poder de un presidente a otro o de una administración a otra, hoy transferimos el poder de Washington a ustedes, el pueblo", dijo flanqueado de su lado izquierdo por su antecesor Barack Obama y afirmó: "Los cambios empiezan aquí y ahora, este momento es su momento, les pertenece a ustedes. El gobierno ahora será controlado por la gente. Recordaremos este día como aquel en que la gente tomo el control del país".

Trump manejó un discurso muy similar al usado durante su campaña. Si mencionar la palabra "muro" prometió fortalecer la seguridad fronteriza. "Defendimos las fronteras de otras naciones y nos negamos a defender las nuestras. Se gastaron billones y billones de dólares en el extranjero, mientras que la infraestructura de Estados Unidos ha caído en desuso y decadencia".

"Hemos hecho ricos a otros países, mientras la riqueza, la fuerza y la confianza de nuestro país se han disipado en el horizonte […] Todas las decisiones sobre comercio, impuestos, inmigración y asuntos exteriores se harán en beneficio de los trabajadores y de las familias estadounidenses. Debemos proteger nuestras fronteras de los estragos de otros países que fabrican nuestros productos, robando nuestras empresas y destruyendo nuestros empleos", afirmó el presidente ante los aplausos de miles de personas que acudieron a la ceremonia.

Obama deja la Casa Blanca con un 60 por ciento de aprobación ciudadana. Leer más aquí.

A lo largo de su campaña el presidente Donald Trump hizo una serie de declaraciones polémicas contra México. Prometió construir un muro a lo largo de los 3.379 kilómetros de la frontera entre México y Estados Unidos, alargando la estructura que ya existe en 1.050 kilómetros. El presidente Trump también prometió deportar a 11 millones de migrantes indocumentados que trabajan en Estados Unidos. Una hecho que causó controversia fue su propuesta de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, y la amenaza a las empresas con un impuesto fronterizo si construyen sus fábricas en México y no en Estados Unidos.

A su toma de posesión, también acudieron los expresidentes Bill Clinton y George W. Bush, así como Hillary Clinton, la rival demócrata de Trump en las pasadas elecciones presidenciales. Muchas de las personas que atiborraron los jardines del Capitolio, sede de ambas cámaras del Congreso estadounidense, portaban una gorra roja con la frase de campaña de Trump: "Hagamos a América grande de nuevo".

Publicidad

La gran mayoría era gente blanca que había llegado horas antes al lugar para presenciar el primer discurso como presidente de Trump, todos bien abrigados y algunos con impermeables para protegerse de la lluvia. Otros con sombreros texanos escuchaban atentos el discurso.

La ONU advierte que el 'efecto Trump' podría afectar a la economía mundial. Leer más aquí.

"Los crímenes, las pandillas y las drogas han robado muchas vidas en el país, pero esta carnicería estadounidense se detiene justo aquí y ahora", mencionó Trump y afirmó que su gobierno buscará buenas relaciones con otros países, pero que siempre pondrá el interés de Estados Unidos primero.

"Erradicarémos el terrorismo islámico de la faz de la tierra. Cuando Estados Unidos está unido, es imparable. No debe de haber miedo, estamos protegidos por soldados, por aquellos que defienden la ley y por Dios. El tiempo para discursos vacíos ha terminado, es la hora de la acción".

Finalmente dijo que en su país no importa si se es negro, café o blanco porque todos tienen la misma sangre patriota. "Juntos, haremos a América fuerte otra vez. Haremos a América rica otra vez. Haremos que los Estados Unidos vuelvan a ser orgullosos. Haremos a América segura otra vez. Y sí, juntos, haremos a América grande otra vez", terminó para ser ovacionado por los ciudadanos y la clase política que lo acompañó.

Después, Trump bajó las escaleras del Capitolio, acompañado de Obama, y se subió a una camioneta escoltada por decenas de guardias de seguridad para dirigirse a su primer desayuno como presidente de Estados Unidos.

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES