Actualidad

Este tío estaba tan borracho que se puso a mear en los asientos de un avión

Cuando pensabas que volar en avión no podía ser más horrible…
Drew Schwartz
Brooklyn, US
DS
traducido por Daniela Silva
23.5.18
Foto by Emma Kerbstdat vía CBS Denver

  

Volar es lo peor. Ya hemos hablado al respecto varias veces, como cuando una maleta de mano empezó a arder en un compartimento el pasado febrero, o cuando el pasaje entero de un vuelo vomitó en masa en marzo, y también cuando un avión se llenó de humo hace unas semanas, y otra vez y otra. Y justo cuando pensabas que la cosa no podía ir a peor, lamentamos comunicarte que en marzo ocurrió una atrocidad tal que hasta cuesta creer que haya sucedido de verdad: un pasajero de un vuelo de la compañía Frontier meó sobre el respaldo del asiento delantero. ¡Tal cual!

Publicidad

El tipo iba en el vuelo de Denver a Charleston, en Carolina del Sur, con un pedal del quince, según cuenta un testigo, cuando empezó a tocar a la mujer que estaba sentada a su lado.

“Oí a una mujer gritar, ‘¡Como este hombre me vuelva a poner la puta mano encima, lo mato!’”, declaró a una cadena estadounidense una pasajera llamada Emily, que prefirió no revelar su apellido. “Dijo que el hombre había pedido dos vodkas dobles, así que se bebió cuatro copas durante el vuelo. Estaba loco. No podía ni hablar, solo balbuceaba. El tipo estaba extremadamente bebido”.

Otro pasajero aseguró que el hombre también acosó verbal y físicamente a otras dos mujeres sentadas junto a él. En un momento dado, según cuenta el pasajero, tocó a una mujer que estaba durmiendo, y luego al parecer le preguntó a otra por su vida sexual.

Según parece, los auxiliares de vuelo sacaron al tipo a rastras de su asiento y lo pusieron en una fila vacía al fondo del avión, justo en la misma fila que Emily. Fue entonces cuando, según cuenta Emily, el hombre se desabrochó el cinturón, se sacó la chorra y empezó a orinar sobre el respaldo del asiento delantero. En lugar de encogerse del asco, Emily sacó su móvil y le hizo una foto al hombre en plena faena. Posteriormente, la cadena CBS Denver obtuvo una imagen de Emma Kerbstdat en la que se mostraba la situación que tuvieron que aguantar los pasajeros:

“Empecé a gritar: ‘¡Joder, está meando! ¡Está meando! Madre mía…’”, explicó Emily. “Al principio, la azafata ni siquiera le prestó atención y me dijo a mí que me calmara y dejara de decir tacos”.

Emily explica que, en cuanto aterrizaron en Charleston, el hombre fue arrestado. Emily llamó a Frontier para denunciar lo sucedido y la compañía la compensó con un vale de 200 dólares por las molestias. Pero todos sabemos que no hay dinero capaz de borrar la horrible visión que Emily tuvo que soportar ese día.

Sigue a Drew Schwartz en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en VICE US.