Electrónica Orgánica es un nuevo compilado con olor a tierra fresca

El sello de El Remolón y compañía compiló 18 temas de pura mezcla de folclor latinoamericano y electrónica tradicional.
Foto cortesía del Artista.

Cuando la argentina ZZK comenzó operaciones como sello hace ya casi 10 años, empezó a subir a la superficie la música de productores y artistas que utilizan sonidos folclóricos de Latinoamérica combinados con la tradición de la electrónica occidental de baile. En un principio, la gente lo reconoció como cumbia digital, pero el sonido ha ido mutando hasta reconocer géneros e instrumentación indígenas y de pueblos originarios, especialmente de Los Andes y del Amazonas, dando pie a un sonido más rico y proclive a la experimentación.
Hoy en día este enfoque está lejos de ser una rareza; una camada creciente de productores lo ha asumido para crear sus composiciones. El colectivo internacional Shika Shika, por ejemplo, está fundado en el concepto de lo "orgánico electrónico", y es el hilo conductor entre el trabajo de sus fundadores, Barrio Lindo y El Búho, y del de sus colaboradores. En el año 2014, El Remolón, a.k.a. Andrés Schteingart, artista afiliado a ZZK, creó el sello Fértil Discos para albergar proyectos electrónicos que no necesariamente estuvieran orientados a la pista de baile, y que le dieran un valor especial y predominante al folclor regional. Actualmente lo maneja junto a Barda, San Ignacio y Jin Yerei, principalmente, aunque los demás artistas con quienes trabajan también participan democráticamente en las decisiones de la disquera. Por esta vía, han sacado material propio, de productores afines, e incluso las ediciones argentinas de álbumes como el Amansara de Chancha Via Circuito y Orcas, de Lulacruza. Fértil Discos acaba de lanzar un compilado exhaustivo de nombre Electrónica Orgánica, que funciona básicamente como una documentación de la esencia conceptual del sello. En dos volúmenes, separados como Día y Noche, se reparten 18 temas de artistas con visiones afines, cada uno interpretando a su manera el camino trazado por el título de la compilación. Día abarca lo tracks más dulces y hasta experimentales, mientras que Noche, como seguramente supusiste, tiende hacia lo bailable.

Publicidad

Desde las voces, flautas y guitarras de " Manos", de Mente Orgánica, pasando por el minimalismo percusivo acompañado de piano de " Periferia", de Paisandoom, hasta los bajos profundos de " Sweep", de Lucas Lead. De la cumbia reconstruida en música club de Barda y las ráfagas de marimba y golpes en madera de " Objetos", de Lóbó, hasta el house ceremonial de " Achikanain", de AIWAA. Todos los temas emanan un olor a tierra y se pueden sentir sus texturas que traspasan el plano sintético, palpitando con vida propia. Estos artistas comparten una sensibilidad en común, por lo que resulta impresionante que provengan de países incluso fuera de Latinoamérica, como Polonia y Francia.

Las cabezas de Fértil DiscosEl Remolón, Barda, San Ignacio y Jin Yerei– nos compartieron algunas palabras sobre el sello, además de detalles de Electrónica Orgánica y el movimiento que casa el folclor con la electrónica que se ha estado dando dentro y fuera del continente americano.

THUMP: ¿Podrían rastrear el inicio de esta tendencia de combinar sonidos folclóricos sudamericanos con la tradición de la electrónica de baile? San Ignacio: ¡Por suerte es imposible! Los sonidos folclóricos y la música popular en general siempre han estado emparentados con el baile, y entonces a medida que la electrónica fue llegando y generando un nuevo sentido en el baile, la mezcla se hizo inevitable y fluyó en mil direcciones diferentes. En alguna medida la electrónica revive algo que en el folclor se estaba empezando a perder, que es la posibilidad de bailar y expresarse sin la necesidad de manejar reglas o ningún código en especial, ni haber ido a ningún curso de baile.
En esta época, el cambio de paradigma se hace inevitable, por ende siempre se buscan nuevos horizontes, ya sean estéticos o puramente musicales. ¿Qué es lo que les llama la atención en particular de esta mezcla? Barda: La diversidad de ritmos y texturas que se genera como resultado. La posibilidad de jugar con polirritmias, fraseos y acentuaciones propias del folclor, pero no del lenguaje electrónico de la pista de baile. ¿Qué motivó la compilación de Electrónica Orgánica ? El Remolón: Nos motivó hacer explícito un movimiento que vemos que viene sucediendo en los últimos tres años. Como todo movimiento, sentimos que venimos impulsándolo desde el inicio sin saber de la presencia de los otros referentes. Habíamos hecho una compilación llamada Sonidos de la Jungla un año y medio atrás y queríamos ampliar un poco la oferta de este sonido, modificando un poco la propuesta y aggiornándola al sonido que se escucha en los dancefloors de todo el mundo. El compilado además es una forma de tejer redes, conocer gente nueva y dejar inmortalizado un momento histórico que estamos viviendo a nivel global, ya que en este compilado forman parte artistas de Colombia, España, Chile, Francia, Paraguay y Polonia. Cada vez son más los productores que comparten el enfoque estilístico presentado en Electrónica Orgánica. ¿A qué crees que se deba? El Remolón: ¿Una moda? Creemos que hubo cierta saturación del global bass y de la cumbia digital, y un poco lo que ofrece este nuevo sonido es una nueva lectura, llevada más a una clave de techno o house, sosteniendo los beats rebajados que supieron aportar la cumbia o el dub. A muchos productores les resultó más sencillo hacer lo que estaban haciendo, pero cambiando de paletas tímbricas y bajando los BPM. Después están los más osados que además graban instrumentos de madera, vientos, instrumentos de distintas partes del mundo que en una clave electrónica algo minimalista tiende a funcionar bien. Jin Yerei: Es algo natural que algo noble y sincero como este sonido, que es muy difícil de catalogar, encuentre expresiones de personas en todo el mundo, acercándose de formas similares. Marshall McLuhan habla de aldeas globales en "The medium is the message", y yo veo que el medio de las redes hoy en día sirven para encolumnarse detrás de una idea, un sonido, compartiéndolo con productores afines que pueden estar a miles de kilómetros pero encuentran en la electrónica orgánica su lugar en el mundo. Barda: Soy la única mujer que editó un tema en el compilado, no porque hayamos filtrado demasiado y seamos heterohegemónicos, sino porque recibimos muy poco material producido por mujeres y que además se ajustara al sonido que estábamos buscando. Esperamos que para futuras compilaciones haya una participación más diversa, sabiendo que hay varias productoras dentro de este movimiento, pero que a su vez seguimos siendo una minoría. ¿Qué sigue para Fértil Discos? ¿Hay planes de realizar compilados similares a este en el futuro? El Remolón: Estamos muy entusiasmados con la producción de El Camino de Leda, que también es un compilado, pero mucho más que eso, porque es un proyecto de producción compleja, con varios artistas a la vez, armando dúos y reversionando la obra de una gran folclorista y recopiladora como ha sido Leda Valladares. Probablemente nuestro próximo compilado vaya por ese lado. Conéctate con Fértil Discos en: Facebook // Soundcloud // Twitter

Algodón Egipcio está en Twitter