La guía para entrarle a Nine Inch Nails
Foto de Steve Eichner/WireImage (Lollapalooza 1991)

La guía para entrarle a Nine Inch Nails

El término industrial limita, debilita, y subestima el alcance y la calidad de la música de NIN. Te damos cinco entradas al mundo de la agrupación cuyo catálogo musical se acerca a su aniversario 30 el próximo año.

Que Nine Inch Nails califique o no como una agrupación industrial sigue siendo uno de los debates más estúpidos que ha habido en la música. Criticado por los puristas anacrónicos que décadas después siguen quejándose por la forma en que dicho género se alejó de sus orígenes vibrantes y vigorosos, Trent Reznor cumplió su sentencia en las trincheras de Chicago. Dada su participación en discos de Pigface y Revolting Cocks, no debería haber duda de sus raíces. Pero a pesar de ser la mente maestra detrás del acto musical más exitoso vinculado al género industrial, Reznor aún recibe el menosprecio de algunas personas involucradas en la escena de antaño que probablemente no habrían conocido a los artistas EBM que aseguran haber escuchado, si no fuera por el surgimiento de Reznor.

Publicidad

¿Quién necesita a esos críticos? Con dos discos en los primeros lugares del Billboard 200 y tres certificados multiplatino de la RIAA, Nine Inch Nails (con frecuencia abreviado NIN por sus fans) capturó claramente a una audiencia mucho más grande y más apreciativa. Aunque Reznor ha colaborado en el transcurso de los años con leyendas como Adrian Belew, Dr. Dre, y Adrian Sherwood, el proyecto ha servido en general a su visión singular, íntima, oscura y fundamentalmente apocalíptica. NIN persiste como una potencia (sobre todo encima del escenario), y deja que su obra maximalista llene recintos enormes destinado casi siempre a estrellas de pop y equipos deportivos.

El término industrial limita, debilita, y subestima el alcance y la calidad de la música producida por Reznor. A pesar de que nunca recibirá el mismo crédito que, por ejemplo, Radiohead recibió por subvertir el género mientras seguía entreteniendo a las masas, no hay duda de la amplitud del catálogo musical de la agrupación mientras se aproxima a su 30 aniversario el próximo año. A la luz de este inminente evento resulta apropiado guiarte en la discografía de NIN.

Así que ¿quieres entrarle al heavy metal hedonista de NIN?

Hace 25 años, la música industrial cambió para siempre. El lanzamiento en septiembre de 1992 del EP Broken volcó toda la asquerosa agresividad de aquella verdadera escena alternativa y subversiva en los rostros grasosos de los adolescentes de los suburbios gringos, como si fueran un par de calzones sucios de un desconocido. Después de una introducción alternante entre estática y batería, el discordante single “Wish” explotó como bomba con su lacerante riff y verso inaugural —this is the first day of my last days [este es el primer día de mis últimos días]—, seguido de una segunda detonación con su épico y pesado coro. El video que acompaña la canción —el cual fue vetado en su versión completa por mostrar un espeluznante asesinato— muestra a los miembros de la agrupación tocando dentro de una jaula mientras son rodeados por una horda de neandertales que intentan romper las rejas. Este escenario fue perturbador incluso para los estándares del programa Headbangers Ball de MTV, y sentó las bases para la inminente embestida de Nine Inch Nails en el mercado mainstream.

Publicidad

Las preocupaciones sadomasoquistas de Broken y su aún más depravado acompañante Fixed, no eran precisamente ideas frescas en el metal o en la música en general. Sin embargo, pocas veces las metáforas habían sido tan abiertas y pesadas como en la oda a los masoquistas, “Happiness In Slavery”. Bajo esa misma línea de sexualidad sombría, el disco The Downward Spiral de 1994 empieza con el sonido de una golpiza que culmina en el devastador y dogmático “Mr. Self Destruct”. Grabado en la antigua casa de la víctima de la familia Manson, Sharon Tate, los temas nihilistas como “Heresy” y “Reptile” emanan pavor y horror inclusive cuando se apropian de tropos metálicos, incluyendo los solos espontáneos en este último.

Pero la brutal presencia de las guitarras estaba ahí para enmascarar un dolor insoportable, acompañadas de letras minuciosas y reveladoras, susurradas y gritadas. El heavy metal, poco famoso por sus cualidades poéticas, ha alcanzado en raras ocasiones el nivel temático de “The Becoming” o algo similar a la gracia de Reznor. Aunque los álbumes posteriores disminuyeron considerablemente su carácter agresivo, NIN parecía dejar siempre un hueco para su regreso”.

Playlist: "Wish" / "Mr. Self Destruct" / "The Idea Of You" / "Last" / "Heresy" / "Survivalism" / "Somewhat Damaged" / "March Of The Pigs"

Apple Music

Así que ¿quieres entrarle al NIN travieso New Wave?

Al igual que Ministry, los progenitores de la escena industrial, NIN no arrancó como una agrupación de dicho género. Con una evidente influencia New Wave y New Romantic de personajes como Adam Ant, Depeche Mode, y Gary Numan, Reznor siguió el camino del synth pop —pavimentado por el disco With Sympathy de Al Jourgensen— con el debut completo de su álbum Pretty Hate Machine en 1989. Algunos tontos intentarán convencerte que vale la pena rastrear los demos de Purest Feeling, pero con las versiones oficiales editadas de “That’s What I Get” debería bastar.

Publicidad

Aunque en ocasiones este género suele ser estereotipado por poseer un sonido luminoso artificial, la auténtica oscuridad sigue prevaleciendo en algunos de sus mejores representantes. Tubeway Army de Numan aportó la conexión necesaria entre los géneros glam y New Wave, y la relación entre “Are Friends Electric” y “Down In The Park” con “Closer” y “Every Day Is Exactly The Same” de NIN debería ser obvia hasta para el oído más flojo. Aunque no tiene los elementos de Dave Grahan o la idiosincrasia de Rober Smith de The Cure, Reznor comparte su glamur depresivo en “Sanctified” en Pretty Hate Machine.

Conforme la carrera de Reznor se adentró en el siglo XXI, la apreciación nostálgica de la pureza electrónica de su juventud persistió. En años recientes, el freak de los sintetizadores duplicó este tipo de sonidos para sus sencillos atípicos como “Copy Of A” y “Dear World” de Not The Actual Events.

Playlist: "That's What I Get" / "Less Than" / "Copy Of A" / "Every Day Is Exactly The Same" / "Dear World" / "The Wretched" / "Closer" / "Sanctified"

Apple Music

Así que ¿quieres entrarle a nu metal de estadio de NIN?

Si la primera vez que viste a NIN en vivo fue desde lo alto de un pabellón VIP con un coctel en mano durtante uno de los gigantescos festivales corporativos como Coachella es muy probable que te guste la faceta más rockera de la agrupación. A pesar de que el hard rock convencional se había colado ya en el disco doble The Fragile, no fue hasta su regreso en 2005 con With Teeth que se afianzó por completo. Las guitarras habían desempeñado un papel con regularidad en la discografía de Reznor, pero los fragmentos más vigorosos como en “The Collector” y “The Hand That Feeds” coincidieron mejor con la imagen mucho más corpulenta de su vocalista.

Publicidad

Después de años de aterrorizar estadios con sonidos estremecedores, la etapa más digerible de White Teeth y su continuación distópica de 2007, Year Zero, reflejó sin duda la madurez de un artista que decían había llegado a los 40 de mala forma. Composiciones con matices como “The Beginning Of The End” y “1,000,000” ofrecen profundidad sónica e incluso sorprenden a los rockeros estándar del corte de Nickelback. Si quitas unas cuantas capas de distorsión, podrás darte cuenta cómo surge una vibra indie pretensiosa de entre algunas de sus creaciones más rudas. El disco Hesitation Marks de 2013, aclamado por la crítica, presumió un método angular poco antes visto con la rola “Everything”.

Playlist: "1,000,000" / "The Collector" / "The Beginning Of The End" / "We’re In This Together" / "Everything" / "Discipline" / "The Hand That Feeds" / "Where Is Everybody"

Apple Music

Así que ¿quieres entrarle a las canciones de NIN para torturarse?

Baladista improbable dadas las tendencias agresivas en gran parte de la discografía de NIN, Reznor ha suavizado su voz desde la época de Pretty Hate Machine. “Something I Can Never Have” provee una introducción adecuada a esta satisfactoria etapa de su obra.

Guiadas por la voz vulnerable de Reznor, estas canciones muestran una sensibilidad sesuda que por lo general desaparece detrás de los sonidos electrónicos y de guitarras. Este material tiene tanto impacto para el fanático que la agrupación podría escoger, sin miedo a equivocarse, la pista sin batería “The Day The World Went Away” como el sencillo principal de The Fragile, una audaz decisión en la brecha de cinco años sin discos después de The Downward Spiral.

Publicidad

Como era de esperar, estas son las canciones que proveen un respiro de la evidente furia de los shows en vivo de la banda. Un clásico indiscutible, “Hurt”, sigue siendo una rola coreada por los espectadores que demuestra el impacto de NIN en sus vidas. Dato a destacar: el mismísimo Johnny Cash hizo un cover de esta canción.

Playlist: "Something I Can Never Have" / "Right Beside You In Time" / "Find My Way" / "The Fragile (Still)" / "The Day The World Went Away" / "The Great Below" / "Lights In The Sky" / "Hurt (Live)"

Apple Music

Asi que ¿quieres entrarle al ambient de NIN?

Muy parecido al renombrado músico de género industrial, Graeme Revell de SPK, Reznor tuvo una fructuosa transición hacia los soundtracks. Mucho antes de que se convirtiera en la mano derecha del director David Fincher, junto con su compañero Atticus Ross, su inclinación por el diseño evocativo de sonido se manifestó dentro y lejos de NIN, desde “Another Version Of The Truth” y “Beside You In Time” hasta sus composiciones desconcertantes para el videojuego de computadora Quake. Al escuchar la atractiva canción “A Warm Place” en The Downward Spiral, uno no puede evitar comparar a Reznor con el pionero del Ambient, Brian Eno.

Para aquellos que realmente quieren adentrarse deben escuchar Ghosts I-IV, una compilación de casi dos horas de temas instrumentales originales. Aunque algunas partes de este material nos remontan al estilo más fiel de NIN, también podemos encontrar material que realmente celebra la serenidad y las desviaciones clandestinas. A pesar de que la compilación está pensada para los más fanáticos, bien podría servir como un comienzo menos cáustico hacia los mundos sonoros de Reznor.

Playlist: "A Warm Place" / "13 Ghosts II" / "Another Version Of The Truth" / "Beside You In Time" / "Hand Covers Bruise" / "30 Ghosts IV" / "Adrift & At Peace" / "Videodrones; Questions"

Apple Music

Sigue a Noisey en Facebook.