Le preguntamos a 7 músicos qué tan importante es la música que escuchan sus parejas

Charlamos con Barco, La Vida Boheme, Ulises Hadjis, Camilo Séptimo, La Banda Bastön, Belafonte Sensacional y Álvaro Díaz.
18.7.16

Al conocer a una posible pareja o a alguien que me atraiga para otras cosas más que hablar del último capítulo de Game Of Thrones, lo primero que hago es lanzar un dardo musical: Si es en persona, busco cualquier manera para traer a la conversación mis ídolos musicales o cito como un geek cualquier frase de una gran canción, etc. Si es por alguna red social le termino inundando el chat con links de youtube hasta que me deje de responder. Sí, soy un geek musical.

Sé que no soy el único –espero– que hace esto, pero siendo realistas, hay demasiados factores que influyen a la hora de ver si dos seres humanos son compatibles o no.

La música transmite mensajes consistentes y precisos acerca de nuestra actitud. Lo que escuchamos en nuestros iPods puede hasta influenciar las percepciones externas que tenemos sobre el mundo y hasta puede hacernos parecer más guapos e interesantes de lo que realmente somos.

La universidad Heriot–Watt de Escocia realizó un estudio que confirma que la música que escuchamos tiende a decir mucho sobre nuestra personalidad. Concluyeron que si se conocen los gustos musicales de un individuo, se puede saber qué tipo de persona es, qué producto venderle o cosas por el estilo.

Imagina que estás en una fiesta casera con tu playera favorita de Led Zeppelin y trago en mano, mirando a tus costados muy aburrido sin poder sacarle conversación a nadie ya que tus habilidades sociales son una mierda. También caes en cuenta de que llevas más de dos horas observando como un idiota a esa chica o chico que sientes que es inalcanzable para ti.

Acto seguido, ella o él pasa cerca de ti y caes en cuenta que tiene una playera de Pink Floyd. Bingo, de repente ya tienes tema de conversación y no tienes que ir a tu depa solo y triste a llorar. Sí, yo sé que eso podría ser un guion de película gringa del 2000 con Zac Efron de portagonista, vasos rojos con licor y beer pong. Pero en el fondo sabes que es cierto.

Citando a Fito Páez: La música es la reina madre y ya no se hable más.

Hay momentos en los que la música habla por nuestros sentimientos más que cualquier otra cosa. A ver, ¿Cuántas veces has sentido que –inserta aquí cualquier canción con la que te relaciones– habla sobre cómo te estás sintiendo en ese momento de tu vida? Sientes que la escribieron por y para ti. A veces hasta crees que podría haber salido de tu puño y letra.

Spotify –y yo también comulgo con esto– afirma que más del 40% de las personas dice que escuchar música los excita más que el tacto cuando están teniendo sexo.

No seas penoso, ¿Cuántas veces has puesto tu canción favorita para tener sexo? Todos sabemos que es mejor, sientes que tienes más energía y todo. Como si te tomaras un Red Bull.

La música es la única constante en nuestras vidas. Es algo que sabemos que jamás nos abandonará: Nos deja la novia o el novio, despiden del trabajo, no tenemos lana, pero sí tenemos In Rainbows de Radiohead para volver a él cada vez que queramos. Mientras sigamos vivos, podremos seguir escuchando música. Música 1-0 Humanos

Tener gustos musicales afines con alguien los hace miembro de un club secreto, es como hablar el mismo idioma. Imagina esos momentos en los que la relación con tu pareja está en la mierda: si comparten la música que escuchan, siempre encontrarán ese momento de conexión aunque todo se esté yendo al carajo.

Sin embargo, si lo que andas buscando es amor o alguien con quien Netflix N’ Chill. ¿Todo esto de verdad importa?

Para saber esto y más, les preguntamos a 7 músicos qué tan importante es la música que escuchan sus parejas sentimentales.

Álvaro Díaz, MC (Puerto Rico)

Sí, para mí es sumamente importante la música que escucha mi pareja si la quiero para algo duradero. Ahora, si es una que solo viene a pasar 2 noches en mi casa no tanto.

Pienso que para nosotros que hacemos música es muy importante que haya esa conexión musical con la pareja: Si estás en mi auto y te doy el cable auxiliar y me defraudas, es bastante probable que te deje de patitas en la calle, Jajá.

Ahora, creo que las personas que escuchan o tienen gustos musicales parecidos conectan a un nivel mucho más superior que las parejas que no.

Una vez traté de salir con una chica que escuchaba a Ricardo Arjona… y obviamente no funcionó.

Israel Ramírez, guitarra, voz y letrista de Belafonte Sensacional (México)

En mi caso no me importan tanto sus gustos, sino la sensibilidad y la apertura que tenga hacia las distintas músicas. No me importa mucho compartir o no gustos sino qué tan dispuesta está a escuchar cosas y a encontrarle un valor.

Me explico mejor: No podría andar con alguien que escucha Satie pero que odia la banda sinaloense o el reguetón.

En cambio, podría ser mi pareja perfecta aquella que ama el perreo y encuentra el momento para darse a Scott Walker.

Es más, creo que ni siquiera tiene que saber de música ni ser melómana, sólo que se pueda dar el chance de sorprenderse con cualquier tipo de música sin importar el género.

Y eso pasa con mi pareja actual. Hubo un tiempo que estuve con una amante que no le gustaba la música en lo absoluto. Es decir, la música no era un elemento importante en su vida cotidiana. Y no había ningún problema. Nos llevábamos bien. No le interesaba la música, y eso estaba bien.

Compartíamos otras cosas y nos enfocábamos en lo que importa: estar juntos. Hoy en día somos amigos.

Müelas de Gallo, MC de La Banda Bastön (México)

Creo que elegir a alguien por sus gustos musicales en infantil. En mi caso mi mujer escucha su música y yo lo mío. Así que no me parece muy importante esto.

Lo que también sucede es que por la convivencia que tenemos no es extraño que en algún momento coincidamos en una canción.

También pasa lo mismo con las películas, poco a poco vas conociendo los gustos de tu pareja y lo más probable es que termines adaptándote a esos gustos.

Confieso que cuando era muy joven si lo tomaba en cuenta. Pero se me quito pronto. Lo que vale realmente de una persona es cómo te sientes a su lado y la amistad que construyen juntos.

Jonathan Meléndez, teclados en Camilo Séptimo (México)

Creo que los gustos musicales entre parejas sentimentales afectan demasiado desde el primer momento. En mi caso conocí a mi pareja en un festival de música alternativa por ejemplo.

No creo que ninguno de los miembros de la banda pudiéramos tener parejas que escuchen reggaetón, creo que las personas tienen personalidades afines a los géneros de música de escuchan.

A fin de cuentas creo que la música son vibraciones y frecuencias, y hay personas que son armónicas.

Ulises Hadjis, cantautor (Venezuela)

Una relación se basa en compartir. Entonces si no puedes compartir música es terrible porque te quedas sin una herramienta fundamental de comunicación.

Tengo suerte porque Lissy (mi novia) tiene muy buen gusto y es abierta a muchas cosas. Le presente a Lucas Marti, Los Novos Baianos, Elliott Smith y le encantan. Ella naturalmente ama cosas noventeras como Garbage que también me gustan.

Igual hay algo raro: No he conseguido que le guste Charly Garcia a ninguna de mis parejas. Tengo que insistir. No entiendo por qué, tampoco les estoy enseñando a King Crimson o algo así.

Daniel de Sousa, guitarra de La Vida Boheme (Venezuela)

Yo disfruto escuchar todo tipo de música con mi novia, no tengo problema alguno. Ella suele meterme en el mundo más de la música bailable-pop que yo no suelo escuchar cuando estoy solo.

Ella siempre me muestra cosas nuevas que sabe que me pueden gustar, y yo por mi parte le muestro música que ella normalmente por sí sola no escucharía. Confieso que le muestro cosas bien raras a veces, Jajá.

Es bonita la diversidad musical, y compartida es mucho mejor.

Alejandro, guitarra y voz de Barco (Argentina)

Me parece muy importante este tema de los gustos musicales a la hora de escoger parejas y relacionarse con cualquier persona en realidad. Yo comulgo con lo que dijo una vez Charly García. ‘’No confío en nadie al que no le gusten los Beatles’’. Punto y final.