FYI.

This story is over 5 years old.

MC Dinero es parte de una tradición milenaria de raperos infames

Aquí una lista con las mejores vergüenzas en toda la historia del rapeo.
26.1.15

Hoy fue un día como cualquier otro: me desperté apenas, me bañé mal, no tenía dinero para desayunar y comí lo que pude, pensé brevemente en servirme un café para alivianar esa rara resaca que te deja el ponerte muy pacheco el día anterior, Y MC DINERO ME VOLÓ LOS MALDITOS SESOS. ¿La razón? Este titán de las rimas, dueño de la verdad del beat, genio del flow y crack de las calles rapeó de nuevo, y ahora lo hizo en francés:

Quizá me emocionó un poco más que sus éxitos anteriores, esos vómitos pseudo-psicóticos que no cabían dentro del rap, pero sí, pero tampoco podían caber en ningún otro lado. Poesías incoherentes y raras, que nada más sacaban meados de la risa porque su autor, un muchacho de mirada perdida y pelitos atascados de gel del más chafa, las parla con la seguridad de un gangsta de Compton.

Aquí esa joya que titularemos "Monarquía":

Y aquí esa otra que lleva por título "España":

Ahora, si no tienen ni la más remota idea de quién estamos hablando, de dónde es que surgió este Príncipe Silábico, aquí el video original:

Revisando cada uno de los momentos de su ascendentes y súbita carrera, no puedo más que recordar a muchos otros como él, genios olvidados por la rima y el ritmo, pequeños locos con aires de grandeza, mitos rescatados de la desgracia y convertidos en Trofeos Únicos del Hip-Hop. Como por ejemplo:

RED HOGG

"¿Por qué debo llorar?", pregunta Red Hogg en "Why Must I Cry?", su éxito más reconocido. Y, quizá, debamos decirle que no debe llorar por nada, por absolutamente nada: gracias a Dios, no se ha dado cuenta de su condición, cualquiera que esta sea, pero una que sin duda lo hace rapear como una verdadera insolencia del Dios Idiota.

Sin embargo, debemos tocarnos el corazón: todo parece indicar que Red Hogg es un buen hombre. "La virtud de la ignorancia", le llama algún pretencioso.

Publicidad

CHUGGO

Chuggo es, sin lugar a dudas, un desgraciado. Y un desgracia. El canadiense, que cumplió algunos años de condena encerrado por ser un maldito simio violento, además tiene los güevos de aventarse a ese ruedo sagrado que es el "rapiar", dejando a todos estupefactos por lo vulgar, idiota, obvio y divertido que resulta.

Con analizar la extrañeza gramática de sus palabras (la canción se llama algo así como "Fucking Guy", un imposible en inglés) tenemos para saber que tratamos con algo grande.

CHUGGO WOULD.

SPEAK, EL RAPERO HÚNGARO

Conmovidos, los húngaros decidieron dedicarle un himno a la humanidad y a la paz, en los allendes del 2003 y la Guerra de Irak, a través de uno de sus hijos más privilegiados: Speak es un rapero que no tiene miedo de hablar un inglés que no sabe hablar, para decir cosas que no entiende del todo ("claro que recuerdo el 11 de septiembre / le deseo que descanse en paz", dice Speak) y todo endulzarlo con un coro de pequeños rufianes ex-comunistas que dan unos alaridos de espanto.

Es maravilloso.

EL PASTOR DEL RAP

"Si le quieres llegar a los chavos de hoy / debes hacerles un rap". Este tipo, una caricatura de la caricatura que existe de sí mismo, arranca así este rolón que suma todo lo malo en el mundo, todo lo mal interpretado y horriblemente maravilloso, cuando dice que Jesús es su "nigga". Sí: nigger. Esa palabra, la única, que ninguna persona blanca debe decir nunca jamás. Menos un rapero. Menos un cristiano. Menos un viejo blanco. Etcétera.

MR. JAT

Debo decir que llevo años disfrutando cada segundo de la música de este genio originario de Guadalajara, México. La música, lenta y que se va derritiendo junto con nuestro hartazgo. Los beats sincronizados con el culo. El fraseo, siempre idéntico, siempre falto de cualquier emoción, siempre fallido. Es como estar drogado, pero drogado feote. La puta guitarra esa que suena en todas sus canciones me enloquece. Todo está bien. Hay miles de dónde escoger.

SAMMY STEPHENS

Durante muchos años. Muchos, muchísimos, pensé que esto era lo mejor que me podía ofrecer el internet. No entendía qué podía ser mejor, en dónde fallaba esto. Ya he encontrado cosas mejores, pero esto sigue siendo un punto alto e importante. Sammy Stephens lo hace todo bien. Sueño en dormir en una cobija hecha de sus trajes.