El llanto después del llanto: Hablamos con una banda de "post-emo"

Menos lágrima y más grito. Los Que Perdonan es una banda argentina que pretende convertirse en el ave fénix de tan menospreciado movimiento.
5.5.16

Foto por: Dani Ruso

Hay que aceptarlo: hace unos diez años, cualquier cosa que tuviera la palabra emo era muy mal vista.

Y quizás con razón. El llanto de esos adolescentes que llevaban peinados horribles y musicalizaban sus sollozos infinitos fue motivo de burla y mucho desprecio. Los emos se convirtieron en los seres más odiados de la música y en una vergüenza para el rock. Por culpa de esta paupérrima imagen, muchos ignoran que el emo original a lo mejor tiene alguito de elocuente. Finalmente, es uno más de los gritos de angustia y vacío existencial que, naturalmente, surgen de este sinsentido. Y quizás, de nuevo, con razón. ¿O acaso por qué nacimos si luego vamos a ser comida para gusanos? Un poco este espíritu es lo que busca reivindicar Los Que Perdonan, una banda que nació en Rosario, Argentina, en el 2014. Un grupo que acaba de estrenar su primer LP Todo va a empeorar y que se definen como post-emo. Pero, ahora, no crean que porque se definen con esa bandera tan… rara, Los Que Perdonan sea un un grupo cuyos miembros porten copetes, aretes labiales y canten con vocecitas melódicas como de boy band. No. Los Que Perdonan muestran un estilo ligado al llamado "emo original", ese género que nació en los 80 y que se deriva del post punk, la música gótica y el hardcore, y que, de hecho, muchos lo llaman post-hardcore, ligado a bandas como Rites Of Spring o Embarance, la de Ian Mackaye, vocalista de Minor Threat, que crearon un sonido oscuro y pesado, fiel al low-fi y al DIY, con un contenido lírico que buscaba expresar las emociones a flor de piel. Una especie planteamiento existencialista filosófico emotivo. Como una lágrima del Werther de Goethe.

Publicidad

En fin. La música de este grupo argento es muy agresiva y pesimista. Su demoledor sonido se acerca más al estilo del hardcore que al del post-punk. O sea: riffs de guitarras sucios, rápidos y muy distorsionados unidos a una voz que sale de las vísceras de la vocalista. Pero también tienen muchos de los ritmos lentos y melancólicos del post-punk, en los que predomina el bajo. Es una combinación que funciona, hecha por una banda que grita sin miedo: "estoy triste y me importa un culo".

Nada que ver con los llorones de hace diez años. Los Que Perdonan expresa un sufrimiento que, de fondo, está justificado. Nos sentamos a hablar por Skype con Juana (voz), Lara (guitarra) y Javi (batería), con quienes conversamos del post emo, la ciencia ficción y la inmunda realidad.

Foto por: Augustina Bodanza. ¿Qué diablos es el post-emo?

Juana: Bueno hay muchas definiciones en Internet pero en realidad es algo muy personal. Nuestra letras son muy tristes y enojadas, tienen que ver mucho con ese sentimiento que por ahí tenían algunas bandas del mal llamado emo del 2004/ 2005 como My Chemical Romance o Taking Bad Sunday o cosas así que eran muy desprestigiadas en aquel momento, pero no nos vestimos tan ridículo. La música es muy similar pero el sentimiento es distinto.

¿Por qué "mal llamado" emo, según ustedes?

Juana: Porque no eran como Get Up Kids u otras bandas que eran emo pero al no ser tan mainstream tenían un poco de respeto. Yo creo que estas bandas que fueron reconocidas mundialmente, fueron desprestigiadas por cualquiera que escuchara música más o menos enserio.

Publicidad

Yo diría que esas bandas más comerciales mataron un poco el género. Por lo menos yo lo consideré muerto hasta que me llegó su mail. En ese momento pensé que ustedes son una especie de zombis del emo.

Javi: Yo no lo había pensado pero ahora me gusta el termino.

Juana: tal vez lo usemos a partir de ahora para nuestros comunicados de prensa.

Pero, ¿se sienten como zombis?

Juana: Realmente no. Después de armar nuestras canciones, fuimos dándole forma a la banda. Y todo salió muy natural. Todos venimos de distintos géneros y backgrounds y nos salió esto que es puramente genuino. No estamos buscando ningún tipo de referencia ni absolutamente ¡Nada! Y al ir tomando forma nos dimos cuenta de que sí era un poco bizarro. Pero no estamos reviviendo ¡Nada! Lo que nos planteamos por ahí es que el emo vuelva a tener una buena prensa y una reivindicación de las canciones tristes y enojadas.

Ustedes dicen que buscan escapar de nuestra dolorosa realidad. Cuéntenme, ¿qué hace a nuestra realidad tan dolorosa?

Lara: Es algo como más existencialista que nos pasa. Ya de por sí uno nace en este mundo en el que está todo mal siempre. Además creo que hay que aceptar la muerte. No hay que evadirla ni intentar ignorarla porque siempre esta ahí.

Juana: Uno de los títulos que cotejamos para el disco fue Muerte a la vida y pues ninguno de nosotros pidió nacer. Menos en un sistema capitalista, tan abusivo y terrorífico como este, en el que tenemos que trabajar solo para esperar la muerte. Nosotros eso lo tenemos muy presente todos los días de nuestra vida.

Publicidad

Javi: Cuando estábamos grabando ganó Macri y ahora también estamos cantando sobre toda esta mierda que está pasando. Ahora están vaciando las universidades públicas porque en el presupuesto que se planeó no se tomó en cuenta el aumento de los impuestos y ya no hay plata para llegar a fin de año. Si ves las noticias la violencia está creciendo, están cerrando todo y cuando uno se hace mas consciente de lo que está pasando en todo el mundo, a mi me dan ganas de cantar los temas. Soy fan de mi banda.

¿Hay una escena para tocar su música en Argentina?

Juana: En nuestra ciudad los lugares para tocar son prácticamente nulos. En Buenos Aires la cosa también se está complicando. En general para los artistas está difícil. Ya no hay tantos subsidios, nos están quitando todo, no es están vaciando totalmente. Además nosotros como banda estamos prácticamente solos. De hecho, tocamos con grupos súper punk o súper hardcore y nunca encajamos. Pero cada vez que tocamos la gente se sorprende.

Yo vengo del hardcore y el grindcore y hace unos años odiábamos el emo con toda las fuerzas de nuestros corazones ¿Todavía hay un estigma contra todo lo que tenga la palabra emo?

Jauna: No es un estigma. Nosotros lo usamos para definirnos de alguna forma y si podemos generar una contravenía o que a alguien le de una curiosas, bien. Pero creo que ya no nos rechazan ni nada. A parte que todos tenemos como 25 años, y ya esa etapa sectaria pasó. Creo que si fuéramos más chicos tal vez se daría ese odio.

Hace diez años a los emos se les criticaba porque eran personas muy acomodadas que simplemente lloraban. ¿Ustedes creen que ahora se puede llorar más o hay más razones para llorar?

Juana: Si bien lo nuestro sale de que por ahí somos gente acomoda, sí pasa que los que tienden a tener más crisis existenciales somos los que tenemos nuestras necesidades más cubiertas y podemos pensar en otro tipo de problemas que no sean tener el plato lleno de ese día. Pero creo que ahora estamos en una etapa donde está permitido abrirse y lamentarse. Igual tampoco veo bandas que estén hablando de lo que les pasa más allá de una ruptura amorosa.

Publicidad

Javi: Yo cuando era pipe la pasé mal, metido en el closet con toda la gente horrible. Y canto para hacer notar que la gente a veces es bastante horrible y expresar como me sentía en esa época. Me parece que está subestimado el ver cómo la gente se siente y está estigmatizado que la gente lo diga. Es cómo que no tenés permitido sentirte mal.

Juana: Estamos tratando de legitimar la tristeza. Queremos hablar de lo que nos pasa. Por ejemplo algunos de los temas tratan sobre mi madre muerta, Javi se siente identificado con salir del closet, son cosas muy personales que le pueden abarcar a cualquiera. Y queremos legitimar que podemos estar mal. Porque hay como un fascismo de la felicidad, en el que todos tienen que estar rebien y no mostrar su sufrimiento. Nosotros queremos estar tristes y hechos un bollo en el piso y queremos que se sepa.

Foto por: Rodrigi Morales.

¿Cómo se transmite estos sentimientos en sus presentaciones en vivo?

Lara: El sentimiento no solo sale de la música. A mi me pasa que voy a ver una banda y no trasmite nada. Están ahí parados como si estuvieran haciendo un tramite. Nosotros vamos y acabamos hechos mierda, porque tratamos de mostrar que lo que estamos tocando y cantando es sincero y que nos sale de adentro

Juana: Nuestros shows son bastante performáticos, hay cierta cosa que se apodera de nosotros. Cada tema es como una entrega muy sarpada. Por ahí la gente medio se asusta. También siempre intentamos tocar en lugares donde no haya un escenario. No nos gusta estar arriba de la gente. Preferimos estar en el piso, al nivel del público y con la gente lo más cerca que se pueda.

Hábleme un poco de qué es lo que más les gusta de la ciencia ficción y el cine, y cómo lo combinan con su música.

Javi: Para mi la ciencia ficción y el horror tienen mucho que ver con lo que decimos por el simple hecho de que siempre se pone en juego esto de la opresión. Es como que estas películas te hacen sentir eso que yo llamo conspironía, una mezcla entre conspiración y paranoia. Además creo que somos fans de la ficción.

Publicidad

Juana: Y de la cultura pop. Siempre intentamos buscar en el arte a los que son perdedores como nosotros. Por ejemplo M. Night Shyamalan, director de Sexto Sentido es un gran perdedor al que siempre le falta un poco de ayuda para que sus películas estén bien. Incluso han llegado a borrar su nombre de películas que dirigió. Pobre tipo no queda más que apoyarlo y quererlo.

¿Por qué decidieron sacar Todo va a empeorar en casete?

Juana: Porque las caseteras no se rompen tanto como las disqueteras.

Lara: Además es un objeto más lindo para tener que un CD y tiene cierta nostalgia y cierto cariño.

Juna: No creemos en los CDs. Si bien queremos vender nuestros álbumes, sabemos que como artistas no vamos a poder sostenernos solo con las ventas de los casetes. Sabemos que tenemos que salir de gira y dar la mayor cantidad de shows posibles. Ahora que la música tiene que estar en Internet y ser compartida gratis, buscamos que el que compre el casete, lo haga para apoyar la banda y lleve un objeto maravilloso.

Háblenme de la influencia del feminismo en su música.

Lara: El feminismo está en toda nuestra vida. Justo ahora en Argentina salieron a la luz un montón de abusos que hubo dentro de la movida musical. En vista de eso todos coincidimos en que el feminismo es la única forma de ser bien.

Juana: Además somos dos mujeres tocando y al estar frente de la banda es muy importante. Pero tampoco creemos en ser la típica banda de chicas.

Publicidad

Lara: Exacto, buscamos la igualdad. De eso se trata el feminismo.

¿Qué hay para el futuro?

Tocar e ir de gira lo que más se pueda sin perder mucho dinero. Si podemos ganar algo bien, pero con no perder estamos contentos.

Para despedirme debo decirles que me quedé muy preocupado por saber cómo está el perro Alex que sale en la canción “Bestia delicada y el encuentro estelar” ¿Sobrevivió al ataque extraterrestre?

Juana: Alex vive. Él es un perro que planeo tener el futuro porque por ahora no tengo ni plata ni tiempo para mantenerlo. Esa canción ocurre en el futuro e imagino que Alex va a ser el compañero de mi vida. Al final sobrevivió y seguiremos juntos.

***

Para compartir su dolor con Los Que Perdonan den un click por aquí y por aquí.