FYI.

This story is over 5 years old.

Los Consejos de la Bestia, Vol. 1: Silverio responde todas sus preguntas

En este primer volumen de ‘Los Consejos de la Bestia’, Su Majestad Imperial le aconseja a dos confundidos en el amor, y a alguien que busca conseguir que sus sueños se vuelvan realidad.

Hace unas semanas les pedimos que le enviaran sus dudas existenciales, amorosas, filosóficas, de salud o de cualquier tipo a Su Majestad Imperial, Silverio, para que él escogiera a algunos afortunados y les brindara un poco de luz en sus caminos de vida. Y ahora, por fin, están aquí las respuestas de la eminencia de Chimpancingo, para tratar de brindarle un poco de sentido a las vidas de todos aquellos desubicados.

Publicidad

Recuerden que si desean que Silverio los aconseje en sus dilemas, pueden dejar sus preguntas en los comentarios, o enviarlas a noisey@vicemexico.com. Gracias, aborígenes.

Mario Andrés: ¿Por qué la que me gusta no me pela y me pelan las que no me gustan? ¿Cómo le hago para que me pele?
Silverio: Estimado aborigen, espero que estés chavo, porque si no estás bien jodido. Primero que nada, el asunto va más allá y todo parece indicar que has caído en la espiral del perro de las dos tortas, pero no sabemos si realmente existe una. Para estar seguros de que no eres un delirante y que tienes alguna oportunidad en la vida, apúntate con la que esté formada, y así matarás dos pájaros de un tiro, además de empezar a romper cadenas.
Otro acto que puede ayudar con esta situación es el siguiente: después de bañarte, métete tu dedo gordo de la mano derecha en la boca, y el de la mano izquierda en el culo y cuenta hasta 20. Repítelo durante 5 días y así sellarás una buena y firme amistad contigo mismo, al tiempo que subirá tu auto-estima. ¡Ya verás cómo tu suerte empieza a cambiar rápidamente! “Cherymorrg”: Su Santísima Majestad Imperial, ¿es normal que me gusten las quinceañeras y no las más rucas?
Silverio: Estimado aborigen, es completamente normal que te gusten las quinceañeras, más no seas tan inseguro, no le temas a la experiencia, que puede ser un gran aliado para obtener lo que buscas. Ya lo dice el viejo y conocido refran: más sabe el diablo por viejo que por diablo. No le saques a las damas que gustan de las herramientas; éntrale a la doncella de hierro, al potro y demás artefactos medievales. Además recuerda que el que con niñas se acuesta amanece meado.
Un remedio muy efectivo en este tipo de situaciones es el siguiente: roba orines de tu abuelo, abuela o alguna persona de la tercera edad y lávate con ellos los pies, ya veras que tu instinto animal se agudiza y te guia con seguridad, tus gustos y sentidos se afilaran. Garantizo buenaventura, diversion, novedades y grandes placeres. Walter: Silverio, ¿la existencia tiene un real sentido placentero al cual debemos perseguir, o en los sueños está el verdadero néctar?
Silverio: Estimadísimo aborigen, espero que no seas un adicto a la chaqueta mental, ya que el néctar por el cual preguntas definitivamente existe en este plano de la existencia y hay que perseguirlo hasta alcanzarlo. No hay que relegar la sublimación de los placeres a los sueños, hay que abolir la sublimacioón de las frustraciones a través de los sueños y realizarlos acá mero. Un claro ejemplo: te podría contar que ayer soñé que insultaba a las masas, les gritaba y escupía, que me quitaba la ropa y les mostraba mis partes nobles, que me ponía borracho hasta que no entraba una gota mas de alcohol. Y encima me aplaudían, viajaba por el mundo y pagaban dinero… ¡Exactamente! Sin lugar a dudas tienes que luchar por tu derecho para realizarte plenamente en este plano existencial y doy fe de que es posible. La vida es corta pero ancha, atáscate.

Atentamente, Su Majestad Imperial Silverio.