FYI.

This story is over 5 years old.

Acompañamos a Métricas Frías en el lanzamiento de su disco 'Serenata sin Mariachis'

Así lo vivimos desde la entrada, los ensayos y hasta la última rima.

Las calles de Barrio Colombia, mitad zona industrial, mitad zona de bares en Medellín, vieron caer la noche del pasado viernes 26 de febrero al ritmo de las rimas más aletosas de la capital paisa. Gargantas juguetonas, innovadoras, ágiles, necias y sobre todo liberadoras, botaron su desahogo, sus pensamientos agudos y el dulzón olor de la maleza acumulada que disfruta cada vez que las líricas retumban bien sea encima de una tarima o en el asfalto de cualquier calle. Lo que pasó ese viernes no fue solamente el regocijo por el lanzamiento oficial de Serenata Sin Mariachis (el trabajo ya circulaba con éxito por la subterránea nacional desde julio del año pasado), el álbum debut de Métricas Frías, no. Ese día también fue la reunión de un parche que cualquiera puede decir, sin miedo a equivocarse, representa la nueva sangre del rap nacido en el Valle de Aburrá. Un parche que estuvo no solo en tarima acompañando a Métricas, sino que también estuvo al servicio de aquel personaje que logra pintar paisajes catárticos que se estrechan las manos con beats justos para embriagar al oyente. Como si se tratara de un shot de algún trago fuerte pero reivindicador. A falta de mariachis, la tarima del Zelect Roomfest se llenó con personajes como Gordo Sarkasmus, Mañas Ru-fino, Crudo Means Raw, Luis7Lunes, Vic Deal y El Jose. La pura crema, el propio parche. Los que son. Todos reunidos para celebrar un disco que, entre otras cosas, fue uno de nuestros favoritos en el 2015.

Publicidad

Así lo vivimos desde la entrada, los ensayos y hasta la última rima.