FYI.

This story is over 5 years old.

Alguien está vendiendo una carta de amor que escribió Tupac en $35,000 dólares

La carta fue escrita para una viaje compañera de escuela que ahora la está vendiendo porque vivimos en 2016 y así es como se maneja la gente en internet.
19.4.16

No hay nada como el dulce y viceral melodrama de ser un adolescente enamorado. Escribes cartas, construyes mixtapes, y verdaderamente crees que la que te gusta de tu escuela será tu único y eterno amor—por lo que todas y cada una de las cosas que te dio están guardadas en una caja de zapatos bajo tu cama. Luego, como suele suceder, te conviertes en alguien escéptico, cansado y frío adulto que tiene corazón de piedra. Después, cortas con ese "amor eterno", logras superarlo al terminar la escuela y cada uno stalkea al otro en Facebook solo para darse cuenta que se han puesto gordos y viejos. Durante el proceso debates sobre las opciones que tuviste en tu vida y te preguntas por qué chingados salias con alguien que comparte post de LadBible. Así es como siempre pasa, ¿no?

Publicidad

Pero para esta mujer no fue así. Su amor de secundaria fue Tupac Shakur— lo que significa que A) nunca podrá olvidarlo y B) las letras de amor que salían directo de su corazón, ahora pueden venderse en $35,000 dólares. Lo que está cabrón, por lo menos para ella. La carta, la cual fue escrita en 1988, es de una cuartilla y hace referencia a "Beethoven", que es como Tupac la llamaba de cariño por sus habilidades en el piano.

"Tupac y yo estábamos en clase de actuación juntos", escribió su enamorada. "Él era el único chico negro que resaltaba en la obra. Pero renunció a la clase por sus propias razones… todo lo demás que leí después sobre Tupac me parecía venir de una persona totalmente diferente. No conocí al hombre que se tatuó 'Thug Life' en el cuerpo y que se paseaba con un arma en Las Vegas. Realmente nunca me importó mucho la música que creaba—no era nada comparado con los freestyles que soltaban frente a nuestra escuela. Conocí al chico que me enseñó a entender Shakespeare y que no le importaba vestirse o peinarse diferente. Conocí al chico que amaba a Prince y a las velas y tenía el corazón roto. Y al chico que dibujaba pájaros de cabeza en los examenes que lograba pasar en la escuela.

Si te sobran $35,000 dólares y tu obsesión por Tupac es tan enferma que quieres tener la carta privada de alguien más, entonces da click aquí para comprarlas.