FYI.

This story is over 5 years old.

PREMIERE: Dejen que la nostalgia los invada con "Palabras Exactas", el nuevo sencillo de Torres de Hanói

Torres de Hanói es un trío de vatos con mucho amor a la música que utilizan los sonidos de los instrumentos para darle vida a toda esa buena onda que traen pegada.
29.10.15

Me perdí un rato antes de poder encontrar la casa en donde había quedado de verme con los vatos de Torres de Hanói, grupo integrado por Axel (bajo), Chucho (batería) y Armando (voz y guitarra) que llevan alrededor de cinco años creando rock pop liviano. Cuando por fin di con el lugar, Chucho y Andrés Torres (productor de la banda, cabeza del estudio Salvaje Sound Studio) me estaban esperando en un tercer piso sentados en una mesa redonda y rodeados por una gran cantidad de música en distintas presentaciones (desde casettes hasta vinilos). En cuanto entré al departamento una vibra inmensa, de esas que están cargadas con buena onda, se me estampó en la cara. Sin darme cuenta ya llevaba un rato platicando con ellos y aún no les había hecho ni una sola pregunta. Ese par me hizo sentir en confianza, y mi cita para entrevista se convirtió de pronto en una reunión de amigos a la que se va a escuchar e intercambiar nueva música.

Publicidad

Cuando logré salir de la burbuja de buena onda, decidí cortar el rollo y empezar a conocer un poco más de Torres de Hanói. La entrevista se dio casi de la misma forma: una plática relajada en la que hablamos de música (un tema que para los vatos de Torres de Hanói es el centro de todo), su campaña en Fondeadora y “Palabras Exactas”, su nuevo sencillo, el cual estamos felices de estrenar en exclusiva aquí abajo. A pesar que no pude hablar con los demás integrantes de la banda, Chucho y Andrés, (quien de vez en cuando se colaba a la entrevista para añadir cosas o soltar una carcajada) lograron transmitirme la esencia de lo que Torres de Hanói representa: un trío de vatos con mucho amor a la música, que utilizan los sonidos de los instrumentos para darle vida a toda esa buena onda que traen pegada.

Escuchen “Palabras Exactas”, el primer sencillo de su nuevo disco homónimo, aquí abajo, el cual pone sobre la mesa el pesado poder de la palabras, y nos da una mini lección de amor que saca a flote la nostalgia. Un tema cuyo punto central es que no importa que qué tan malas sean las cosas, siempre hay una forma de hacerlas sonar bien. Después de hacerlo, lean la entrevista que les hice más abajo.

NOISEY: A pesar de ser una banda que lleva un rato en la escena, han hecho todo con mucha cautela y a la vieja escuel, ¿puedes platicarme un poco sobre eso y también sobbre cómo inició el proyecto?
Chucho: Torres de Hanói empezó en el 2010, somos Armando, Axel y yo. Nos conocimos en la prepa. Al inicio empezamos a tocar covers, pero la verdad es que éramos bien malos. Así que lo dejamos y empezamos hacer nuestra propia música, me acuerdo que hicimos como seis canciones. Luego en 2012 salió nuestro primer EP y ya con el terreno un poco más despejado, grabamos diez canciones más y decidimos armar nuestro primer material de larga duración. Fue justo ahí cuando conocimos a Andrés y armamos el primer disco. Sacamos un vinil blanco con una portada muy padre de Quirarte & Ornelas. De ese momento para acá no dejamos de hacer canciones, creo que armamos como 20. De ahí se derivó que quisiéramos hacer este segundo disco, el cual viene mucho más pensado.

Si tuvieran qué describir a qué suena Torres de Hanoí en una palabra, ¿cuál sería?
Chucho: Creo que eso es complicado, la verdad es que justo lo que tratamos de evitar es encasillarnos en algo, nos gusta hacer siempre cosas diferentes, pero creo que podría decir que, en resumen, somos una banda de rock que hace canciones pop.
Andrés: Hay muchas bandas a las que les da miedo decir que están haciendo pop, lo ven como algo malo o muy comercial. Pero hay muy buen pop, como por ejemplo Torres de [ríe].

Publicidad

Ya tenía un poco de experiencia con el lanzamiento de su primero material en físico, ¿cómo fue el proceso de armar este nuevo disco?
Chucho: Pues básicamente escogimos, de ese bonche de 20 canciones que teníamos, solamente diez. Ya que habíamos hecho esa selección nos pusimos a trabajar junto con Andrés para afinarlas. Les cambiamos cosas, volvimos a maquetear y después de todo ese proceso nos metimos al estudio a grabar. La verdad es que estamos muy contentos con el resultado, el sonido nos encantó. Notamos un cambio, podría decirse una evolución de nuestro primer disco a este último. El primero era mucho más folk. Este nuevo material es mucho más arriesgado, además de incluir nuevos sonidos también es el reflejo de nuestra búsqueda por un sonido más propio. Y sí, hemos evolucionado. Justo lo que nosotros no queremos es sonar a lo mismo.
Andrés: A diferencia del álbum pasado este es un álbum que suena mucho a pop. Tiene un poco más de sintetizadores, percusiones y un poco más de vocales.

Jesús (Chucho).

Parecen tipos muy relajados, y tengo curiosidad, ¿qué pasa al momento de crear nuevas canciones?
Chucho: Pues en general improvisamos, Axel se arma alguna base y a partir de ahí empezamos a sumar sonidos, dejamos que la rola se vaya dando. No nos gusta tener un sonido definido, sentimos que estar siempre haciendo el mismo tipo de sonidos nos mantienen en el lugar común. Además eso es lo divertido, dejar que las cosas fluyan. ¿Cuál es su canción favorita de este disco?
Chucho: Creoque en la que colaboró con Karen Ruiz de Haciendo el Mal, es una canción que me encanta porque tiene una onda como Stereolab. ¡Además es muy divertido tocarla!
Andrés: Mi favorita es "Palabras Exactas", nuestro primer sencillo formal de este nuevo disco. Tiene una ondita ochentera bastante divertida. Tiene un hook de sintetizador que a mi me suena como a “Don’t go” de Yazoo.

Publicidad

¿Alguna vez has armado una Torre de Hanói?
Chucho: Sí, pero no antes de elegir el nombre. Me acuerdo que justo después de haber elegido el nombre de la banda, fuimos a una fiesta y una de nuestras amigas llevó el juego como una sorpresa. Nos dijo como “¿Ustedes son Torres de Hanoí no? Pues a ver, va, arménlo”. La verdad es que sí nos costó mucho trabajo [ríe]. Ya después de un rato sí logramos agarrarle la onda pero nunca logramos terminarla.

Armando

Ya llevan un rato con su proyecto del nuevo disco en Fondeadora, ¿qué onda con eso?
Chucho: Pues lo estamos haciendo para poder costear el lanzamiento del disco en forma física. Además creemos que es una buena manera de acercarnos a la gente. Al final lo que nosotros queremos es compartir con ellos todo el proceso de lo que es sacar nuestro segundo material en vinilo. Nos late mucho que sea un disco físico. Al final es algo así como una preventa con la que además obtienes otros tipos de beneficios, como conciertos en casa (en donde literalmente podemos ir a tocar a la sala de tu casa), además hay pines, prints y otras cositas así.
Andrés: Al final pudimos haberlos sacado en digital y no pasa nada, pero la verdad es que nos gusta mucho el hecho de poder hacer de la música algo físico, algo que la gente pueda tener en su casa. Tratamos de hacerlo a la vieja escuela. Aún así seguimos utilizando las demás plataformas de stream y demás, pero sí nos gusta hacer de esto algo de calidad de principio a fin.

Mantener una banda como ustedes lo han hecho, es decir, imprimiendo sus materiales en físico y buscando siempre la mejor calidad en el sonido, ¿cuánto trabajo les ha costado?
Chucho: La verdad es muy difícil pero nosotros creemos bastante en este proyecto, estamos comprometidos. Incluso decimos que tuvimos mucha suerte en habernos encontrado. No es nada fácil tener una banda, es mucho compromiso y trabajo en equipo. Como agrupación todos tienen que jalar hacia el mismo lado porque si no las cosas no pasan. Pero igual, si no lo hacemos nosotros mismos probablemente las cosas nunca pasen. Esto es lo que nos gusta hacer así que ni modo, a veces hay que rifarse.

Hasta ahora, ¿cuáles son sus mayores logros como banda?
Chucho: Ahora es este nuevo disco, nuestro objetivo con esto era sonar diferentes y creo que lo logramos. En lo personal, a mi las canciones me encantan. También la primera vez que escuchamos nuestra música en el radio fue algo fuera de serie. Se siente muy bien poder escuchar tu rola. También hace poco le abrimos a Iron&Wine. Eso para nosotros, aunque estábamos muy nerviosos, fue algo que como banda nos impactó, subir al escenario con toda esa gente sin saber qué va a pasar es un sentimiento bien raro, al final la gente respondió muy bien, les gustó nuestro trabajo y nosotros quedamos muy contentos. Hay gente que comenzó a seguirnos gracias a eso.

Publicidad

Ya me di cuenta que saben mucho de música. Recomiéndenme un proyecto musical mexicano.
Andrés: A-RP es genial. Tienes que escuchar Maligna.

Chucho: Aáron Bautista me gusta, todo lo que hace vale la pena, checa su bandcamp.

Axel

Andrés parece como si conocieras a Axel, Armando y Chucho desde hace mucho, ¿cómo se conocieron?
Andrés: Fue una cosa bien rara, yo fui al radio a hablar sobre unos cursos que estaba organizando aquí en el estudio y justo ese día más tarde recibí una llamada de ellos pidiéndome que los ayudara con el material. La verdad es que a mí desde el principio me latieron mucho. Así fue como yo los empecé a grabar y, ahora, con este nuevo material yo soy algo así como un miembro raro del grupo [ríe], como este material tiene nuevos sonidos, yo hago algunas apariciones en vivo en donde les ayudo con los sintetizadores y cosas por el estilo. Sin darme cuenta yo ya había producido el disco. Con este nuevo álbum, pasó más o menos lo mismo pero las cosas las hicimos más en conjunto, desde cero y todos juntos.

¿Han tenido como banda un fracaso gachísimo tocando en vivo?
Andrés: ¡Sí, fue lo peor del mundo! Nos contrataron para dar una tocada en una de fiesta de una agencia de publicidad. La verdad es que estábamos un poco emocionados porque además de que era una tocada pagada se veía como algo padre. Total que llegamos y el lugar era una especie de bar fresón de Polanco. El primer problema con le que nos enfrentamos ese día era que no había escenario, tuvimos que tocar en un espacio súper chiquito. Estábamos todos metidos en un rincón. No había equipo. Luego contratamos a un ingeniero para que nos ayudara con el audio y también llegó y estaba todo mal viajado. Al final la banda empezó a tocar y como a la tercera canción los bajaron.
Chucho: Los agarramos medio borrachos la verdad y pues ya traían otro ambiente, ellos querían escuchar salsa y merengue y esas cosas de fiesta. Antes de que nosotros tocáramos tenían esa música entonces nosotros queremos creer que el problema fue el contraste de música [ríe].

***

El nuevo disco homónimo de Torres de Hanói está programado para salir el próximo año, pero solo quedan seis días para que su campaña en Fondeadora termine, así que entren aquí para apoyar su lanzamiento.

Si les gustó "Palabras Exactas", escuchen más de la banda en su Bancamp.