Antes de Nickleback existió Creed: Ocho canciones esenciales de esta banda de mierda

Advertencia: Este artículo no es otro más sobre odiar a Nickelback.
16.7.16

Nickleback, via

Está de moda odiar. Es cool ser hater, sobre todo si odias a algo o alguien a lo que muchísima gente también odia. Terminas siendo parte de un club en el que a todos los miembros les da orgullo estar. Por ejemplo: A Ricardo Arjona lo odia tanta gente que ya no sabemos a ciencia cierta si esto es positivo o negativo para él. Pero, hay una banda que deja a todos como bebés recién nacidos en cuestión de niveles de odio: Nickelback.

Al parecer para casi todo el mundo son un chiste, su música dejó de ser relevante hace mucho tiempo. Teclea en Google la palabra Nickelback y te arroja la misma cantidad de resultados sobre artículos que hablan mal de la banda que info oficial de la misma.

Estos gringos irrumpieron en el mundo musical con una canción que siendo sinceros, sonó en la radio hasta decir basta. Te reto a que en cualquier reunión con tus amigos hagas sonar "How You Remind Me" y que logres que no te echen del lugar. Al escuchar la peculiar voz de Chad Kroeger entonar las primeras notas de la melodía, se despierta el monstruo del Lago Ness que todos llevamos dentro. Y siendo justos, esta canción es un hit radial que nadie puede negar. Su progresión de acordes es común al igual que la estructura, y la intención del tema se nota a leguas que fue hecha con el fin de sonar en todos lados.

Que mucha gente los odie, es algo que hasta se está estudiando en el mundo: Salli Antonnen, un estudiante de PhD de estudios culturales en la universidad del este de Finlandia te lo explica acá. Seguramente te preguntarás ¿Tan aburrido será vivir en Finlandia que hay gente estudiando esta mierda? Sí.

Ahora, como dije al comienzo, esto no es sobre Nickelback. Hay una mala costumbre de no investigar bien los hechos y gracias a Chad Kroegery su terrible corte de cabello y aún peor gusto para componer canciones, todo el mundo musical ha olvidado a los pioneros en esto de bandas de rock semi cristiano con distorsión y malos cortes de cabello: Creed.

Creed, vía

Fueron gigantes a finales de los años noventa y comienzos del nuevo milenio. Época bastante floja para el rock n’ roll mundial, situación que Scott Stap y compañía supieron aprovechar. La cuestión con este tipo de bandas, es que definitivamente pueden tener éxito masivo por algún tiempo. Pero, afortunadamente terminan no siendo relevantes para la historia y no dejan un legado. El tiempo siempre pone a tu obra en su justo lugar, nunca escapa de él. Ten en mente eso siempre antes de hacer música de mierda, músico emergente.

Ojo, yo era ultra fan de Creed así que me siento con bastante potestad para escribir esto. Tuve todos sus discos, y hasta los vi en vivo un par de veces en Florida. No me juzguen, era un niño inocente y curioso de 10 años que no tenía la más mínima idea del daño que le estaba haciendo a mis oídos y cerebro. Aunque, quizás es culpa de mis padres y no mía. Ellos deberían de haber impedido esto. Recuerdo que cantaba "With Arms Wide Open" en la ducha y me sentía como un rey nórdico. Esto es en serio y nunca he entendido el por qué.

Tienen muchas cosas parecidas Creed y Nickelback: Rangos similares en ambos vocalistas, sonido de guitarras bastante parecidos, terribles power chords, estructuras en sus canciones idénticas y letras de las cuales Paulo Cohelo se sentiría orgulloso. Hasta malos cortes de cabello de sus integrantes.

Creed ha escapado un poco de esto del odio mundial, quizás debido a que ya no siguen activos —afortunadamente— y que cuando fue su mayor auge no había redes sociales. Por ejemplo, hubiese sido posible verlos hechos meme, como ya ha pasado con el pobre Chad Kroeger.

Pero bueno, somos buenos samaritanos y nosotros te hacemos la tarea más fácil de entender por qué debes odiar a Creed al mismo nivel que odias a Nickelback con esta lista esencial de sus canciones:

Bullets

¿Qué está pasando con las guitarras en esta canción? Es como un camión lleno de pedales de distorsión de mal gusto atropellándote a 12o kilómetros por hora. Es posible que tengas pesadillas con Scott Stapp gritándote LOOK AT ME varias veces. Ahh, perdón. Qué maldito video de mierda es este, ni con todos los millones de dólares en presupuesto que tenían, podían hacer algo de relativamente buen gusto para uno de sus sencillos del disco Human Clay.

My Own Prison

Lean la letra, por favor. Es como si fuiste a la iglesia el domingo pasado y el sacerdote tomó una guitarra, prendió un pedal terrible de distorsión y les contó un mal viaje que tuvo gracias a varias copas de vino de más. Si son valientes y llegan al coro, escuchen las capas de voces que los cerebros de la banda decidieron dejar en la mezcla final. También tengo un terrible problema con el solo de guitarra en este tema. Mientras la canción llega al climax y escuchas como Scott habla sobre Dios y su prisión existencial, te vas a sentir muy raro. I created, I created, I created my own prison en loop en tus audífonos.

What's this life for

Básicamente así suena el peor libro de autoayuda que te imagines. Acá igual al minuto 2:30 vas a oír una joyita: ‘’We all live under the reign of one king’’ musicalizado por el bridge más fresa que te imagines. Pareciera que lo hicieran adrede. Este tema proviene de su primer disco My Own Prison, y bueno, podrían decir que como era su primer disco, no se dieron cuenta del desastre musical que estaba ocurriendo acá.

Don't stop dancing

"Children don´t stop dancing believe you can fly away". Estoy seguro que esta frase está escrita en las paredes de las recámaras del rancho Neverland. Tú lo sabes y yo lo sé. Algo que voy a admitir, es que sin importar que eran una banda abiertamente cristiana —y esto podemos confirmarlo con sus letras—, lograron un éxito masivo. ¿Serán Dios y los terribles solos de guitarra la respuesta a todos nuestros males? Intentémoslo. Las armonías que hacen al final del tema con la chica… Mierda. Es solo para los elegidos que soporten llegar tan lejos en la rola.

My Sacrifice

Uno de los sencillos más sonados de los oriundos de Florida. Seguramente lo escuchaste, no te hagas que no. Acá Creed usa una estructura que les funcionó mucho en su carrera, si oyen bien el tema se darán cuenta de este orden: Intro, verso, coro. De nuevo intro, verso, coro y ahora el bridge para luego llegar a la parte más tétrica de la canción: La vuelta al coro con todos los instrumentos bajando la intensidad para que oigamos a Scott cantando tiernamente y esto nos llegue hasta lo más profundo de nuestras almas. Este recurso, ha sido tan pero tan utilizado que debería de ser ilegal. Por favor.

Freedom Fighter

Un tema que desde que lo parieron fue un error. ¿Cómo los tomamos en serio si esto parece más una versión alternativa de Street Fighter que un título para una canción? La voz de Scott acá de igual forma es lo que más te va a sacar de tus cabales. No entiendo por qué hicieron esto con la mezcla, es como una tortura que si superas podrás llamarte a ti mismo un Freedom Fighter, ya que luchaste contra el mal gusto musical de la banda y soportaste esta mierda.

Who's got my back

Ocho = siete más uno. Ocho minutos cuarenta y cinco segundos dura esta pinche canción. Esto solo se le permite a Pink Floyd y compañía, no a Creed. Súmale a esto que el tema comienza con unos gritos de alguna tribu que estoy seguro que la banda secuestró para torturarlos mientras oían sus discos y así lograr una toma más realista. Si no te dan ganas de salir corriendo a buscar algún disco de Kendrick Lamar para limpiar tus oídos después de oír esto, estás en lo que me gusta llamar The Creed Zone. Un lugar muy oscuro en donde te crecerá el cabello como el de Scott, rezarás todos los días y aunque no sepas tocar guitarra cada vez que veas una la tomarás y tocarás power chords terribles. Cuidado.

With Arms Wide Open

La joya de la corona. La princesa Diana. Diego Maradona. La contraseña del Email de Hillary Clinton. El peluquín de Donald Trump. La respuesta a "How you remind me" de Nickelback. Esta canción ganó un Grammy por mejor tema de rock y ha sido el éxito más grande que tuvo Creed. Recuerdo que la escuché por vez primera en un road trip con mi familia y fue revelador. Los arreglos de vientos, el ‘’Be the man I have to be’’ de la letra y el dramatismo con que llegan al solo de Mark Tremonti. Es una bomba de mal gusto que apenas la escuchas sabes que estará en todos lados. Haz este ejercicio: Canta la letra de la canción con tus manos cerradas en forma de puños y dime si no te sientes empoderado y en la cima de una montaña en Noruega.

Como dice mi querido Eros Ramazzotti: Gracias por existir, Creed.

Sigue a Diego en Instagram.