FYI.

This story is over 5 years old.

Los moshpits del Knotfest

Paseamos entre miles de gritos, cabezas, manos moviéndose, y cuerpos saltando al ritmo de los riffs y golpes de batería.

"Es como si te arrebataran todo el estrés con el que vivimos diario", me dijo uno de los chicos del moshpit. Por otro lado, alguien más aseguró: "Llámame de la vieja guardia, pero eso de aventar patadas como loco, realmente no tiene ningún sentido. Puedes lastimar a alguien". Y probablemente sí. Durante mi recorrido entre los moshpits vi a dos desmayados y varias narices sangrando. Sonriendo, volteaban y me gritaban en la cara, demostrando que puede más la pasión que una herida.

Publicidad

Antes del Knotfest, Corey Taylor, vocalista de Slipknot, aseguró: "El metal es hermandad". Y estaba en lo correcto. Miles de gritos, cabezas y manos moviéndose, y cuerpos saltando al ritmo de los riffs y golpes de batería no pueden significar otra cosa.