Alice Bag es un ícono del punk chicano aunque nunca ha sacado un disco

Ahora que sobra Donald Trump y faltan más marchas como la del 24 de abril, Alice Bag es un gran estandarte de guerra disfrazado de punk.
12.5.16

foto de Gregg Segal

Ser mujer y pionera en el terreno de música ruda en un contexto gringo-latino en los años 70 ya es lo suficientemente punk, pero la historia de Alice Bag es mucho más interesante que eso. Hay una Kathleen Hanna latina representando a toda la raza desde 1978 y nadie sabe nada al respecto.

Tres días después de la marcha en contra de las violencias machistas en México, Alice Bag lanzó “No es no”, el primer sencillo de su disco debut. Tal cual. Como el hashtag que usaron los simpatizantes del movimiento de la Primavera Violeta para etiquetar sus exigencias en Twitter, #NoEsNo. Me gusta pensar que el nombre del track está perfectamente ligado a la protesta. Como un saludo de alguien que lo aprueba desde lejos. Y aún si no tienen ninguna relación, me parece un accidente tan feliz que mi tía no se resistiría a leer el Tarot para atribuírselo directamente al cosmos, o no sé qué chingados.

Alicia Armendariz es una pieza clave en la historia de la escena de Los Ángeles, y nadie se negaría a incluirla en una lista de referencias clave para el punk en general. Con su primer proyecto, The Bangs, macheteó el camino para las bandas femeninas de la Costa Oeste, incluyendo la posibilidad de que existan nuestras adoradas Vivian Girls o las Dum Dum Girls, si quieres. A lo largo de su breve historia, The Bangs grabaron muchísimas rolas pero nunca sacaron un disco. Dice la leyenda que de pronto vendían compilaciones o rolas separadas que casualmente quemaban en CDs y los vendían en los shows.

Después de separarse de Patricia Morrisson, la otra integrante de The Bangs, Alice tuvo una banda de punk con puras mujeres en su alineación, y luego fundó Cholita! The Female Menudo, la banda que inventó la de “Chinga tu madre” antes que Molotov. Bang y su comadre Vaginal Davis (sí, el ícono transgénero del Queercore zine movement) ya cantaban “Chinga tu, chinga tu, chinga tu madre” en los noventa. Después de eso tuvo una banda de folk abiertamente feminista y claramente latina.

Fotos y rolas de cholita en el blog de alice bag

Publicidad

En instagram también

Hace unos meses, una banda femenina de la escena chicana le pidió a Alice que les produjera el debut de su nuevo proyecto FEA, y en el proceso se dio cuenta de que le daba una envidia terrible que unas chicas mucho más jóvenes que ella estuvieran grabando su música y ella no, entonces decidió hacerlo. Después de leer El Arte de pedir de Amanda Palmer, decidió que no era mala idea financiarlo en kickstarter y una semana después de lanzar su campaña ahí ya había conseguido casi el doble del dinero que necesitaba.

foto de Martin Sorrondeguy, vía

No me da miedo hacer la comparación con Kathleen Hanna, la fundadora de Riot Grrrl y cantante de Bikini Kill, Le Tigre y The Julie Ruin. La bonita coincidencia de que la Alice Bag de 57 años estrenó tres días después de la marcha del 24 de abril, sólo hace evidente su sensibilidad para percibir las necesidades de la comunidad latina en Estados Unidos desde la perspectiva feminista. Hanna empezó a cuestionar la vulnerabilidad de las mujeres de la clase media gringa en Seattle al mismo tiempo que Bag lo estaba haciendo exactamente del otro lado de su país y desde un contexto al que se le suma la condición del inmigrante latino.

En momentos como éste, donde sobra Donald Trump y faltan más marchas como la del 24 de abril, Alice Bag es un excelente estandarte de guerra disfrazado de punk.