FYI.

This story is over 5 years old.

Conservacionistas creen que el plan de la Casa Blanca para salvar abejas es insuficiente

La Casa Blanca anunció el martes un plan para proteger a las abejas, pero los conservacionistas dicen que es insuficiente, ya que sigue permitiendo el uso de ciertos plaguicidas.
Imagen por Ron Edmonds/AP

El gobierno de Obama ha puesto en marcha un programa para reducir la alarmante tasa de mortalidad entre las abejas y otros insectos que polinizan las plantas. Sin embargo, no se están movilizando contra una clase de pesticidas que los científicos ven como algo amenazante.

El plan anunciado esta semana por la Casa Blanca reclama más investigación entorno a los efectos de los plaguicidas, tanto letales como subletales, e intenta averiguar cómo las abejas se exponen en el campo y a qué niveles. También incluye directrices enfocadas a las agencias gubernamentales con el fin de hacer el espacio público más hospitalario para las abejas y para las mariposas monarca.

Publicidad

"El anuncio de hoy marca un paso importante en la promoción de la salud de los polinizadores, que son de vital importancia para nuestra economía, el medioambiente y la salud", escribió el director de la Oficina de Política Científica y Tecnológica de la Casa Blanca, John Holdren, en un blog que detalla estos movimientos.

Pero este proyecto no incluye ninguna medida para frenar el uso de pesticidas neonicotinoides, un producto que mata los insectos que está siendo objeto de un escrutinio creciente en EEUU y Europa. Eso ha decepcionado a diversos ambientalistas estadounidenses que esperaban que la Casa Blanca fuera más allá en este programa.

"Se han marcado objetivos realmente buenos, y se está hablando sobre las múltiples amenazas a la salud de los polinizadores, y todo eso es bueno. Estamos de acuerdo", dijo Patty Lovera, directora adjunta de Food and Water Watch a VICE News.

"Pero cuando se trata de estos pesticidas, parece que no alcanzan estos mismos objetivos", agregó Lovera. "Es como que dicen 'Tenemos que seguir evaluando, hay que terminar algunos procesos de evaluación de riesgos'. Simplemente no estamos abordando con la misma ambición algo que ya sabemos que es un problema".

Este anuncio de la Casa Blanca se produce un mes después de que la prestigiosa revista científica Nature publicara un par de estudios en los que habla de las nuevas conexiones que existen entre las muertes de abejas y el uso de los neonicotinoides. Uno de ellos sugiere que estos pesticidas son altamente adictivos para los insectos, del mismo modo que la nicotina lo es para los seres humanos.

Publicidad

Los neonicotinoides se introdujeron a mediados de la década de 1980. Por lo general, se aplican como un recubrimiento de las semillas y son absorbidos por las plantas a medida que crecen. Lo que preocupa a los científicos es que estos productos químicos sean recogidos por las abejas, que llevan el polen de una planta a otra.

A lo largo de una década, las poblaciones de abejas domesticadas han ido disminuyendo, con una pérdida de media del 30% anual desde 2006, según el Centro de Investigadores de los Polinizadores de la Universidad de Penn State. Se cree que la poblacion de abejas salvajes también ha caído. Pero las abejas no solo están amenazadas por los pesticidas, sino también por las plagas naturales, el clima, y la pérdida de hábitat natural.

Bayer CropScience, pionera en el desarrollo de los neonicotinoides en la década de 1980, aseguró que era una buena noticia el anuncio de la Casa Blanca, como parte de un "iniciativa conjunta" para salvar abejas.

"La estrategia de Estados Unidos para mejorar la salud de los polarizadores es una iniciativa razonada y de múltiples facetas", declaró Annette Schuermann, que dirige el centro de atención Bayer Bee. "Apoyamos plenamente este programa que fomenta la investigación en todos los aspectos de la salud de los polinizadores y el compromiso sin precedentes para mejorar la salud de las abejas".

La compañía afirma que las muertes de las abejas son un "tema complejo", señalando a las amenazas naturales como los ácaros parásitos y enfermedades, y critica a los estudios que vinculan sus productos con la desaparición de la colonia. Otros estudios han planteado dudas sobre la conexión entre los neonicotinoides y las muertes de las abejas, incluyendo un estudio de 2014 que encontró poco o ningún rastro de ellos en el polen de los cultivos tratados.

En 2013, los reguladores de la Unión Europea impusieron prohibiciones casi totales en tres tipos de pesticidas para permitir un mayor estudio. En Estados Unidos, la Agencia de Protección Ambiental ha dicho que es poco probable que se aprueben nuevos usos hasta que se completen más estudios.

Pero para muchos ambientalistas, no es necesario más estudios. Reclaman que exista una ley federal que prohiba los neonicotinoides hasta que se confirme su seguridad.

"Cada vez se arrojan más dudas sobre la seguridad de estos productos químicos, así que para nosotros eso es razón suficiente para detener su uso, tomarnos un descanso y averiguar todos los mecanismos", dijo Lovera. "Creo que todavía estamos aprendiendo cómo funcionan y qué impacto tienen sobre los polinizadores, ya que estuvieron en el mercado antes de que estuviera clara la pregunta que deberíamos habernos hecho. Nos estamos poniendo al día ahora, después de que esto ya haya salido".

Sigue a Matt Smith en Twitter: @mattsmithatl