FYI.

This story is over 5 years old.

El ex presidente de Guatemala encarcelado quiere un televisor

Un mes después de haber sido enviado a la cárcel acusado de liderar una red de corrupción, Otto Pérez Molina pide lujos para aliviar su aburrimiento.
2.10.15
Imagen por Moisés Castillo/AP

El ex presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, quiere una computadora. También le gustaría un televisor, un equipo de música, una máquina de ejercicios, un dispensador de agua y una estufa eléctrica.

Pero, languideciendo en prisión desde el día en que renunció a la presidencia hace un mes, el ex jefe de Estado caído en desgracia sabe que no podrá darse tales lujos durante mucho tiempo.

Pérez Molina detalló su lista de deseos en una solicitud formal presentada ante un tribunal por sus abogados a la que tuvo acceso The Associated Press.

Publicidad

El ex presidente, según argumentan sus abogados, tiene derecho al ocio, a la salud y a la libertad de expresión. Tras una larga tradición de figuras públicas que se han convertido en escritores después ser puestos tras las rejas, el general retirado también se estaría planeando el escribir un libro sobre la historia de su país.

En línea con la larga tradición tradición de figuras públicas que se han convertido en escritores tras haber sido encarcelados, el general retirado también estaría planeándose escribir un libro sobre la historia de su país.

"Él se aburre", afirmó el abogado Moisés Galindo a la agencia de noticias.

La caída, como presidente, de Pérez Molina fue consecuencia de una investigación implacable dirigida por una comisión especial con respaldo internacional formada en 2007 para ayudar a las instituciones de Guatemala a combatir la corrupción y la impunidad.

La comisión, conocida como la CICIG, acusa a Pérez Molina de liderar una gran estafa en la que los importadores pagaron sobornos a funcionarios a cambio de una reducción de los aranceles. Él supuestamente dirigía la acción ilícita con la ayuda de su ex vicepresidente Roxana Baldetti, así como también de toda una red de funcionarios de nivel inferior.

Tanto Pérez Molina como Baldetti niegan cualquier implicación en el fraude. Ambos están ahora en la cárcel mientras la investigación sigue su curso.

La caída fue dura, sin embrago podría haber sido mucho peor.

Publicidad

Pérez Molina se encuentra detenido en el interior del cuartel militar de Matamoros en la Ciudad de Guatemala, dentro de un apartamento especialmente adaptado detrás de los muros de esta construcción, coronado con alambre de espino.

La revista guatemalteca Contrapoder obtuvo imágenes del apartamento compuesto por un dormitorio con una cama doble, un salón con cuatro sillas y mesas pequeñas y un baño alicatado.

Baldetti también estuvo en la misma prisión durante dos semanas tras su detención el 24 de agosto, pero, al parecer, debido a que esta cárcel legalmente no puede alojar mujeres, fue trasladada a una cárcel femenina llamada Santa Teresa.

La ex vicepresidente puede, sin embargo, dormir en una cama en un espacio privado. Las fotografías publicadas en el nuevo sitio guatemalteco Nómada muestran a otras reclusas de la misma cárcel durmiendo de a muchos a una celda, apretadas, todas juntas y en el suelo.

La lucha contra la corrupción de Guatemala despierta la envidia de México. Leer más aquí.

Sigue a Jo Tuckman en Twitter: @jotuckman