FYI.

This story is over 5 years old.

Las residencias para vacas de la tercera edad florecen en India — aquí tienes el porqué

Los grupos nacionalistas hindúes que luchan por los derechos de las vacas indias, han conseguido ampliar los estatutos contra su sacrificio. La acción ha provocado el aumento del contrabando de ganado, así como la necesidad de procurarles un techo.
Photo par Mansi Choksi

Sachin Patil estaba sentado bajo una constelación de divinidades hindúes sobre el cuerpo de una vaca, en el muro de su oficina, a la salida de Bombay. Patil estaba leyendo un artículo en el periódico sobre un justiciero que había dado un chivatazo a la policía. Les contaba que había un vendedor de carne musulmán que estaba vendiendo carne de res. El estado de Maharashtra, al oeste de Inida, criminalizó tal actividad a principios de este año, cuando amplió la prohibición de matar a vacas, que llevaba 40 años en vigor, a los toros, los bueyes (castrados) y los terneros.

Publicidad

El vendedor de carne, que fue el primero en ser arrestado por la policía de Bombay desde que se había enmendado la ley, fue declarado inocente después de que la carne fuese probada. Entonces se descubrió que procedía del búfalo de agua, un animal cuyo sacrificio sigue siendo legal. Las autoridades retiraron los cargos, que pueden acarrear penas de hasta cinco años de prisión. Sin embargo, nunca fue compensado por la confiscación ni por la humillación.

Patil es un hombre delicado de 31 años. Tiene una entradas protuberantes y una cara que irradia sinceridad. Y está encantado con que la prohibición haya revitalizado el movimiento por el bienestar de las vacas en India. Lleva más de la mitad de su vida trabajando para la Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS), una organización nacionalista y de derechas hindú a la que se relaciona con el partido que dirige el poder, el Bharatiya Janata Party (BJP), el mismo que impulsó la carrera política del actual primer ministro, Narendra Modi. Patil se sumó al grupo para ayudar a preservar los valores y la cultura hindúes, entre los que se cuenta la protección activa de la vaca, a quienes lo hindúes adoran como sagrada y abnegada figura maternal.

"La vaca sacrifica todo lo que tiene desde el día que nace hasta el día en que muere", relató a VICE News. "Si no protegemos agresivamente los derechos de la vaca india ahora mismo, en breve tendremos que enseñarles fotografías a nuestros hijos y decirles: 'Ves, eso era una vaca. La leche venía de ellas, no de envases de cartón'".

Publicidad

'Pensar que la vaca solo es útil por su leche es no ver más allá. Los excrementos de la vaca y su orina, son, con diferencia, el componente más significativo de todo lo que da'

Patil dirige el Keshav Srushti Gauseva Parishad, uno de los dos mil establos en India que dirige el RSS y están reconocidos bajo su custodia. Es una propiedad de cuatro acres que cuenta con 220 animales, entre vacas, toros, bueyes y terneros. Ahora, la promulgación de la prohibición ha multiplicado la actividad.

"Cuando los hijos echan a sus padres de casa, a estos no les queda otra más que irse a una residencia de ancianos", cuenta. "De la misma manera, a las vacas se las echa cuando dejan de ser rentables. Entonces tienen que venir aquí. Eso no está bien".

Un refugio para vacas en Sanyas Ashram. (Imagen de Mansi Choksi)

El sacrificio de vacas es ilegal en gran parte de India; los musulmanes son quienes normalmente supervisan la industria en los lugares donde está permitida. El país es uno de los mayores exportadores mundiales de carne de res, aunque se supone que la mayor parte de la carne que exporta es de búfalo de agua. El contrabando de ganado genera unos 550 millones de euros al año. Y este año está en auge: toros y vacas son frecuentemente intercambiados en la frontera con Bangladesh, donde son vendidos en fábricas de procesamiento de carne, curtidurías o a trituradoras de huesos. Solo este años, la policía de aduanas de India ha detenido ya a 400 traficantes de ganado y se ha incautado de 90.000 cabezas.

Publicidad

"¿Qué ley ha barrido por completo el crimen?, se pregunta Mahendra Ambar Singh, que dirige un refugio de vacas en Sanyas Ashram, una organización vinculada al RSS, que facilita alojamiento a los peregrinos del oeste de Bombay. "Hoy la vaca, nuestra madre, nos pregunta por qué no nos preocupamos de ella, por qué permitimos que la sacrifiquen cuando ella nos ha dado todo lo que tiene".

El refugio de Singh — un cobertizo levantado en un aparcamiento — contiene vacas, cabestros y terneros que fueron rescatados de mataderos, vendidas por ganaderos endeudados o donados por aquellos que ya no se pueden hacer cargo de ellas. Las vacas suministran leche para el té servida para sus devotos, además de orina, consumida por aquellos que creen que es un remedio natural para purgar las toxinas del cuerpo.

'La orina de vaca desintoxica el cuerpo y puede curar serios problemas de salud, en especial la diabetes, la presión sanguínea alta, la artritis y las enfermedades de la piel'

"Pensar que la vaca solo es útil por su leche es no ver más allá". Así se lo dijo a VICE News Subodh Kumar, que dirige refugios de vacas en Nueva Delhi y Mathura, una ciudad en el estado de Uttar Pradesh, al norte del país, que se cree que es el lugar de nacimiento de la divinidad hindú Krishna (y de los vaqueros). "Los excrementos de la vaca y su orina son, con diferencia, los componentes más significativos de todo lo que da".

Publicidad

Kumar se refirió a un artículo publicado por un ingeniero agrónomo en la universidad de Missouri publicado en 1958 en que se discutía como los excrementos y la orina de la vaca estimulan la fertilidad de la tierra. El mismo conocimiento había sido registrado en los Vedas, el cuerpo de las antiguas escrituras del Hinduismo, en alusión a las agavyuti o los páramos.

Una mujer india muere tras asegurar que la policía le había prendido fuego. Leer más aquí.

"Estos páramos yermos han sido descritos como zonas destrozadas por la guerra que solo pueden ser revitalizadas por las vacas", subrayó Kumar. "Era sabido que la tierra se puede rejuvenecer gracias a los deshechos de la vaca".

En el refugio de Patil hay 24 productos elaborados a partir de la orina de la vaca, de sus excrementos o de una combinación de ambos elaborada a mano por los trabajadores, a quienes ya no les perturba el pútrido olor a desperdicio de los pesados contenderos de metal. Estos productos, muchos de los cuales son cosméticos, se venden muy baratos a través a la red de tiendas asociada al RSS tanto en India como en el extranjero.

Una selección de productos elaborados con deshechos de vaca. (Imagen de Mansi Choksi)

La mascarilla de Gaumaya ayuda a "extraer espinillas y puntos negros". El aceite de pelo Nandini es un "aceite para todo el año para la salud del pelo y del cuerpo". El Gaumaya Dantamanjan negro es un polvo para los dientes que se puede aplicar "en las encías, los dientes y la lengua con la ayuda de tu dedo. O con un cepillo, en caso necesario. Nandini Snanadi Vilayan es un champú que tiene una excelente reputación por "suavizar y dar brillo al pelo".

Publicidad

"La orina de vaca desintoxica el cuerpo y puede curar serios problemas de salud, en especial la diabetes, la presión sanguínea alta, la artritis y las enfermedades de la piel", comenta a VICE News el doctor Shruti Warang, facultativo que practica la medicina hindú tradicional, conocida como Ayurveda. Warang supervisa la producción en el refugio. "La demanda de estos productos es indiscriminada porque benefician a todo el que los usa. Sea o no hindú".

Alrededor de 40 vacas se mueven atropelladamente por el exterior. De vez en cuando dejan caer sus cabezas sobre montículos cubiertos de hierba. El lugar está surcado por varias inscripciones. Rezan frases como: "La protección de las vacas es la protección de la nación". "La donación para la vaca es la más grande de todas las donaciones, la vaca es una madre universal". En una columna, hay una pegatina en que aparece Krishna, de niño, intentando alcanzar un tarro de mantequilla.

Los conservacionistas han señalado a menudo que el cultivo de ganado es una fuente crítica para la emisión de gases de efecto invernadero, cuyas emisiones de metano son 105 veces más potentes que el dióxido de carbono. La pastura de una población en aumento de ganado que ha sido librado del matadero, puede también provocar el desplazamiento de la fauna animal, de la vegetación que purifica el aire y de las cosechas agrícolas.

Sin embargo, Kumar esgrime que una economía modelada alrededor de la vaca reduciría la dependencia en los fertilizantes químicos y suministraría energías renovables para los biogases ricos en metano. Al vigorizar el suelo, comenta, los deshechos de la vaca pueden estimular la vegetación y combatir el cambio climático.

Publicidad

La mortal ola de calor de India podría ser un adelanto de lo que se nos viene encima. Leer más aquí.

Los hindúes deben de sacar provecho de la situación obtenida por el movimiento de protección de las vacas bajo el liderazgo político de Modi, comentó Singh, y revitalizar los abandonados refugios de las vacas, que necesitan dinero, voluntarios y un plan de negocio sostenible. Hacerlo sería especialmente importante para otros estados dónde prohibir la carne de res como en Maharashtra, tal y como ha impulsado el gobierno de Modi.

Mientras tanto, la desesperación ha cundido entre varios agricultores de Maharahshtra, que se han encontrado con que ya no pueden vender las cabezas de ganado que ya son viejas y no están capacitadas para trabajar.

"Para la mayoría de pequeños granjeros mantener un solo novillo se ha convertido en algo muy complicado, por no hablar de emparejarles", comenta Nilakantha Rath, un miembro honorario de la Escuela India de Política Económica. Rath escribió recientemente que "Mantenerlas significará, finalmente, tanto la muerte por hambruna de las reses como la de sus propios dueños".

Rajnikant R Sha, un comerciante enfundado en guantes quirúrgicos, invirtió sus ahorros personales en construir un refugio para acoger a 500 vacas que estaban obstruyendo la producción de distintos granjeros.

"Cuando te dan su ganado lo hacen, literalmente, con los ojos cubiertos de lágrimas", explicó. "Como si estuviesen entregando a sus hijos".

Su refugio en los suburbios de Bombay ha sido acomodado con ventiladores en el techo, un circuito cerrado de cámaras de televisión, aspersores y un equipamiento musical por el que se emiten canciones religiosas para mantener al ganado "de buen humor". A finales de año el refugio será plenamente operativo.

"El colectivo de los no vegetarianos se está quejando y lamentando todo lo que puede por la prohibición de la carne de res en el estado. Se ha convertido en propaganda adversa", comentó. "Pero tenemos que trabajar y procurar dar a tantos animales como podamos el derecho a nacer y morir con dignidad".

Sigue a Mansi Choksi en Twitter: @mansi_choksi