FYI.

This story is over 5 years old.

La muchedumbre vitorea el aparente golpe de estado en Burundi — aunque puede que la celebración sea prematura

Un alto mando del ejército anunció ayer que el presidente de Burundi ha sido “despedido”. Sin embargo las informaciones se contradicen y el presidente niega que haya habido ningún golpe.
Imagen por Jean Pierre Harerimana/Reuters

Bujumbura, la capital de Burundi, fue tomada ayer por una multitud entusiasta, después de que un alto mando del ejército anunciara que su presidente, Pierre Nkurunziza — cuya decisión de perseguir un tercer mandato en el gobierno había desatado violentas protestas por todo el país — había sido "despedido" durante un presunto golpe de estado. La celebración, sin embargo, puede que fuera prematura.

Nkurunziza, quien había arrancado su jornada en Tanzania para atender a una conferencia de los líderes del África Oriental que perseguía poner fin a la crisis política desatada en Burundi, posteó una ráfaga de mensajes en Twitter y en Facebook, desmintiendo el golpe, que ha sido orquestado por su antiguo aliado, el mayor general Godefroid Niyombare.

Publicidad

Niyombare apareció escoltado por miembros de la cúpula militar, policías y por un antiguo funcionario cuando compareció ante la prensa para relatar el golpe de estado, que se habría producido, presuntamente, el miércoles por la mañana, hora local. Sin embargo los militares parecen contradecirse en sus versiones. Algunas tropas han permanecido fieles a Nkurunziza, mientras otras apoyaron el golpe. La emisora de radio francesa RFI ha informado que ambos mandos se encuentran negocionado la situación.

Las informaciones aseguraban que miembros del ejército fieles al presidente seguían controlando las emisoras de radio y de televisión. El principal aeropuerto ha sido cerrado, lo que obligó a un vuelo procedente de Bruselas a aterrizar en Nairobi. No se ha esclarecido si el aeropuerto está en control de los partidarios del presidente. Nkurunziza sigue fuera del país, algunas informaciones señalan que todavía se encontraría en la capital de Tanzania, Dar es Salaam, mientras hay quien dice que ha partido rumbo a Uganda o Kenya.

Centenares de mujeres desafían la prohibición de manifestarse en Burundi con una marcha pacífica. Leer más aquí.

— Thierry Uwamahoro (@ThierryU)May 13, 2015

En su discurso desde las barracas militares de Bujumbura, Niyombare, el antiguo secretario de defensa del gobierno, afirmó que estaba en vías de desplegar un gobierno de transición con la ayuda de legisladores, grupos de la sociedad civil y otros depositarios. Niyombare explicó que el golpe estuvo motivado por la decisión del presidente de desafiar el límite de los dos mandatos al frente del gobierno a los que le habilitaban la Constitución y el tratado de paz suscritos en 2005, tras 12 años de guerra civil.

Publicidad

"Habida cuenta de la arrogancia y de la soberbia con que el presidente Nkurunziza ha desafiado a la comunidad internacional, que le había aconsejado que respetara tanto la constitución como el tratado de paz de Arusha, el comité para el establecimiento de la concordia nacional temporal ha decidido que tanto el presidente Nkurunziza como su gobierno, sea relevado", aseguró Niyombare.

Niyombare también se hizo con el control de la emisora pública e independiente Radio Pública de África (RPA), para anunciar que Nkurunziza ha sido cesado de sus funciones. El sonido de las ráfagas de disparos — probablemente festivos — retumbó por las calles después del anuncio. Se trataba de la primera comunicación emitida por la RPA desde que el gobierno clausurara la emisora a finales de abril, durante el segundo día de manifestaciones.

La situation est maitrisée, il n'y a pas de coup d'Etat au — Burundi | Présidence (@BdiPresidence)May 13, 2015

"La situación está bajo control, no hay golpe de estado en #Burundi."

Tentative de coup d'Etat échouée au — Burundi | Présidence (@BdiPresidence)May 13, 2015

"Intento de golpe de estado fallido en Burundi."

Communiqué de Presse : Coup d'Etat fantaisisteC'est avec regret que nous avons appris qu'un groupe de… — Burundi | Présidence (@BdiPresidence)May 13, 2015

"Comunicado de prensa: Golpe de estado fantasioso. Por desgracia hemos sabido que un grupo de…".

Publicidad

Nkurunziza, antiguo líder revolucionario y miembro del partido gobernante, el CNDD-FDD, aseguró que el intentó de arrebatarle el poder había fracasado. Un portavoz del presidente declaró ayer a Reuters que veían las informaciones aparecidas como una "broma". En su ráfaga de tuits, la cuenta oficial del presidente afirmaba que "la situación está bajo control", que no se había producido "ningún golpe en Burundi" y que "el intento de golpe ha fracasado".

El anuncio de Niyombare se produjo tres semanas después de Nkurunziza proclamara que volvería a concurrir a las elecciones para ser reelegido el pasado 25 de abril, lo que desencadenó las protestas. Desde entonces ya han muerto al menos 22 personas, mientras que cientos han resultado heridas. La policía ha detenido a más de 600 personas en una operación implacable contra la disidencia. Los manifestantes también se han enfrentado a presuntas milicias pro gubernamentales, entre ellas la formada por las juventudes del CNDD-FDD, popularmente conocidas como Imbonerakure.

Protesters celebrating after coup announcement near the state broadcaster in — Daniel Finnan (@Daniel_Finnan)May 13, 2015

— OneVoice ™ (@OnevoiceGLR)May 13, 2015

Mientras corría la voz de que había habido un golpe, los ciudadanos salieron a cantar y a bailar por las calles de Bujumbura. Se produjeron algunos enfrentamientos después de que la policía intentara reducir a la muchedumbre con gases lacrimógenos, hasta que las tropas empezaron a relevar a los agentes de policía por toda la ciudad. Los manifestantes han asegurado que los policías actuaron como un brazo ejecutor del gobierno, mientras que los militares permanecieron neutrales y, en algunos casos, protegieron a los manifestantes de la violencia

Además de haber formado parte de la secretaría de Defensa de su país, Niyombare había trabajado anteriormente en el Servicio de Inteligencia Nacional (NIS). Miembro del partido gobernante, CNDD-FDD, se alió con Nkurunziza durante la guerra civil de Burundi. En febrero, solo tres meses después de haber sido ascendido militarmente, el partido relevó a Niyombare de sus funciones por haber disuadido a Nkurunziza de que se presentara a presidente por tercera vez.

A raíz del estallido de violencia de la últimas semanas en Bujumbura, más de 50 mil personas han se han exiliado y han cruzado las fronteras rumbo a sus vecinas Ruanda, Tanzania y la República Democrática del Congo, dejando a la comunidad internacional en jaque, mientras hacen lo posible por hacerse cargo de los desplazados.

Varios gobiernos distintos, entre ellos el de Estados Unidos, habían criticado a Nkurunziza por intentar perpetuar su poder, de tal manera, la cumbre de los líderes del África Oriental había sido convocada con el objetivo de resolver pacíficamente el conflicto. Sin embargo, parece que la decisión de Nkurunziza de desplazarse hasta allí puede haber desencadenado su repentina caída.