FYI.

This story is over 5 years old.

Turquía quiere delegar en los rebeldes de Alepo la expulsión de Estado Islámico de su frontera

Turquía está delegando en terceros la misión de expulsar a los combatientes yihadistas de Estado Islámico (EI) del este de Siria. Y, según los rebeldes que están ejecutando sus órdenes, su trabajo empieza a dar sus primeros frutos.
Calles de Alepo tras un bombardeo en abril de 2015. Imagen vía EPA/Syrian Arab News
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Estado Islámico (EI) convirtió el centro de París en una carnicería humana hace poco más de un mes. Sus perpetradores eran jóvenes yihadistas nacidos en Europa que habían sido formados en el campo de batalla sirio.

Desde entonces, la comunidad internacional ha orquestado un plan para cerrar la última frontera que conecta a Turquía con Oriente Medio. Hasta la fecha, los esfuerzos han sido ralentizados por intereses comerciales, económicos y militares de toda índole, sin embargo parece que la clausura de uno de los puntos de paso más controvertidos del mapa de Europa, está a punto de materializarse.

Publicidad

Las autoridades de Estados Unidos se han apoyado públicamente en su alianza con Turquía, para que el país otomano cierre de manera inmediata su frontera con Siria. La idea no es otra que destinar a miles de tropas hasta la frontera de la provincia norteña de Alepo, uno de los canales más utilizados por los combatientes yihadistas de Estado Islámico. Sin embargo, Turquía ha propuesto un nuevo plan alternativo.

La administración Erdogan propone ahora que las fuerzas de la coalición liderada por Estados Unidos se dediquen a apoyar primero a los rebeldes sirios que luchan en la zona. Ellos están en mejores condiciones de expulsar a los terroristas de la zona, y crear así una "zona rebelde segura".

El confuso forcejeo de fuerzas sigue en marcha, aunque parece que Turquía ya ha puesto su plan en funcionamiento — y, según los rebeldes a los que ha podido entrevistar VICE News, está yendo sobre ruedas. La pregunta ahora es si podrá avanzar lo suficientemente deprisa como para detener el tráfico a dos bandas entre los yihadistas recién reclutados que se dirigen a Siria para formarse, y aquellos que regresan rumbo a Europa para poner en práctica sus atroces enseñanzas.

Estado Islámico controla la mitad oriental de la provincia siria de Alepo desde principios de 2014. Al oeste de ese territorio existe una estrecha franja controlada por los rebeldes. Esta va de Alepo a más allá de la aldea de Mare', discurre hasta el pueblo de A'zaz y llega hasta el paso fronterizo de Bab al-Salmeh, que comunica con Turquía. Se trata de una vital línea de suministros entre las zonas controladas por los rebeldes de Alepo, de manera que EI ha luchado intensamente por arrebatarla.

Publicidad

Ofensiva final del ejército iraquí para arrebatar el centro de Ramadi a Estado Islámico. Leer más aquí. 

Estado Islámico, de hecho, lanzó una espectacular ofensiva contra las posiciones rebeldes del norte de Alepo en agosto. Sin embargo, a pesar del ataque coordinado por las fuerzas de la organización terrorista, que llegó a emplear proyectiles y obuses rellenados con gas mostaza, los rebeldes lograron atajar su avance a la altura de Mare'. Desde entonces han logrado defender la línea con uñas y dientes.

De hecho, los rebeldes están empezando a sumar pequeñas victorias, y se han hecho con el control de una serie de ciudades que corren paralelas a la frontera con Turquía. En su avanzada hacia el este, los rebeldes están arrinconando cada vez más el sector de la frontera que todavía está en manos de EI, el último bastión desde el que traficar con bienes y con guerrilleros yihadistas dentro y fuera de su autoproclamado Califato.

Los rebeldes sirios proceden de toda clase de facciones distintas, muchas de las cuales coordinan sus acciones a través de un cuerpo de soldados al que se conoce como "Marea' Opeations Room". La filial siria de Al-Qaeda, el Frente al-Nusra ya no está en la zona: se retiró en agosto, después de jurar su fidelidad a Turquía en su lucha junto a la coalición para terminar con EI de una vez por todas.

En este mapa de las zonas de control más próximas a Alepo, los territorios rebeldes están señalizados en verde, los del régimen en rojo, los kurdos en amarillo y Estado Islámico en marrón. La línea amarilla es la que separa la frontera entre Turquía y Siria.

Los rebeldes han hecho su mayor progreso justo en paralelo a la frontera turca, lo cual les ha permitido asegurar el crucial paso fronterizo y la línea de suministro. Según relatan los mismos rebeldes tal no sería la primera estrategia desplegada deliberadamente en la frontera; ya habían intentado hacerse de manera infructuosa con el control de los pueblos del extremo sur que están en manos de Estado Islámico. Ahora proclaman, en cambio, que se están aprovechando del poco trabajo que EI ha invertido en reforzar sus aldeas fronterizas, y aseguran que podrán utilizar la frontera a su conveniencia para proteger su flanco, mientras avanzan en grupo.

Publicidad

Los rebeldes aseguran que incluso colaborarán con Turquía, aunque solo lo harán hasta cierto punto. "Normalmente trabajamos coordinados. Especialmente si los rebeldes están maniobrando junto a la frontera o cerca de ella", cuenta Muhammad Talal Bazebashi, comandante de la brigada Jeish al-Sham, cuyas unidades de campo están desplegadas por gran parte del noroeste sirio y que está luchando en la primera línea de fuego del norte de Alepo. "El gobierno turco coordina junto a los revolucionarios patrióticos. Estamos colaborando para contener a los miembros de Daesh. La idea es impedir que crucen de Siria a Turquía y viceversa. El gobierno turco está trabajando duro para cortar de cuajo la llegada de futuros combatientes yihadistas, que buscan entrar en Siria para sumarse a la causa yihadista", ha contado. El ministerio de Asuntos Exteriores turco se abstuvo de hacer declaraciones.

Los rebeldes también están recibiendo el apoyo de la coalición internacional. Buena prueba de ello es que durante la semana del 5 al 11 de diciembre, una tercera parte de los bombardeos de la coalición en suelo sirio se dirigieron contra objetivos de EI en la zona de Marea'.

Además, se sabe que al menos una de las brigadas que operan en la zona ha sido entrenada y armada por el ejército de Estados Unidos. Algunos miembros de Liwa al-Mu'tasem han participado en el entrenamiento público provisto para los rebeldes en las instalaciones del departamento de Defensa de Estados Unidos. Así lo cuenta Nasser Bilal, el portavoz de la brigada, quien relata también que los estadounidenses han brindado su armamento para que sea utilizado contra Estado Islámico. El portavoz del departamento de Defensa, el mayor Roger Cabinness, ha declinado mencionar qué grupos o qué soldados han participado en el programa de entrenamiento. Lo que sí ha admitido es que la coalición ha trabajado muy de cerca con todas las "Nuevas fuerzas sirias" de alrededor de Mare' que han sido entrenadas como parte del programa.

Publicidad

¿Están Rusia e Irán en el mismo bando en Siria? Sus intereses son más dispares de lo que crees. Leer más aquí. 

Y aún así, los rebeldes concentrados en luchar contra EI se han visto obligados a esquivar la lluvia de asaltos que les han caído desde todos los frentes imaginables. Y uno de sus flamantes adversarios en el campo de batalla no es otro que la todopoderosa Rusia. Según relatan los propios rebeldes, las tropas de Putin están sembrando el terror entre la población civil que habita en las zonas ocupadas por los rebeldes. Y no solo eso, sus bombardeos contra las posiciones rebeldes al norte de Alepo están procurando una inestimable ayuda para el avance de las tropas yihadistas. Bazerbashi no se mordió la lengua después de que Turquía abatiera un caza ruso el mes pasado. "Los cazas rusos han contraatacado de manera despiadada y vengativa contra la inocente población civil…. Y, por si fuera poco, su indiscriminado ataque contra los revolucionarios ha abierto las puertas para el avance de las tropas de Daesh y para las milicias kurdas que intentan dividir el territorio sirio y desestabilizar al vecino turco".

Los rebeldes también han contado cómo han repelido las embestidas dorsales de las Unidades de Protección Popular (YPG) kurdas y de sus aliados árabes en su avance hacia Alepo; además de las ofensivas iraníes, siempre respaldadas por las tropas de Putin, por conquistar el sur de la devastada ciudad.

Publicidad

Soldados turcos custodian la frontera de Turquía y Siria, cerca de Kobane el pasado 25 de junio. (Imagen vía EPA/Stringer) 

"Nosotros, en Alepo, estamos batallando actualmente en frentes de batalla extremadamente largos. Estamos luchando contra la organización terrorista más peligrosa del planeta y contra el dictador más sanguinario, por no hablar de las tropas iraníes sostenido por su gran oso ruso", ilustra Ward Furati, oficial político en la Tajammu' Fastaqim Kama Umirt, otra de las brigadas desplegadas en Alepo.

Los varios frentes rebeldes están avanzando de manera vagamente coordinada. A fin de cuentas, están involucrados en muchísimos frentes distintos. Y tal puede haber sido determinante para convencer a las autoridades estadounidenses de que Turquía tiene que ser la primera en mover ficha y cerrar su lado de la frontera. "Ahora mismo no existe ninguna fuerza local en disposición de imponer el orden no de vaciar el norte y el este de Alepo de manera coordinada", declaró un miembro de la cúpula del Pentágono en las páginas del Wall Street Journal durante el pasado mes de noviembre.

Un portavoz del departamento de Estado estadounidense se abstuvo de responder a la pregunta de cuál sería, a su juicio, la mejor estrategia a seguir para que Turquía logre derrotar a EI.

Los rebeldes, por su parte, aluden a sus recientes conquistas e insisten en que son los mejor posicionados para recuperar sus hogares, para arrebatárselos de nuevo a los combatientes yihadistas. "Nuestros soldados solo tienen en mente seguir avanzando hasta conseguir expulsar a Daesh. Y no es que solo quieran hacerlo por venir del norte y del este del interior sirio, sino porque Daesh es una organización terrorista que ha invadido sus aldeas y que necesita ser exterminada", sentencia el coronel Ahmed Uthman, comandante militar en la brigada Firqat al-Sultan Murad, una de las organizaciones clave en el colectivo Mare Operations Room. "La moral de nuestros soldados es alta".

Publicidad

"Los revolucionarios son los únicos que pueden poner fin al cáncer que es EI", concluye Furati. "Somos gente corriente. Luchamos para proteger nuestros valores y por nada más. Y nuestros principios, nuestros valores, jamás nos permitirán alcanzar una tregua ni aliarnos con organización terrorista alguna".

Sigue a Sam Heller en Twitter: @AbuJamajem

Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICENewsES

Mira el documental de VICE News, La batalla por Irak (Dispatch 11). (Pronto con subtítulos en español):