La NASA dice que causó luces sobrenaturales en el círculo polar ártico

Una misión de lanzamiento de cohetes de la NASA que iluminó el cielo ártico fue comparada con un "ataque alienígena".
11.4.19
Luces provocadas por experimentos de la NASA
Imagen: NASA Wallops Flight Facility

Artículo publicado originalmente por Motherboard Estados Unidos.

La NASA iluminó el Círculo Ártico la semana pasada con coloridas nubes de vapor azul que pudieron observarse en partes de Finlandia y Noruega. Y sí, esto ocasionó que algunas personas se preguntaran: ¿Una invasión alienígena?

La aparición fue causada por el lanzamiento de un cohete de la NASA que descargó "marcadores de gas" en el cielo para probar los mecanismos detrás de las auroras. La misión del sábado, llamada Experimento de Surgencia de Cohetes de la Zona Auroral (AZURE, por sus siglas en inglés), fue lanzada desde el Centro Espacial Andøya de Noruega justo después de la medianoche, hora local, luego de que varios intentos se realizaran de forma apresurada en 2018 debido al mal tiempo.

Como era de esperarse, las nubes de partículas vibrantes provocaron visiones extraterrestres (de corta duración) en algunas de las personas que presenciaron el evento.

"Vimos dos puntos naranjas elevarse hacia el cielo y desaparecer", contó el fotógrafo Michael Theusner a Forbes. “Poco después aparecieron luces extrañas y nubes de colores que se expandían, para lo cual no tenía una explicación. Parecía un ataque alienígena".

La Wallops Flight Facility de la NASA en Virginia, que apoya la misión AZURE, dijo que no recibió ninguna pregunta sobre el lanzamiento.

"Cuando hacemos este tipo de pruebas en Wallops, notificamos a las personas desde la mitad del Atlántico hasta el noreste de Estados Unidos", explicó un portavoz de la NASA a Motherboard en un correo electrónico. "No es raro ver comentarios [sobre alienígenas], ya que estas pruebas pueden ser altamente visibles".

Entre 114 y 250 kilómetros sobre la Tierra, los cohetes desplegaron trimetil-aluminio y una mezcla de bario y estroncio (los ingredientes de los fuegos artificiales) para iluminar el flujo de energía cinética y térmica, que son componentes de una aurora que no se ven fácilmente a simple vista. Ambos cohetes ascendieron 320 kilómetros en su punto más alto.

"Estas mediciones son críticas si queremos entender realmente los efectos de la misteriosa y hermosa aurora", aclaró la NASA.