Boob art
Foto vía Otherwild.
Género

¿Por qué el arte con senos y pezones se ha popularizado?

¿Cuándo un tipo de #estética se convierte en una señal de virtud?
6.6.19

Artículo publicado originalmente por GARAGE de VICE Estados Unidos.

Mi primera introducción a este fenómeno único del "arte con tetas" llegó, como tantas cosas que despiertan mi interés y me desconciertan; a través de un blog para mamás. Como todos los días a la hora del almuerzo, estaba satisfaciendo mi curiosidad con las publicaciones del sitio de una bloguera de Brooklyn que regularmente tiene "tours por diferentes casas", cuando me topé con la casa de dos célebres microinfluencers lesbianas que tienen un tapete, justo como éste, con el dibujo de un par de senos en el piso de su baño.

Publicidad

"En esta casa nos gustan las tetas", dijo una de las mujeres, y mantuve esa frase en mente mientras recorría el resto de su casa de color rosa pálido, llena de piezas de cerámica.

1559070346257-Screen-Shot-2019-05-28-at-30532-PM

En los tres años transcurridos desde entonces, el arte con tetas ha proliferado de manera bastante notable: Etsy enumera 3.194 resultados para la búsqueda de "boob art" [arte con tetas]. En su mayoría, son dibujos hechos a mano en paletas suaves, perfectos para Instagram y, por lo regular, se encuentran en ambientes muy femeninos, entre flores secas y prístinas sábanas blancas. Urban Outfitters, Otherwild, y aparentemente todas las boutiques independientes de una ciudad importante, venden una gran variedad de parafernalia con tetas, e incluso hay una artista en Instagram a quien puedes enviarle una foto con tus senos al desnudo y recibir, a cambio, un retrato de tus propias tetas. La Galería Mule en San Francisco organizó toda una exhibición de arte con el tema de las tetas en 2017, y la artista Emily Deutchman ha estado pintando tetas en las caras de los presidentes estadounidenses desde la administración de Barack Obama.

1559149140586-Screen-Shot-2019-05-28-at-30948-PM

Como debe saber cualquiera que haya estado alguna vez en una clase de educación sexual, los senos vienen en todas las formas, los tamaños y los colores, pero eso es algo que no necesariamente podrías inferir al navegar por Etsy. Si bien es posible encontrar diversidad en el arte con tetas, la gran mayoría de los artículos que puedes encontrar vienen en color rosa pálido o blanco, son simétricos y tienen pezones rosas. Los senos prototípicos del arte con tetas son lo suficientemente sustanciales como para ser reconocibles, pero nunca tan grandes como para evocar la imagen de las chicas de los guardafangos y de las revistas Playboy. Claramente, se trata de arte con tetas para personas con tetas, las cuales tienden a ser (aunque no siempre) mujeres.

Publicidad
1559149485544-Screen-Shot-2019-05-28-at-31203-PM

"Boob Hooks" de Otherwild.

Si consideramos a la Venus de Willendorf, los senos han sido un tema del arte desde al menos 28,000 aC; además, una pequeña pero significativa porción del canon escultórico griego y romano estuvo dedicada a obtener la forma exacta del pecho femenino. En el libro Naked Truths: Women, Sexuality and Gender in Classical Art and Archaeology, Beth Cohen escribe que los diversos desnudos femeninos que se han conservado de la era clásica son "simples notas al pie" comparados con la gran cantidad de desnudos masculinos que se conservan, agregando que la desnudez femenina total fue por lo regular un tabú durante el siglo quinto, "'la desnudez de un solo seno'… en figuras femeninas, que de otra manera estarían cubiertas por completo, se convirtió en un símbolo visual popular".

A partir de ahí, hubo un par de saltos hasta llegar a la Olympia de Manet. Entonces, ¿cómo unos senos desnudos, desvinculados ahora por completo de su cuerpo, se convirtieron en un accesorio de rigor para el hogar en el año 2019? ¿Cómo, en otras palabras, llegamos a ese punto?

Pamela Dungao, una escritora de Toronto que notó la creciente invasión de la tendencia artística de los senos esta primavera, me señaló el trabajo de Isaac Nichols, socio del estudio de diseño Group Partner, quien ha ayudado a avivar el fuego del arte con tetas a pesar de ser, como dijo Dungao, "UN HOMBRE".

Parece algo un poco fuera de lugar que un hombre heterosexual y cisgénero se dedique a hacer arte que se enfoca en las características sexuales secundarias femeninas, y Nichols, quien se describe a sí mismo como "definitivamente un feminista", le dijo a la revista digital Sight Unseen que estaba nervioso por las posibles reacciones negativas hacia su trabajo. "En cuanto a que los senos son pequeños, en ese momento estaba saliendo con una chica de pechos pequeños. De ahí que sean así. Aunque todavía trato de hacerlos pequeños. La alternativa ya existe. Y mi intención nunca fue hacer una maceta que pudiera ser percibida como un objeto sexy".

Publicidad

El arte con tetas no es exactamente sexy, sino descaradamente sexual, desafía al observador a escandalizarse. Desde 2012, la campaña Free the Nipple o #liberaalpezon aboga por el derecho de las mujeres a aparecer en con el torso desnudo en público, y el arte con tetas parece ser una consecuencia lógica de esa idea; después de todo, parafraseando a las Guerrilla Girls, ¿por qué las mujeres tienen que estar desnudas para estar en las obras artísticas del Met Museum o vestidas para caminar por la calle?

No obstante, el privilegio de mostrarse completamente desnuda depende inevitablemente de un sesgo de raza y clase; después de todo, Erykah Baduh enfrentó cargos por delitos menores en 2010 por caminar desnuda por el centro de Dallas, mientras que Emily Ratajkowski sigue desnudándose en nombre del activismo, aparentemente sin consecuencias. Instagram "permite la desnudez en obras de arte, pero solo si se trata de esculturas o pinturas, no de fotografías", lo que le permite a un artista como Nichols ganarse la vida con el cuerpo de las mujeres al tiempo que penaliza a las trabajadoras sexuales por hacer lo mismo.

Cuando me puse en contacto con Otherwild en busca de una declaración con respecto a la amplia diversidad en su gama de arte con tetas, la propietaria Rachel Berks rechazo con enfado el término diciendo: "Otherwild no profesa vender 'arte con tetas', aunque vendemos productos en los que los senos/tetas/pechos sean una característica de varios de ellos. Estos productos son disfrutados, comprados y adornados por personas que los usan como una forma de autoempoderamiento, orgullo y agencia: a través de su función de ornamento, el usuario/portador puede declarar sus senos como públicos, autodefinidos y visibles, en lugar de objetivados, privados y explotados".

1559161831754-Screen-Shot-2019-05-29-at-43018-PM

La evolución del arte con tetas a una tendencia popular en Instagram y como decoración para el hogar podría deberse en parte a los efectos secundarios de lo que me gustaría denominar Women's March Madness [La fiebre de la marcha de las mujeres]; en una época posterior a las diversas protestas de mujeres al rededor del mundo, y en un período de incansable lucha por sus derechos reproductivos, es fácil ver el atractivo de adornar su hogar con un tipo de arte que envía un mensaje sobre el derecho de las mujeres a ocupar un espacio en la vida pública. Aún así, el arte con tetas pareciera ser menos una forma de activismo y más una señal de virtud visualmente agradable; después de todo, como me dijo una sabia anciana, si está a la venta, probablemente no es feminismo.

Entonces, ¿dónde deja eso al arte con tetas? ¿Es la manifestación tangible del feminismo, o de su desaparición? "Otherwild no está interesada en si nuestros productos son sexys; más bien, estamos interesados en si nuestros productos representan las posturas de agencia y empoderamiento que desean nuestros clientes", dice Berks, y en estos tiempos turbulentos, no es difícil ver por qué está ganando terreno una estética que evoca, aunque remotamente, la liberación sexual.