FYI.

This story is over 5 years old.

Música

Esta nueva plataforma quiere darle a los músicos el trato que se merecen

A diferencia de los grandes sellos discográficos, Songeist quiere darle a los músicos emergentes una porción más grande del pastel.
24.7.14

Eres un músico emergente y quieres que se te pague. ¿A dónde vas? Spotify solo le paga a los artistas 0.007 libras esterlinas por play (algo así como 21 pesos colombianos), con iTunes no mejora la cosa, menos cuando todo el mundo te evite por andar vendiendo agresivamente tus canciones y acercándote a extraños a preguntarles si les gusta el hip-hop. Hacer dinero es cada vez más problemático para los futuros músicos, a menos que tengas la suerte de firmar con un sello discográfico, sacarte un acuerdo de patrocinio o ser invitado a tocar con Disclosure.

Una nueva plataforma llamada Songeist se propone cambiar todo esto al darle a los músicos una porción justa de sus ventas, permitiéndoles que continúen con su trabajo musical en lugar de convertirse en esclavos de Tesco porque algún gordo gigante se lleva la mayor parte de las regalías. Songeist deduce los costos esenciales, escasamente toma dinero para sí misma y le deja al artista más de lo que le dejaría un contrato convencional de grabación.

Le escribí a Paul “Barney” Barnes, miembro de la banda Sonic Boom Six y community manager de Songeist, y hablamos sobre cómo la compañía quiere darle a los músicos un pedazo más grande del pastel.

VICE: ¿Qué los motivó a crear Songeist?

Barney: La génesis del sito partió de la idea de crear una plataforma específica para artistas emergentes, todos nos identificamos con los obstáculos y las tribulaciones de los músicos y queríamos ayudarles.

Entonces, ¿cómo difiere su modelo del de los grandes sellos?

Bueno, le ofrecemos una alternativa a los artistas, una especie de distribución “hazlo tú mismo” sin que tengan que compartir una gran tajada de los ingresos con un sello discográfico. Songeist es gratuita para los artistas y los fanáticos.

Sí, pero no es totalmente gratuita porque ustedes también le arrancan un pedacito a cada venta. ¿No?

Claro, tomamos un 12% por canción vendida, independiente del precio que se haya fijado. También deducimos de la venta el pago del IVA y el PRS (regalías para el compositor), dejándole al artista la mayor parte de la ganancia. Al trabajar con un sello recibes menos dinero del que se genera de la venta de tu música, porque ese negocio se basa en el principio de que la promoción que provee el sello vale la pena. Para muchos artistas eso funciona, pero cada vez más y más personas están optando por ser proactivos en sus redes sociales y utilizar sus relaciones públicas para la autopromoción.

Pero los sellos hacen mucho por los artistas, pueden ponerlos en la radio, encontrar patrocinadores y publicidad. Vender la música es una parte pequeña de firmar con un sello. ¿Songeist ofrece algo además de la venta?

Lo que intentamos ofrecer con Songeist es un eje en el que tenemos características que van más allá de la venta de música. Escuchamos a todos nuestros artistas y forjamos una comunidad en nuestro blog con consejos y entrevistas para nuestras bandas. Premiamos a nuestros favoritos y colgamos sesiones exclusivas en nuestro canal de YouTube.

¿Han tenido alguna historia exitosa recientemente?

Aún no ha llegado el momento de ver a uno de nuestros artistas convertirse en un nombre reconocido. Es la naturaleza de tratar con artistas emergentes, que las historias exitosas allá afuera son tan grandes como para haber utilizado Songeist. Aunque hay algunos artistas en nuestro sitio que están sonando en la radio y son reseñados en Pitchfork y en NME. También tuvimos una presentación en The Great Escape junto artistas como Sweel, Cocoa Futures, Haze y Mas Agua, a los que sin duda vale la pena echarles un vistazo.

¿Cómo influenció tu rol de músico en Sonic Boom Six en tu opinión sobre los contratos discográficos?

Definitivamente me ha dado un montón de experiencia en el tema de contratos de grabación. Nosotros promocionamos y utilizamos una serie de pequeños sellos discográficos independientes. También sacamos nuestro propio sello para lanzar a otros artistas y competir con grandes sellos. Así que sí, lo veo desde diferentes ángulos. No se trata de que yo o Songeist seamos anti sellos discográficos. De hecho, después de manejar nuestro propio sello durante cuatro años, con nuestro último álbum decidimos aliarnos con Xtra Mile Recordings y dejar que nos colaboraran con la promoción y la venta de discos. Fue una decisión conciente porque creo que la banda superó su etapa de “artista emergente” y no tuvo el tiempo o la fuerza para lidiar con el nivel de promoción que creo que nos llevará al siguiente nivel. Pero creo que lanzar nuestro segundo y tercer álbum con nuestro propio sello discográfico fue la mejor decisión que pudimos tomar en el momento. De hecho, en 2007, cuando lanzamos nosotros mismos nuestro segundo álbum, fue el año más lucrativo en la historia de Sonic Boom Six. Fue un par de años después cuando comenzamos a lanzar otros artistas con nuestro sello y a botar nuestro dinero.

¿Algún consejo para las bandas?

Finalmente puedo atestiguar el hecho de que si las bandas emergentes quieren arriesgar su tiempo y su empeño a ser más autodidactas y a enfrentarse a su propia promoción, van a tener más dinero devuelta. Y de eso se trata Songeist.

¿Si a un artista le está yendo bien con su contrato discográfico, por qué debería acudir a Songeist?

Abrimos el sitio What The Artist Got para demostrar cómo un contrato de grabación puede no ser siempre la mejor opción. El hecho de firmar un contrato no garantiza que los artistas tengan el mejor trato. También queríamos que los fans vieran a dónde se estaba yendo su dinero y que entendieran las ramificaciones de todo el proceso. Solo es necesario un vistazo rápido a los sitios de la industria musical para darse cuenta de que el modelo de negocios está cambiando. Songeist no es un sitio para gente metida en la industria de la música ni para un análisis preciso de cifras. Es un punto de partida para el debate.

Todo bien, Barney.

Sigue a Dan en Twitter: @KeenDang