Fotos íntimas de los clubes de strippers en Miami
Fotos

Fotos íntimas de los clubes de strippers en Miami

24.7.16

Jill Freedman es una artista y productora visual increíblemente completa. En más de cinco décadas de carrera se ha hecho un nombre por su fotografía callejera en Nueva York. Comenzó espontáneamente en los años sesenta cuando tomó sus primeros dos rollos en una cámara prestada, y desde entonces ha capturado imágenes icónicas.

Estaba familiarizada principalmente con sus fotografías en blanco y negro de policías, bomberos y la Nueva York de los setenta, así que me sorprendió recibir un correo electrónico suyo con el tema "Strippers Miami 2002". Pero cuando tuve la oportunidad de platicar con ella y visitar su departamento y su archivo, me di cuenta que se toma cada trabajo como una aventura.

Esta es la declaración que publicó la artista junto con las fotografías.

En busca de lo indecentemente posible, y del romance en ello, busqué los que las strippers no estaban usando. Porque, ¿quién podría saber más sobre quitárselo que una stripper? Pero entonces, el striptease no es más; no más coquetear con el globo o la burbuja o el velo. Ya vienen desnudas de ilusión, sin dejar nada a la imaginación. ¿Dónde está la magia? Hoy las strippers se ven como cualquiera que camina en su ropa interior, excepto que ellas van en tacones y con cuerpos trabajados. Y les pagan por hacerlo. Jill Freedman, Diciembre 2002 — Miami, Florida.

Jill platicó con VICE sobre el proceso de tomar estas fotografías.

VICE: Eres una prolífica fotógrafa callejera, ¿cómo logras tomar las fotos sin ser intrusiva?
Jill Freedman: A veces soy invisible. Otras veces no. No cuestiono la magia.

¿Qué te motivó y cómo lograste tener acceso para hacer estas fotografías de strippers?
Vi a una mujer en unos horrendos zapatos de stripper parada en una puerta. Me hizo querer fotografiar strippers.

¿Cómo escoges el tema central de tus fotos?
Me escoge a mí.

Eres muy conocida por tu trabajo en Nueva York, ¿te gusta más fotografiar afuera de la ciudad, como en este caso?
Me gusta mucho viajar y tomar fotos. La gente es igual en todos lados; la mayoría está loca. Es divertido capturar momentos de locura.

Después de hablar contigo varias veces, aprendí mucho sobre tu vida y tus aventuras, pero me encantaría escuchar más sobre lo que te gusta fotografiar ahora comparado con lo que te gustaba antes.
Empecé a fotografiar gente y todavía me gusta fotografiar gente. Para mí, se trata de capturar momentos y compartirlos.

Este es material inédito y me dijiste que la mayoría de tu trabajo sigue inédito, lo que es sorprendente. Siento que los artistas de hoy necesitan aprobación inmediata o que su trabajo sea expuesto instantáneamente, pero tú fotografías por necesidad. ¿Siempre has sido así?
Sí, una necesidad como de la una araña de tejer una telaraña, ese tipo de necesidad. Soy feliz cuando tomo fotos, es divertido perderte en las calles.

Puedes seguir el trabajo de Jill Freedman aquí.