FYI.

This story is over 5 years old.

Drogas

Los veteranos de guerra que luchan para que les prescriban marihuana

Hablamos con los veteranos de guerra estadounidenses que creen que fumarse un porro es mejor que los tratamientos que les provee el Estado para el estrés postraumático.
23.3.16

Un veterano de guerra se prepara para prender un porro en señal de protesta frente a las políticas de marihuana medicinal del VA.

Este artículo hace parte de_ la edición de abril de VICE_.

Una mañana soleada del año pasado estuve con seis veteranos de guerra cerca del Capitolio de Estados Unidos, en Washington, bajo una estatua de Ulysses S. Grant. Se iban a encontrar con casi cien miembros de Americans for Safe Access (Americanos por el acceso seguro, en español), una organización en defensa de la marihuana medicinal. El grupo quería hacer cabildeo en el Congreso para cambiar las leyes federales relacionadas con la hierba medicinal. Pero los métodos de persuasión de los veteranos diferían de los convencionales: en vez de esperar en los sillones de la antesala de las oficinas del Congreso, querían provocar a la agencia gubernamental que ––según ellos–– los había traicionado.

Publicidad

Su plan era fumarse un porro frente a la sede principal del Departamento de Asuntos de los Veteranos (VA, por sus siglas en inglés). Se trataría de una protesta modesta ––más similar a un ritual catárquico que a una manifestación rencorosa–– pero su humo se elevaría con simbolismo.

Casi una quinta parte de los militares (hombres y mujeres) estadounidenses que retornaron de las guerras posteriores al 11 de septiembre sufre de trastorno por estrés postraumático, un síndrome prolongado en el que situaciones cotidianas pueden activar respuestas paralizantes a nivel psicológico y fisiológico. Estos veteranos creen que fumar hierba es un mejor tratamiento para el TEPT que la cantidad de opiáceos, sedantes y antidepresivos que usa el VA para medicar el desorden.

Hasta 22 veteranos de guerra se suicidan cada día. Medicar con hierba podría ayudar a mitigar el problema.

Su idea ha ganado algo de credibilidad. Once de los 23 estados (más Washington D.C.) con programas de marihuana medicinal citan específicamente el TEPT como una condición aceptada para recetar la hierba; otros dos estados lo dejan a discreción del médico. Las historias de cómo algunos veteranos cambiaron su vida después de medicarse con marihuana se han convertido en un conmovedor grito de guerra para el movimiento de la legalización. Las estadísticas que señalan los veteranos son devastadoras: según un reporte de suicidios en 2012 hecho por el VA, hasta 22 veteranos se suicidan cada día; una situación que sólo puede describirse como una tragedia lenta y prácticamente invisible. Medicar con hierba podría ayudar a mitigar el problema.

Cuando llegamos al frente del VA, Ryan Begin, veterano del Cuerpo de Marines de Maine, sacó un porro gordo, medio mal hecho, y lo prendió. En 2004, cuando estaba de patrulla en Iraq, una bomba le destrozó el codo derecho y lo dejó discapacitado de un brazo. Regresó a casa y su vida terminó en el consumo excesivo de medicamentos y alcohol. Fue arrestado varias veces, intentó golpear al fiscal que lo procesaba, pasó 43 días en prisión y finalmente perdió la custodia de su hija. Pero Begin se dio cuenta de que la hierba lo ayudaba a lidiar con sus experiencias de guerra y a dejar su adicción a los medicamentos. "Nunca vas a poder olvidar lo que viste", me dijo semanas después, cuando lo visité en Belfast, Maine. "Creo que lo que hace el cannabis es poner eso en un lugar seguro, no deja que vibre detrás de tus ojos hasta enloquecerte". Begin se fuma unos doce porros o más al día.


Lea también: Haber fumado marihuana podría impedirte entrar a Estados Unidos de por vida


Pero la postura del VA frente a la hierba es simple: como la marihuana es ilegal bajo la ley federal, los doctores de la organización no pueden recomendarla. Así que incluso en los estados en los que la marihuana medicinal es legal, los veteranos que reciben servicios médicos del VA no pueden recibir una certificación para conseguir la hierba ni hacer que el Gobierno cubra los gastos. Más grave aún, un veterano que fume marihuana podría estar violando su acuerdo de discapacidad, lo que podría conducir a sanciones oficiales. Tal y como lo dijo el doctor Darren Deering, jefe de personal del sistema de salud del VA de Phoenix: "Somos una agencia federal. A nivel federal la marihuana sigue siendo vista como una droga ilegal".

Incluso en los estados en los que la marihuana medicinal es legal, los doctores del Departamento de Asuntos de los Veteranos no pueden recetarla.

En Washington, Begin le pasó el porro a los otros veteranos y todos se rieron a carcajadas. Fumar marihuana en propiedad federal sigue siendo un crimen, aún cuando en la capital ya es legal. Y con todo, ellos estaban dispuestos a correr el riesgo. Begin leyó una placa con el lema del VA: "Para velar por el que ha sufrido la batalla, por su viuda y por su huérfano". Le pregunté si el VA está haciendo su trabajo. "Claro que no", me respondió.

Los veteranos terminaron su porro, y sus risas atrajeron miradas curiosas y olfateos de los oficinistas que pasaban por el lugar. ¿Lograron algo con esto? Tal vez. En la propuesta de presupuesto general del Senado de 2016 se incluyó una provisión que pedía al VA reconocer leyes estatales de marihuana medicinal y permitir a doctores del VA recomendar hierba a sus pacientes.

Aunque todo el mundo da por sentado que la marihuana pronto será legal en Estados Unidos, esta situación muestra que a la hierba aún le hace falta dar muchos pasos hacia delante y hacia atrás antes de ser incorporada al sistema.

En noviembre 10 de 2015 ese proyecto de ley de presupuesto de 2016, que entre otras cosas incluía un par de renglones que le permitirían a Ryan Begin y a otros veteranos acceder a la marihuana medicinal, fue aprobado por el Senado; pero en diciembre estos renglones desaparecieron tras negociar el texto con la Cámara de Representantes.