FYI.

This story is over 5 years old.

surfeando en el mar del norte

Los surferos del norte de Escocia son más duros que tú

Surfear en aguas extremadamente frías, con hielo, viento y nieve a tu alrededor, es una experiencia que no todos aguantan. Para los surferos escoceses, eso es el pan de cada día.
10.1.15
Foto de Matt Ham

Surfear en Escocia no es fácil: la naturaleza es durísima. Las olas solo son decentes durante el invierno, e incluso entonces únicamente se puede surfear durante las escasas horas de sol que hay cada día. Quien visite los mejores rincones de Escocia para hacer surf deberá soportar el frío extremo del agua, la nieve y los vientos gélidos, además de esquivar los bloques de hielo que bajan de las desembocaduras de los ríos cercanos.

Publicidad

El pequeño pueblo de Thurso se enorgullece de disponer la ola que mejor rompe a derecha de toda Europa, y a pesar de su clima ha logrado hacerse un nombre entre los surfistas más endurecidos. El deporte ha transformado una localidad que solía ser famosa por su agricultura y por una central nuclear en un lugar donde aquellos que se atreven a desafiar el frío son recompensados con olas de lujo que pueden disfrutar sin que ningún bañista distraído les moleste.

Mark Boyd es un habitual de estas costas glaciales, así que le pregunté sobre la transformación de la zona en los últimos tiempos.

VICE Sports: ¿Cómo y cuándo empezó el surfing en Escocia?

Mark Boyd: El surf llegó a la costa este de Escocia en la segunda mitad de los años 60 cuando grupos reducidos de surferos empezaron a practicar el deporte en las regiones de Fraserburgh, Aberdeen y Edimburgo. Andy Bennetts, de Edimburgo, y sus amigos Stuart Crichton e Ian Wishart creían ser los únicos surferos del país cuando, en septiembre de 1968, salieron hacia Aberdeen en tren para probar la nueva tabla de Bennets, que habían comprado en unas vacaciones en Cornualles.

Cuando llegaron a Aberdeen y pidieron a un hombre si podía vigilarles la tabla, se sorprendieron al comprobar que el tipo ya estaba vigilando el material de otro surfero: el local George Law, que llevaba surfeando allí desde 1967.

¿Qué me puedes contar sobre la zona de Thurso? ¿Qué tipo de industrias hay por aquí?

Crecí en el campo, cerca de un pequeño pueblo pesquero. La pesca y la agricultura son las principales industrias de la zona. Ahora vivo en Thurso, una localidad de unos 10.000 habitantes, la mayoría de los cuales trabajan en la central nuclear de Dounreay. En el extremo norte de Escocia, una gran parte de los hombres trabajan en la industria del crudo en el Mar del Norte y el oleoducto de West of Shetland.

Publicidad

¿Están muy lejos las buenas olas?

En tierra firme, la costa surfera más famosa se encuentra en el norte. Pero puedes viajar hacia el norte más allá de los 60º, hacia las islas Shetland, y todavía encontrarás olas.

¿Y cómo de fría está el agua?

El invierno dura de diciembre a febrero, supongo, pero la estación del surf va de finales de septiembre a principios de abril. Las temperaturas medias del mar pueden bajar hasta los 6ºC, pero muchas veces surfeamos cerca de desembocaduras de ríos con hielo y nieve, así que en esas bahías el agua suele estar más fría. Si se le suma el aire gélido y el viento… bueno, el resultado es bastante fresquito.

A veces parece que el mar se evapore: la niebla se vuelve tan densa justo donde empieza el agua que no puedes ni siquiera ver las olas desde el párking. Cuando los ríos se congelan, los bloques de hielo que arrastra la corriente se pueden convertir en un auténtico peligro.

¿Cuánto suele durar la luz cada día?

Cuando el invierno es más cerrado suele hacerse de día hacia las 9 AM y suele anochecer hacia las 3:30PM. Pero si tenemos suerte y aparecen algunas olas en verano, mola porque podemos surfear prácticamente toda la noche.

¿Cómo era la vida para un adolescente corriente en Escocia?

Yo era el único surfero de mi colegio. La mayoría de chicos de mi edad jugaban al fútbol. De hecho yo también jugué a fútbol hasta los catorce-quince años, porque es lo que hacía todo el mundo. Pero entonces empecé a meterme en el mundo del skate, del snow y finalmente del surf, y terminé dejando el fútbol. Los que no se dedicaban a pegarle patadas a una pelota probablemente estaban bebiendo Buckfast y pelándose de frío en alguna parada de autobús.

Publicidad

¿Había drogas en vuestro entorno?

El noreste de Escocia realmente tiene una mala reputación en este tema, particularmente por un alto nivel de adicción a la heroína. Estamos hablando de pequeños pueblos pesqueros, un contraste curioso si tenemos en cuenta lo bonitos y pintorescos que son algunos de estos lugares. Pero para decir la verdad yo nunca me encontré con drogas cuando era joven. Supongo que estaba demasiado ocupado surfeando. Además, vivía en el campo, así que pasaba mucho tiempo solo. Supongo que eso ayudó.

¿El surf atrajo o repelió el comportamiento antisocial?

Surfear en Escocia claramente repele el comportamiento antisocial.

¿Cómo es de accesible el surf para los niños?

El mejor surf, por desgracia, es en invierno —y ello comporta temperaturas extremas, hielo y vendavales. Así que el progreso para un surfero que empiece es lento, sobre todo debido a las escasas horas de luz, lo que a su vez significa que cuando llega el mejor momento del año para hacer surf los chavales no tienen la opción de surfear al salir de la escuela. Además, las olas son grandes y frías. El mar no es nada acogedor.

Aparte de todo esto, para surfear necesitas un buen neopreno, capucha, botas, guantes para el frío y una tabla. Es bastante caro, especialmente porque necesitas cambiarte el neopreno regularmente para que siga manteniendo el calor —o simplemente porque estás creciendo. Aprender es muy difícil y requiere persistir mucho. ¡A mí me costó años! Y mis neoprenos siempre eran viejos y terribles, siempre me pelaba de frío. No me daba cuenta, no obstante, hasta que no me compraba otro nuevo.

Publicidad

Cuando has logrado superar todo esto, si eres demasiado joven para conducir encontrarás pocos sitios para surfear. Pero si finalmente logras sobreponerte a todas estas dificultades, el surf te ofrece un estilo de vida, un deporte, una oportunidad y una razón para viajar, y una red de amigos que conocer por toda Escocia.

¿Como solías llegar a la playa cuando eras más joven?

Solía ir andando casi siempre, y las vueltas eran bastante penosas porque hacía frío y volver con todo el equipaje era muy cansado. Yo vivía cerca de la playa, pero el lugar al que íbamos a surfear estaba en el extremo más lejano de la misma. Era un esfuerzo, sí. Cuando hacía frío de verdad mi abuela solía irme a recoger en coche. Cuando las olas eran más grandes le pedía que se quedara en el coche para asegurarse que yo estaba bien, porque tenía miedo y estaba solo.

¿Fue el frío una amenaza para tu vida alguna vez?

No sé si para mi vida, pero a veces he tenido tanto frío en los dedos al volver al coche, incluso llevando los guantes, que he pensado que nunca podría volver a moverlos… y cuando lo hacía, me dolían una barbaridad. Tienes que conocerte y saber cuándo estás enfriándote demasiado para salir del agua; si no, es cuando empiezas a cometer errores.

¿Hay mucho localismo aquí?

Como en cualquier parte del mundo en la que se haga surf, tienes que respetar para que te respeten, y no hay demasiados lugares con olas de clase mundial en los que no encuentres un cierto grado de localismo. La mayor parte de sitios que ofrecen olas de calidad en Escocia tienen un público regular de locales que surfean allí día sí día también, así que si eres un visitantes deberás comportarte según las normas que encontrarías en cualquier otro punto del mundo. No puedes esperar que la cosa sea llegar y tener las mejores olas para ti solo.

La mayoría de surferos escoceses son acogedores, pero esto no significa que sean amables con quienes abusan de su hospitalidad. Si tomas Thurso-este como ejemplo, probablemente verás las mismas caras en la mayoría de las mejores olas; si el localismo tiene un sentido, desde mi punto de vista, es el de asegurar que esas olas no se pierdan. Cuando los locales ven que les tratas con respeto, que esperas tu turno, que no pones pegas y que aprovechas las olas, es probable que termines surfeando en algunas de las mejores olas de tu vida rodeado por un grupo de gente cojonuda. Si actúas al contrario, ¡los chicos no dudarán en canearte!