extraterrestres

Esta mujer sabe si te secuestraron alienígenas o si estás fingiendo

Myriame Belmyr dirige la organización de abducciones extraterrestres CERO-France.

por Paul Douard
12 Enero 2017, 5:00am

Imagen de Steve Jurvetson vía Flickr | CC BY 2.0

Imagen de Steve Jurvetson vía Flickr | CC BY 2.0

Este artículo apareció originalmente en VICE Francia

Myriame Belmyr es una informática retirada que asegura haber sido secuestrada por extraterrestres en 1987. Actualmente dirige CERO-France, una organización que ofrece ayuda a personas que dicen haber sufrido abducciones alienígenas, los llamados "experimentadores".

Hace unos meses, hablé con Belmyr y algunas otras personas que están convencidas de que los extraterrestres los secuestraron. La mayoría parecía estar aún traumatizada por sus recuerdos. Si bien es fácil descartar estos recuerdos increíbles como un grito de atención o incluso como episodios psicóticos, hay investigaciones que indican que no siempre es el problema. El ex psiquiatra y profesor de Harvard John Edward Mack estudió cerca de 200 casos de personas que afirmaron haber sido secuestradas. En una entrevista con el escritor francés Stéphane Allix para su libro sobre vida extraterrestre, Mack explicó que "cuando alguien con problemas de salud mental te cuenta algo que suena como un episodio psicótico, tienes la sensación de que lo que está diciendo nunca sucedió. [...] Esto no ocurre en absoluto aquí: los experimentadores tienen la mente sana, hacen muchas preguntas, dudan de sí mismos, describen una experiencia aparentemente real e intensa, una luz, algo que le ocurre a sus cuerpos". Stéphane Allix fundó INREES, una organización que investiga experiencias humanas inusuales como las experiencias cercanas a la muerte y las abducciones alienígenas.

Para ver si son o no reales los secuestros extraterrestres y cómo los que los experimentan lidian con ellos llamé a Myriame Belmyr. "En 2008, décadas después de mi experiencia, hablé con Stepháne Allix sobre las abducciones. A través de él me puse en contacto con otros experimentadores. En aquella época no había una organización dedicada exclusivamente a ayudar a las personas que habían sido secuestradas, por lo que fundamos CERO-France".

Las personas que recuerdan estar paralizadas, flotando y rodeadas de pequeños hombres verdes que se comunican por telepatía generalmente se enfrentan a un gran escepticismo por parte de la sociedad. Pero Belmyr toma su rol en serio. La organización tiene 50 miembros, y todos afirman haber sido abducidos. Ella habla con ellos y los guía.

"He conocido gente en un estado muy grave de trauma", me dice. "Algunos han buscado ayuda de sus médicos y han estado a punto de ingresar a un hospital psiquiátrico". Lo primero que hace Belmyr cuando conoce a un nuevo miembro potencial, es investigar sus afirmaciones. "Hacemos una evaluación muy profunda con cada persona que afirma haber sido secuestrada. Con un equipo de psicólogos e hipnoterapeutas verificamos todos los detalles que han hecho que una persona piense que ha sido abducida".

Un miembro de ese equipo es Nicolas Dumont, vicepresidente de CERO-France y psicólogo clínico. "Lo primero que debes hacer cuando alguien nuevo llega es realizar una entrevista para averiguar si están describiendo un secuestro o algo más", me dice por teléfono. Ese "algo más" podría ser muchas cosas. "Podrían haber experimentado manipulación o abusos, podrían estar obsesionados con la idea de la abducción alienígena a través de los medios de comunicación, o podrían haber sufrido una hipnosis fallida".

Después de concluir que alguien podría haber sido secuestrado de verdad, Dumont trata de detectar rasgos comunes que suelen encontrarse en los pacientes. En las entrevistas que realicé para mi artículo anterior, los experimentadores describieron la sensación de que el tiempo se había detenido y de que todo el ruido y el aire habían desaparecido. Existen otros rasgos comunes, pero Dumont prefiere no revelarlos. No quiere que sea más difícil distinguir entre las experiencias que considera reales y las que considera mera fantasía.

Dumont admite que ciertos casos dividen a la comunidad de CERO-France. "Con uno de nuestros pacientes, estoy seguro de que es un mentiroso compulsivo, mientras que muchos de nuestros expertos piensan que realmente fue secuestrado". Dumont a veces utiliza la hipnoterapia en sus pacientes para tratar de ayudarlos a recordar lo que sucedió exactamente, pero no es un paso que tome a la ligera, porque "es posible crear recuerdos falsos de esa manera".

La mayoría de los científicos se aleja del tema de la vida extraterrestre. "Creer que existen los extraterrestres no es una creencia popular", cuenta Belmyr, "así que la gente no está dispuesta a comprometer sus carreras al contemplar esa posibilidad".

En 2003, la revista francesa VSD publicó el informe COMETA, un estudio sobre fenómenos aéreos no identificados elaborado no por bloggers que usan sombreros de aluminio, sino por un grupo de investigadores. Entre ellos se encontraba André Lebeau, ex presidente de la agencia espacial gubernamental francesa, y Gilles Pinon, un oficial destacado de la marina francesa. Sin embargo, la prensa francesa descartó el informe rápidamente.

Algunos astrofísicos han hablado sobre el tema, como el ahora retirado Jean-Pierre Petit, que cree que la humanidad podría beneficiarse enormemente del contacto con la vida alienígena. Como era de esperar, su antigua comunidad no recibe bien sus puntos de vista. Recientemente se fundó el organismo gubernamental francés GEIPAN para estudiar informes de actividades aéreas no identificadas en Francia. Supongo que es una gran noticia para Belmyr, pero cuando se lo pregunto se muestra, cuanto menos, escéptica: "GEIPAN sabe todo sobre los secuestros y está en contacto regular con los extraterrestres", me cuenta. "Es obvio".

La comunidad científica convencional no ayuda mucho a la comunidad de experimentadores, pero ellos se apoyan entre sí, con CERO-France y otras organizaciones afines. Cuando le pregunto a Belmyr cuál es el objetivo final de todas las visitas de los alienígenas a la Tierra, me dice que es "definitivamente para realizar ingeniería genética, tanto en mi propio caso como en los otros, estoy segura [de que ese era el objetivo]". Ella piensa que los extraterrestres que la secuestraron tienen mucho que aprender de nosotros. "Hay similitudes entre nosotros y ellos, pero tienen su propio estilo de vida. Recuerdo que me dijeron que estaban particularmente intrigados por nuestras emociones y nuestro arte, no saben nada de eso".

Tagged:
secuestro
estudios científicos
Alienígenas
abducciones
pacientes
CERO-France