Andy Stott descifra la loca ciencia detrás de sus últimos experimentos sonoros

Uno de los médicos más espirituales de la electrónica se sumerge al ADN de su nuevo LP, "Too Many Voices".
4.5.16
Courtesy of the artist

Andy Stott habla acerca de producir música electrónica como los científicos retocarían cada uno de sus experimentos, usando palabras como "síntesis" y "reuniendo patrones" para describir el sentimiento de construir partes de una composición en algo completo como si estuviera resolviendo una serie de formulas o tratando de crear un nuevo compuesto.

Su estudio esta en el sótano en su casa en Manchester, no es diferente a un laboratorio privado aislado del resto del mundo. El artista recientemente reconstruyó el espacio para acomodar un Korg Triton, un sintetizador de 1999 con el que quedó encantado desde que el jefe del sello Modern Love, y su frecuente colaborador, Shlom Sviri, le introdujo a una rola vieja de grime de Slimzee que lo usaba. Boquiabierto por la función única de la mezcla de tonos—que da por resultado sonidos plásticos artificiales con un elemento humano—él decidió obtener la suya.

Publicidad

Stott dice que se pierde ahí abajo en su estudio-laboratorio, tratando de asimilar el nuevo hardware en comparación al equipo que el uso en 2014 en su previo álbum Faith In Strangers, como si los instrumentos fueran un bonche de vasos burbujeando simultáneamente.

El describe su acercamiento a Too Many Voices, su cuarto álbum, lanzado ya en Modern Love, como si él fuera Herbert West buscando una mesa para hacer disecciones. Más bien tratando de destilar subjetivamente ideas conceptuales o de su vida personal a su trabajo. Stott dibuja su inspiración de materiales crudos: referencias musicales como la canción de Slimzee, así como su equipo de estudio. Todo hace sentido, nunca le preguntaras a un científico como están sus hijos o si su vida amorosa influenció una reacción química.

"Yo nunca escribo la música basándome en experiencias personales", me dijo Stoot por el teléfono. En lugar de eso, él explica, su música se deriva de donde él esté creativamente, funcionando como una reflexión de cualquier curiosidad que el actualmente esté haciendo con los instrumentos en su cabeza.

Tomando el primer track "Waiting for You", acordes tormentosos se hinchan y fluyen, repuntes de sintetizadores chillán simultáneamente. De pronto se evaporan cuando los acordes regresan, como si una prueba realizada con el Triton no fuera como se esperaba y Stott tuvo que desconectar el enchufe.

No es difícil imaginar al artista en su estudio casero, haciendo desorden con sus herramientas hasta que la piezas del rompecabezas empiezan a encajar. Las partes más satisfactorias del álbum aparecen cuando casi se puede escuchar cuando Stott entiende la fórmula ganadora para sus pruebas musicales en tiempo real. Cuando todo encaja, como en "Selfish", cuando ametralladoras explotan en claps de batería y se juntan con samples vocales y otro sonido gentiles, antes de que el Tritón interrumpa el balance del acto con un riff de cuerdas de guitarras, es como un satisfactorio momento eureka!, como si nosotros también hubiéramos resuelto un problema de ondas químico.

Publicidad

Stott piensa igual acerca de esos momentos de resolución. "Es como un, eso funciona, eso jodidamente funciona", eso dijo de la alquimia. La forma en la que el artista describe el hacer, Too Many Voices, ni siquiera suena como si él estuviera pensando en hacer un álbum. Más bien es como si él estuviera constantemente comprometido en auto educarse e intenta iniciar su oficio, en lugar de tratar de crear un cuerpo de trabajo coherente. Es solo cuando Sviri, que ha Stott le gusta como editor, empieza seleccionando su material más fuerte y sugiere retoques para que la música se pruebe y las hipótesis se pulen en un lanzamiento de 9 canciones. THUMP hablo por teléfono con Stott en los días previos al lanzamiento del álbum y trató de develar algunas de las técnicas detrás de la locura.

THUMP: ¿Cómo te sientes acerca de Too Many Voices ahora que ha pasado algún tiempo de que lo escribiste?

Andy Stott: Es gracioso. He estado trabajando en este disco los últimos 12 meses. Son como doce meses de trabajo cuidadoso y de ida y vuelta con Shlom (Sviri), que dirige el sello. Al final, ambos hemos puesto mucho tiempo y esfuerzo en él, arreglando, re arreglando, construyendo la selección de canciones. Cuando se llega al final, mostrarlo es una de la cosas más angustiosas.

Yo habría pensado que estás ya muy acostumbrado a sacar nuevo material..

Por mucho tiempo, la música es algo solamente construida y compartida entre yo y Shlom. Y cuando la presentamos al gran mundo, sólo esperamos que la gente obtenga esto, el mismo sentimiento que yo tengo en el estudio cuando hago una canción en particular. Quiero que eso se traslade de principio a fin en una secuencia. Queremos que la gente tenga esa misma subida.

Publicidad

Para este disco en particular, ¿Cuáles fueron algunas de las influencias que se deslizaron en el material?

Shlom me puso algo de grime antiguo. Yo había perdido esa primera ola de grime y no tenía ese tipo de sonidos grime en la paleta. Me puso algo de lo primero de Dizzee (Rascal) y Slimzee, y también cosas como "Tweet Riddim" de Wiley, y yo me quedé como, ¡Dios mío!, esto es tan crudo. Así que hice un poco de investigación en la paleta de sonidos que estaban usando y me encontré que tenían este sintetizador llamado [Korg] Triton. Así que conseguí uno, y todos estos sonidos están ahí, y había tantos de los sonidos preestablecidos que encontré interesantes y realmente quería usarlos.

Muchos de los acordes, muchas de las claves en el disco – especialmente el tipo sintético de vocales que escuchas- son de esta máquina. La compré por los sonidos grime pero terminé usando todos estos otros sonidos pre establecidos. Esta máquina realmente le dio al disco su columna vertebral. Encontré estos sonidos sintéticos vocales y me gustó la sensación de una cosa sintética tratando de ser humana, pero es aún claramente plastilina.

¿Puedes decirnos algo más sobre eso?

Estás oyendo la síntesis [de una máquina], pero estás sintiendo la emociones que están detrás. Es algo como un poco extraño de química. Como había una pista de Theo Burt llamada "Gloss" que Shlom ponía cuando nos juntábamos para revisar el material en el que yo estaba trabajando. Cuando empieza, suena como una bofetada de líneas de bajo y después comienza a mezclar los tonos. En un principio era divertidísimo. Yo pensé, esto es tan mental. Pero conforme la pista avanzaba, en menos de un minuto, la sonrisa se borró de mi cara. Conforme la pista construye y progresa, yo estaba pensando, esto es asombroso.

Publicidad

He escuchado curvas de tonos, pero no como esta. Necesitaba saber cómo hacerla. Y esto es lo que me pasa mucho cuando hago música. Siento la necesidad de salir y descubrir cómo hacer que un sonido suene así, usando lo que yo tengo.

Para ti, ¿Qué hace a este disco diferente de lo que sacaste antes?

Esa es una buena pregunta. Es definitivamente más limpio que lo anterior. Y hay más espacio ahí. Y está más mezclado de alguna manera – literalmente- hay mucha de esa modulación de tonos. Hay mucha curva hacia arriba y hacia abajo y fluctuando. Creo que es un disco experimental pero aún así, accesible.

Una de las cosas que me llevaron a tu música en el pasado fue esta tensión entre brusquedad y delicadeza. Con este disco en particular, ¿Crees que este balance está aún ahí?

Creo que el álbum me refleja en varios puntos a través del año, escribiendo. Por ejemplo, con "New Romantic", tiene una terminación realmente hasta el fondo. Es realmente arenosa, hay mucho que buscarle – hay tantas veces que quieres escribir con esa estética. Hay sólo tantas veces que puedes oír esa textura antes de empezar a pensar, realmente no quiero hacer eso de nuevo. Y eso es parte del proceso entre un álbum y otro, también.

Se trata de no hacer lo mismo una y otra vez. Cada canción refleja una influencia diferente y casi una pieza diferente de equipo, aparte de este Triton, que está casi en todo. Estoy como descifrando cosas todo el tiempo. No quiero hacerlo sonar como que tengo una nueva pieza de equipo y quiero que suene como que tengo una nueva pieza de equipo, y sólo estoy interesado en eso. He estado aprendiendo mucho durante estos últimos 12 meses… Voy al estudio y no lo tomo a la ligera, pero al mismo tiempo, no se lo que va a resultar.

Publicidad

Eso me recuerda cómo un escultor describe su obra. Es como si tuvieras este trozo de arcilla en el que has estado sentado durante un rato y si algo no se siente bien, lo pones de regreso en la mesa y le agregas diferentes cosas

Así es. La pista básica que escribo es una especie de bola de arcilla, o lo que sea, y después la paso a través de procesos que he aprendido y de ahí sale la forma. Pero después otra vez, le mando estas canciones a Shlom, y el regresa con otros detalles. Luego se convierte en una ida y vuelta entre el y yo, hasta que es absolutamente perfecta. El asunto con algunas de las pistas es que yo aún no puedo oírlas (objetivamente) porque yo sé cómo se hizo todo. Shlom no sabe exactamente cómo se hizo y la escucha por vez primera. Así puede decir algo como "Esta sección, quítala, es innecesaria" o encuentra una parte pequeña y dice "Mantén esto y olvida el resto".

¿Confías tanto en su sensibilidad a la hora de editar?

Completamente. Shlom es una persona tan importante en lo que yo hago, y siempre ha sido así desde el principio. Es derecho. He trabajado con él por más de 10 años y los dos sabemos cuando el resultado final es correcto.

No hace mucho, después de que el disco se compiló como secuencia y terminamos contentos con él, los dos revisamos algunas de las versiones anteriores [de las canciones] antes de que me mandara las notas sobre lo que quería que hiciera con ellas. Y escuchando el resultado final, comparado con las primeras versiones, la cantidad de cosas que quitamos era ridícula. Él tiene ese oído.

También, cuando las versiones finales de las pistas se estaban terminando, Shlom las secuenció. Ha secuenciado todos los discos que he sacado. No quiero decir "viaje" pero es algo así. El creó este viaje de principio a fin.

¿Qué esperas que la gente obtenga de este disco?

Sólo espero que obtengan lo que he puesto en estas pistas. Siento de una forma particular cuando estoy escribiendo estas pistas en el estudio y espero que eso se traslade, realmente lo espero. Digamos, yo estoy poniendo un patrón en una máquina de percusiones y este patrón empieza a salir. Se que no todo el mundo oirá lo que yo oigo como este patrón resultó. Pero en el minuto en que el patrón encaja con todo lo demás, es un sentimiento asombroso. Con frecuencia me quedo sentado cuando estoy en el estudio, pero cuando está funcionando, estoy de pie. Definitivamente no estoy bailando, pero estoy fuera de mi silla, apoyado en todo lo que estoy haciendo. Me arrastra y espero que a la gente la atraiga de la misma forma.

_Sigue a Zach Sokol en Twitter._