FYI.

This story is over 5 years old.

arte

El arte con fluidos corporales nunca se había visto tan bien [Exclusiva]

Una mezcla orgiástica de morados, verdes, rojos y amarillos.
28.6.16
Imágenes cortesía del artista 

Una mezcla orgiástica de morados, verdes, rojos y amarillos fluyen dentro y fuera de unos y otros en FLUID, una nueva serie de Maggie West. Luces coloreadas iluminan sus sujetos con grumos de fluido corporal producido por el hombre-renacentista de hoy en día Christopher Zeischegg, con quien West recientemente empezó una relación. Mejor conocido por su antiguo nombre del porno, Danny Wylde, Zeischegg también es un excelente autor y una mitad del dúo de metal Chiildren. Mezclado con las imágenes de su sangre, escupitajo y semen hay fotos de los fluidos de la propia West, recreando una química en platos de cristal que, normalmente, están limitados a los confines de la habitación. Ahora, la serie completa está aquí en exclusiva para The Creators Project.

“Estos fluidos corporales son una parte esencial de tanto nuestro maquillaje biológico como del proceso de creación humana. Ellos tienen simultáneamente el poder de transmitir enfermedades mortales y de crear vida,” cuenta West a The Creators Project. Su repertorio es un estudio devoto de la sexualidad en todas sus facetas, desde las formas femeninas y masculinas hasta un libro que captura besos íntimos entre parejas. A diferencia de otros ejemplos de fluidos corporales vueltos arte, como Piss Christ de Andrés Serrano, las excreciones vaginales de huevos con pintura de Milo Moiré , y el retrato menstrual de Donald Trump por Sarah Levy, la fotografía de West no se siente agresiva ni transgresora. “Por medio esta serie, quería encontrar una manera abstracta de examinar la belleza de cada sustancia,” ella dice.

Ésta no es la primera vez que Zeischegg hace obras de arte relacionadas con sangre. En una colaboración en video con el director Matthew Kaundart y el artista visual Luka Fisher, él explica sus razones médicas para dejar la industria del porno y qué ha hecho desde entonces. Parte del proyecto incluyó cortar su pecho y pintar con su propia sangre. Esas obras luego fueron engrapadas de vuelta a su pecho (Link NSFW). FLUID toma un concepto similar y le da un tono completamente diferente, celebrando el propósito de los fluidos corporales mas que examinar su extracción del cuerpo.

Mira más obras de Maggie West en su sitio, ve más sobre Christopher Zeischegg aquí.

Relacionados:

Un video experimental hecho con leche, pintura y jabón líquido 

Mira a un grupo de astronautas jugar con burbujas de colores en la ISS 

Remolinos de pintura son capturados en fotos subacuáticas