FIGHTLAND

Jon Fitch al fin es campeón mundial

Tal vez no sucedió según sus planes, pero el eterno contendiente wélter Jon Fitch al fin tiene un cinturón de campeonato.
5.4.16
Photo by Donald Miralle/Zuffa LLC

Si eres un fan nuevo de las artes marciales mixtas, tal vez te llamaron la atención las estrellas modernas del deporte como Ronda Rousey y Conor McGregor, por lo que podrías no estar familiarizado con Jon Fitch. Pero durante muchos años, Fitch fue considerado uno de los mejores peleadores. De hecho, si no hubiera sido por el dominio del excampeón de UFC Georges St. Pierre, Fitch probablemente hubiera capturado el título de UFC, y es posible que lo hubiera mantenido durante mucho tiempo.

Publicidad

Pero como ya sabemos, Fitch falló en su único intento por derrotar a GSP, y aunque dio una presentación valiente al final perdió por decisión unánime. Y a pesar de que el capitán de American Kickboxing Academy y luchador dominó en sus siguientes cinco peleas —mismas que muchos consideraron suficientes para garantizarle una segunda pelea contra St. Pierre— eventualmente comenzó a aminorar el paso. Su declive comenzó cuando logró un empate contra BJ Penn en UFC 127. Entonces, fue enviado a enfrentar a Johny Hendricks en una pelea que terminó por nocaut en 12 segundos. Y aunque Fitch se recuperó con una victoria contra Erick Silva en su siguiente pelea, luego fue derrotad por Demian Maia —una derrota que resultó en un controversial despido de UFC.

Incluso después de su salida de UFC había pocas dudas sobre que Fitch seguía siendo uno de los mejores pesos wélter. Ya no era el segundo mejor peleador, pero seguía siendo uno de élite. Debido a esto, se esperaba que su debut de Fitch con la entonces nueva organización World Series of Fighting fuera tarea fácil. Muchos consideraban que Joshua Burkman, su oponente para aquella pelea, no tenía muchas oportunidades.

En una derrota bastante significativa, Fitch fue sometido por su oponente en apenas 41 segundos. Y con eso, el peleador que alguna vez fue un gran peso wélter, fue catalogado como un competidor "acabado" por la mayoría de los miembros de la comunidad del MMA. Su carrera se había estancado y estaba destinado a la morgue.

Aun así, Fitch se reusó a retirarse. Durante los siguientes dos años, tranquilamente armó una racha de dos victorias —sus primeras en cuatro años— mismas que le hicieron ganar una oportunidad de enfrentar a Rousimar Palhares por el título wélter de WSOF. Y aunque Palhares ganó la pelea con una barra de rodilla, y las subsecuentes controversias de Palhares le arrebataron el cinturón, dejando la puerta abierta para que se coronara un nuevo campeón. Después de una victoria dominante sobre Yushin Okami, Fitch fue programado para una pelea contra Jake Shields para coronar al nuevo campeón.

Desafortunadamente Shields no pudo pelear por problemas en su contrato, dejándonos sin poder ver una pelea entre dos de los mejores pesos wélter de la última década. Como resultado, Fitch enfrentó a Joao Zeferino por el título vacante en la pelea co-estelar de WSOF 30, evento que se llevó a cabo el sábado pasado. Y con una presentación de la vieja escuela, Fitch derrotó a Zeferino en las tarjetas de los jueces convirtiéndose en el nuevo rey wélter de la promotora.

Publicidad

Sí, después de quince años de esfuerzo, Jon Fitch al fin es campeón mundial. Claro, su victoria no sucedió de la manera que planeaba. Aunque tuvo mucho que decir sobre los rankings en UFC y el proceso de programación de peleas durante su estadía con la organización, el veterano seguramente hubiera preferido ganar un título en UFC. Y aunque el significado de su derrota sobre Zeferino no debería ser desestimado, el hecho sigue siendo que Fitch no logró derrotar a Palhares, y pudo quedarse corto si hubiera enfrentado a Shields como estaba en los planes. Aun así, Fitch capturó el cinturón. Su persistencia y paciencia al final le dieron resultados, y ya sea que te caiga bien o te guste su ética de trabajo y dominio en el pasado, o no te caiga bien él o su estilo de pelea, tienes que admitir, su victoria por el título de WSOF —una de las mejores organizaciones del deporte— es una historia buena.

Después de la pelea, Fitch habló con MMAJunkie sobre su victoria, y lo que significa para él.

"Se siente genial. No puedo expresar lo triste que me siento y lo feliz que estoy de lograr algo como esto", dijo. "Muchas personas sacrificaron mucho para que yo estuviera aquí y que querían que yo ganara el cinturón —especialmente mi padre. Casi lo pierdo hace un par de meses —tuvo un ataque cardiaco y cirugía de bypass. Me sentí mal porque tal vez moriría antes de que yo fuera campeón mundial".

Lo diré de nuevo: es una buena historia.

Ahora, claro, es imposible predecir que le depara el destino a Fitch, que ahora tiene casi 40 años de edad. Podría ser una racha dominante como campeón de WSOF y en realidad también podría regresar a UFC. Pero podría suceder todo lo contrario. El veterano wélter ahora es el objetivo de todos en la división y su reinado tal vez termine pronto a manos de un pelador joven y más hambriento en su primera defensa.

Sin embargo, lo que sea que se le presente en el futuro, Fitch puede estar orgulloso de que, aunque las cortinas estén por cerrarse para él, siempre tendrá un cinturón. Esto es causa de celebración. Y si la foto que publicó Fitch en su Instagram después de su victoria, que muestra su cinturón de WSOF junto a una botella de whiskey nos sirve de indicio, él está muy consiente de esto.