Noticias

Guerrero, el más feroz

Guerrero es el estado más feroz de México. El corolario de este triste tema es la emboscada al alcalde de Pungarabato, Ambrosio Soto Duarte, ocurrida la noche del sábado 23 de julio.
25.7.16

Guerrero es el estado más feroz de México. Así, con todas sus letras. En los primeros seis meses de 2016, se han cometido mil 52 homicidios violentos (sin contar los de julio), según cifras de la propia Secretaría de Gobernación. El corolario de este triste tema es la emboscada al alcalde de Pungarabato, Ambrosio Soto Duarte, ocurrida la noche del sábado 23 de julio. El calentano denunció una y otra vez amenazas del narco. Nadie le hizo caso. Hoy está muerto.

Desde el primer mes de gobierno, el gobernador Héctor Astudillo Flores se dio cuenta que casi todo le jugaba en contra: 174 ejecutados (más otra cifra indeterminada de desaparecidos) y 48 alcaldes amenazados por el narco; uno de ellos, Ambrosio Soto, denunció que el crimen organizado le exigía 3 millones de pesos mensuales. En aquel momento, muchos subestimaron la denuncia de Soto y consideraron que solo buscaba "reflectores".

Sin embargo, no fue la única ocasión en que el alcalde perredista exigió poner atención en la región de la Tierra Caliente. Debido a lo delicado de su situación, el gobierno federal le proporcionó una "escolta", la cual constaba de una patrulla y dos agentes. Además, gracias a la queja del perredista, llegaron 500 policías federales a Tierra Caliente, una de las más álgidas de Guerrero. El operativo se disolvió poco a poco y los agentes fueron llevados a otras zonas del país. A principios de julio, el gobernador Héctor Astudillo se había comprometido a que un operativo federal volvería a la región calentana. Tal vez consideren que hora de apresurarlo.

Soto Duarte denunció dos amenazas más. La última, incluso, vía Twitter, publicada el 8 de julio desde su cuenta @BOCHOSOTO1: "Mataron a mi primo, estoy amenazado por la delincuencia organizada. Ya es hora de actuar señor presidente @EPN. #TierraCaliente lo necesita". Fue un grito en el desierto.

Mataron a mi primo, estoy amenazado por la delincuencia organizada. Ya es hora de actuar señor presidente — Ambrosio Soto (@BOCHOSOTO1)July 9, 2016

En menos de un año, Héctor Astudillo ha cambiado tres veces de slogan. En abril de 2015 se presentaba bajo la frase: "Un Guerrero distinto comienza hoy". Luego, se colgó de la desesperanza que se siente por toda la entidad y ofreció: "Por un Guerrero de orden y paz". Todavía en su toma de protesta, insistió en traer al estado "orden y paz". Pero la realidad era otra: la madrugada del 27 de octubre, muy cerca de la sede donde horas después rendiría protesta como mandatario, dejaron una manta que advertía: "o se ponen a trabajar, o lo haremos nosotros".

Luego asumió uno más plañidero: "Guerrero nos necesita a todos". A medida que avanzaron los meses de su gobierno, las cifras de asesinatos, balaceras y secuestros han ido a la alza. Ha habido varios anuncios de operativos federales y estatales. Las promesas del "ahora sí acabaremos con el crimen organizado" ya no las cree nadie. Menos aún, luego de que en mayo, durante una entrevista por televisión, aseguró que la inseguridad en la entidad suriana terminaría en un año. Luego se desdijo, el 11 de julio Héctor Astudillo tuvo que reconocer la dimensión del problema. En un acto oficial en Casa Guerrero, en la capital del estado, aceptó: "La narcoviolencia es el problema histórico más grande que ha enfrentado Guerrero".

Pero el filo de las cifras cala hondo: durante la administración de Astudillo se han cometido mil 429 homicidios violentos; de estos, al menos 4 eran niños, 11 eran funcionarios públicos (incluidos dos regidores) y uno, Soto Duarte, presidente municipal. Unas 30 bandas delincuenciales se disputan ciudades y pueblos guerrerenses, informó el propio fiscal estatal, Javier Olea Peláez. Según el diario El Sur: En los primeros cinco meses de 2016 fueron asesinadas 88 mujeres en Guerrero, lo que da un promedio de 17.6 cada mes, y el 50 por ciento de los feminicidios, 44, ocurrieron en Acapulco. Guerrero es el tercer estado con más secuestros en México. La Canaco en la entidad informó que 400 empresarios están interesados en portar armas debido a los índices de inseguridad; Coparmex precisó que son ya 100 comerciantes los que solicitaron a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) una licencia para portar armas. Acapulco es la tercera ciudad más violenta del mundo. Solo este municipio observa mayor número de homicidios del que totaliza cada una de las entidades federativas por si sola. Junto con Chilpancingo, están entre las 10 más inseguras de la república. Sin embargo, datos del INEGI, incluyen a Iguala y Pungarabato como los municipios más violentos a nivel nacional. Por si fuera poco, en México, Guerrero es el principal productor de amapola y el segundo en mariguana. Además, según Sedesol federal, un 68 por ciento de los guerrerenses vive en la pobreza. Si hay una medalla de oro a la ignominia, Guerrero la pelea ferozmente.

@balapodrida