FYI.

This story is over 5 years old.

Comida

Según algunos científicos, el café te está dejando sordo

La cafeína podría frenar la capacidad de nuestro organismo para recuperarnos de una posible pérdida de audición temporal.
11.7.16

¿Cómo dice, doctor? Ah, sí, me encanta el café. Foto por Amanda Mills vía.

Este artículo se publicó originalmente en VICE Reino Unido.

Qué bueno es el café, ¿cierto? Ese aroma al despertar, una fragancia que te trae a la memoria los desayunos que solía preparar tu padre todos los domingos. Aunque tal vez para otros huele a esa sensación de ansiedad que se apodera de ti cuando te das cuenta de que faltan sólo 40 minutos para que termine el plazo de entrega fijado de algún trabajo, o tal vez su aroma se confunda con ese áspero amargor instalado en tu garganta y ese temblor que no eres capaz de saber si se debe al exceso de cafeína o al estrés general.

Publicidad

Yo no bebo café, así que no tengo ni idea. Pero según un estudio reciente publicado por la universidad McGill, la cafeína podría frenar la capacidad de nuestro organismo para recuperarnos de una posible pérdida de audición temporal. En otras palabras, ese café que tomas después de una buena fiesta podría ser el causante de que tus tímpanos nunca se recuperen del daño sufrido tras una noche de música a todo volumen.

"Cuando el oído queda expuesto a un nivel de volumen muy elevado, la capacidad auditiva puede verse reducida de forma transitoria, lo que se denomina cambio temporal del umbral auditivo", señala el doctor Faisal Zawawi, especialista en otorrinolaringología y miembro del Auditory Sciences Laboratory de la universidad McGill. "Por lo general, este trastorno es reversible durante las primeras 72 horas posteriores a la exposición, pero si los síntomas persisten, los daños podrían ser permanentes".

Pero es importante aclarar un par de cosas: el estudio se llevó a cabo con conejillos de indias, por lo que todavía queda confirmar esta hipótesis en el caso de las personas. El doctor Zawawi y su equipo hallaron esa supuesta relación entre el consumo de cafeína y la pérdida de audición mientras llevaban a cabo otro trabajo de investigación y decidieron dedicar más recursos a estudiar ese hallazgo.

Para ello, expusieron a dos grupos de conejillos de indias a altos niveles de ruido —110 db, el equivalente al que se registraría en un concierto— durante una hora. El grupo de control no había consumido cafeína, mientras que a los individuos del grupo experimental se les administró una dosis diaria de cafeína de 25 mg/kg. Al cabo de un día, ambos grupos mostraban un nivel de pérdida auditiva similar. Transcurridos ocho días, sin embargo, el equipo de investigación constató que los animales del grupo de control se habían recuperado casi por completo mientras que los que recibían dosis diarias de cafeína seguían sufriendo deficiencias auditivas. "El estudio confirmó que la exposición a estímulos auditivos intensos acompañada de la ingesta diaria de 25 mg/kg de cafeína afectaban negativamente a la recuperación de la audición", concluyó el doctor Zawawi.

Publicidad

La opinión de los profesionales de la medicina respecto a los beneficios e inconvenientes del café ha ido cambiando radicalmente a lo largo de los años, pasando de ser un producto muy perjudicial y propiciador de cardiopatías en la década de los 70 a convertirse, precisamente, en el brebaje estrella para minimizar la ocurrencia de embolias y enfermedades cardiacas durante la década de 2010.

Una deliciosa taza de (posiblemente) pérdida de audición

Desde luego, no espero que quien esté leyendo esto escupa directamente sobre el teclado de su computadora el sorbo de café que acaba de dar y se ponga a renegar de la conspiración llevada a cabo por la industria cafetera para dejarnos a todos medio sordos y adictos a la cafeína a los 40, pero teniendo en cuenta la cantidad de gente que bebe café actualmente y que trabaja en entornos con altos niveles de ruido, hay que admitir que el estudio resulta especialmente revelador e importante.

Como también lo es señalar que la investigación se basó en una ingesta de 25 mg/kg al día, una cantidad muy superior a la que se recomienda, de 3 mg/kg al día , que sería el equivalente aproximado a dos tazas de café de 150 ml.

En cualquier caso, haría falta tomarse 16 cafés al día y estar expuesto permanentemente a niveles de decibelios muy elevados para llegar a sufrir estos síntomas, y si llegaras a tomar esa cantidad de café, la pérdida progresiva de audición seguramente sería la menor de tus preocupaciones.

Sigue a Tshepo en Twitter.