FYI.

This story is over 5 years old.

Identidad

Las mujeres también experimentamos ‘dolor de pelotas’ y es una puta mierda

Experimentar dolor físico o molestias cuando no se consigue llegar al orgasmo no es exclusivo de los hombres. Hablamos con una experta para entender mejor por qué se produce el “dolor de pelotas”.
26.8.16
Foto de Dmitry Ratushny vía Unsplash

Desde los albores de su pubertad, los hombres se vienen quejando del dolor y la frustración que experimentan cuando se excitan sexualmente pero no llegan al orgasmo. "Tengo que acabar porque si no me dolerán las pelotas", nos han dicho una y otra vez. Sí, el dolor de pelotas, pero resulta que las mujeres experimentamos un fenómeno similar.

La medicina emplea el término vasoconstricción y lo define como "el estrechamiento (constricción) de los vasos sanguíneos por los pequeños músculos que hay en sus paredes". Según publicó The Frisky, la vasoconstricción puede sucederle a todos los cuerpos, independientemente de sus genitales. Cuando la gente se excita, la sangre se acumula en sus genitales y el incremento de sangre provoca la inflamación de los tejidos. Los penes se ponen duros y los clítoris empiezan a palpitar. Y tanto hombres como mujeres podemos sentir efectos incómodos si no nos descargamos.

Publicidad

"Si no me corro literalmente no me puedo concentrar, así que si durante el sexo no consigo llegar, normalmente me masturbo para acabar y dejo que él se lleve la medalla de plata", dice Elyse, una mujer de 30 años que ha tenido que enfrentarse al "dolor de pelotas" femenino. "Es realmente incómodo y tengo una sensación fuerte y dolorosa ahí abajo si me acerco pero no llego".

Te puede interesar: Orgasmos vaginales y dónde encontrarlos

Cualquiera que se haya comido un coño o se lo hayan comido sabrá que las vaginas de las mujeres —y, en consecuencia, sus orgasmos— son muy delicadas. Hay factores complicados que hacen que las mujeres lleguen al clímax. El grado de presión, el ángulo y la estimulación que hacen que una mujer se corra pueden ser drásticamente diferentes para otra. "En el caso de las mujeres es mucho más variable que en el de los hombres", afirma la Dra.Madeleine M. Castellanos, sexóloga y autora de Wanting to Want: What Kills Your Sex Life and How to Keep It Alive (Deseando desear: qué aniquila tu vida sexual y cómo mantenerla viva). Estas diferencias también crean discrepancias en el modo y en la posibilidad de que una mujer experimente dolor de pelotas femenino.

"Hay muchas mujeres que pueden recibir un montón de estimulación sexual y no sentir incomodidad y otras que tienen múltiples orgasmos y acaban teniendo que darse una ducha fría porque se sienten terriblemente incómodas ahí abajo", afirma la Dra. Castellanos. Las mujeres también hablan de distintos tipos de dolor. Anne, una mujer de 31 años, habla de "una incomodidad sorda", pero Elyse recuerda "una montaña rusa de sensaciones".

Publicidad

"Cada una de ellas se superpone a la anterior y entonces, cuando estoy en la cresta de la ola, si él para o el movimiento repetitivo se detiene de repente, me vuelvo como un animal salvaje hasta que puedo correrme", explica Elyse.

El dolor de pelotas femenino también puede cambiar radicalmente de un encuentro sexual a otro para la misma mujer. La Dra. Castellanos afirma que puede tener que ver con el modo en que cada hombre toca el clítoris de una mujer. "Incluso en el caso de mujeres individuales puede suceder a veces y otras veces no", indica. "De modo que puede tener que ver con la estimulación directa del clítoris, si están experimentando realmente una congestión del tejido en contraposición a estar excitadas y tener sexo pero no experimentar esa congestión completamente". Cuanto mejor es el sexo, más probabilidades hay de que la mujer quiera terminar… y de que sienta incomodidad si no lo hace.

Te puede interesar: ¿Qué son los orgasmos nocturnos y cómo puedo tener uno?

"Los períodos prolongados de congestión del tejido eréctil incrementan las posibilidades de experimentar esa sensación incómoda", afirma la Dra. Castellanos. "Puede resolverse bastante rápido, pero en el caso de algunas mujeres puede durar un par de horas, lo cual resulta realmente incómodo".

No es ningún secreto que con frecuencia se priorizan los orgasmos masculinos en detrimento de los femeninos, lo que conlleva una serie de repercusiones negativas. "Creo que la sexualidad femenina no ha llegado a priorizarse, ni siquiera a día de hoy", afirma la Dra. Castellanos. "Siempre se ha considerado que la sexualidad femenina era secundaria e incluso ha habido épocas en las que la gente pensaba que las mujeres no tenían sexualidad en absoluto". Cuando hablamos del dolor de pelotas femenino nos referimos específicamente a la sensación física, dejando a un lado las reacciones emocionales que sienten las mujeres cuando los hombres ignoran sus necesidades sexuales. Sin embargo, algunas mujeres también tienen que esforzarse para llegar al orgasmo, ya sea por una disfunción sexual, por un compañero poco atento o simplemente por su biología.

Los orgasmos son fantásticos y el dolor de pelotas femenino es real, pero un orgasmo no tiene por qué ser siempre el objetivo final de una experiencia sexual. "Las mujeres obtienen gran cantidad de placer sexual que no necesariamente depende del orgasmo, o también pueden tener orgasmos múltiples", explica la Dra. Castellanos. "Es preciso centrarse en el placer en lugar de en alcanzar una meta, porque el tipo de sexo exclusivamente orientado a alcanzar un objetivo te empuja hasta la parte más analítica del cerebro". Los análisis son para las clases de mates y para las hojas de cálculo, no para el dormitorio. Y centrarse únicamente en el orgasmo podría provocar ese dolor de pelotas femenino que las mujeres deseamos evitar. La Dra. Castellanos aconseja: "céntrate en el placer".