La pregunta de los 100 millones de dólares: Mayweather contra McGregor

La respuesta rápida: no veo forma de que Conor McGregor venza a Floyd Mayweather Jr. en una pelea de boxeo. La respuesta incierta: todavía hay muchos obstáculos que pueden truncar la pelea, pero como se suele decir: "pagando, San Pedro canta".

|
22 Marzo 2017, 10:39am

Roof / Flickr

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

La respuesta rápida: no veo forma de que Conor McGregor venza a Floyd Mayweather Jr. en una pelea de boxeo. La respuesta incierta: todavía hay muchos obstáculos que pueden truncar la pelea, pero como se suele decir: "pagando, San Pedro canta". Y si algo tienen en común todos los involucrados, es una insaciabilidad por el dinero.

Antes de seguir, debo dejar claro que yo vengo de las artes marciales mixtas, MMA por sus siglas en inglés, y antes de hacer mis intentos periodísticos, ya llevaba algunos años entrenando y cuando se presentaba la ocasión, peleando profesionalmente. Aclaro esto porque la discusión de Mayweather contra McGregor suele escalar a un debate sobre boxeo contra MMA, y mi inclinación lógica hacia Mayweather se podría interpretar como una opinión sesgada por un simple aficionado del boxeo. No lo es, y en teoría funcionaría al revés. Así que estoy más involucrado en las artes marciales mixtas que en el boxeo, pero aquí estamos hablando de una pelea de boxeo, y aquí, el bueno es Mayweather, no McGregor.

Ver más: Conor McGregor, el guerrero irlandés obsesionado con el movimiento

La pelea es de ensueño para los tiempos modernos. Con el protagonismo y fanatismo en un mundo marcado por las redes sociales, el entretenimiento reina. Y aunque a la hora de pelear el adjetivo "entretenido" puede ser bastante debatido —especialmente con la imagen que dejó la llamada "Pelea del Siglo" entre Mayweather y Manny Pacquiao en la colectividad — tanto Mayweather como McGregor se han vuelto figuras de entretenimiento, tomando mucho en cuenta todo lo que sucede fuera de la pelea, y dos de los rostros más reconocidos en los deportes de combate.

Ann Mulligan / Flickr

En los últimos años, Mayweather ha sido un imán mediático. Dejando rastros de sus millones en artículos y su estilo de vida de lujo, así como montones de dinero esparcidos por sus imágenes en redes sociales, sus declaraciones, incluso las más vanas y sencillas, se vuelven virales y dan la vuelta al mundo por todos los medios ansiosos de escuchar sus palabras, para anclarlas a rumores y especulaciones. Por otro lado, Conor McGregor ha cautivado incluso al público menos interesado por el MMA. El irlandés es nefastamente simpático. Sus declaraciones están llenas de soberbia pero construidas con inteligencia y gracia. Hasta sus haters inevitablemente sueltan carcajadas ocasionales en los mejores momentos de McGregor con el micrófono. Y tomando algunos discursos de "Money" Mayweather, McGregor también hace su esfuerzo por dejar claro que le sobran los millones.

Es por todos esto que hoy estamos hablando de un posible Mayweather contra McGregor, sin todavía tocar el aspecto meramente competitivo. Mayweather, aun en el retiro, sigue siendo de los boxeadores más comentados, y McGregor, con todas las críticas que lleva a sus espaldas por hacer su camino hacia peleas de campeonato a base de habladuría promocional para después desaparecer y jamás defender un cinturón, también es de los que todo el mundo está pendiente cuando habla.

Por las mismas razones, los dos se convirtieron en los luchadores mejor pagados en sus respectivas disciplinas. Sí, hay una diferencia abismal. No hay duda. En UFC 202, cuando se enfrentó a Nate Diaz, McGregor se llevó aproximadamente 15 millones de dólares, incluyendo su bolsa fija de 3 millones, más bonos y porcentajes de los pagos por evento. Se estima que la cifra fue parecida para UFC 205 ante Eddie Alvarez. La bolsa misma de 3 millones de dólares han sido la clave de las pagas que se han dado en los últimos diez años en MMA.Y es francamente impresionante, especialmente si lo comparamos con lo que recibió Anderson Silva — una figura legendaria del deporte — en su última pelea en UFC 208, donde se le pagaron 600 mil dólares más 200 mil por ganar. A pesar de esto, Mayweather está en otro nivel, absolutamente. Contra Pacquiao recibió unos 230 millones de dólares. Y en su última pelea ante Andre Berto, se llevó la modesta cantidad de 32 millones de dólares, una cifra mucho menor en comparación a la de la pelea contra Pacquiao, pero aún así, más del doble de lo que ganó McGregor en su pelea mejor pagada.

Poetry Nightclub / Flickr

Mayweather contra McGregor, no cabe duda, atraerá a "los millones", en todos los sentidos. Uniría en debate, conflicto y terquedad al mundo del boxeo y el mundo del MMA. No habría armonía, pero por lo menos tendría un punto de encuentro. Tendría sus gallos, y cada uno argumentaría con sus razones y justificaciones.

Muy en el fondo, Floyd Mayweather Jr. y Conor McGregor se tienen un respeto evidente. Son luchadores exitosos con una mentalidad parecida. Son ellos los que arriesgan su físico tras semanas, meses y años de sacrificio, así que pelean por cada dólar disponible, a veces más por eso que por la gloria deportiva. Son inteligentes a la hora de promocionar su grandeza y a la hora de ponerlo en prueba, o bien, a la hora de no ponerlo en prueba.

Así que Mayweather y McGregor comparten varias cosas que les ha generado un séquito de fieles seguidores por un lado, y por el otro, críticos feroces esperando sus caídas. Si la pelea es de ensueño en los tiempos modernos mediáticos de protagonismo, también es una pesadilla de pelea para muchos. Hay críticos que no les cabe en el sentido común la razón de siquiera estar discutiendo la posibilidad de que estos dos se enfrenten en un ring y mucho menos en una jaula de MMA.

Juan Manuel Márquez, el cuatro veces campeón mundial, declaró recientemente que la potencial pelea entre estos dos "es un insulto para el deporte y un insulto para el boxeo y para la UFC. Cada deporte merece respeto y en este caso el boxeo y la UFC lo merecen". Con esto, debo señalar un error técnico muy común al hablar del MMA, y de ninguna manera lo hago como falta de respeto a Márquez. UFC es una organización de artes marciales mixtas, no un deporte, y no comparable con el boxeo. Pero entendemos lo que dijo Márquez.

Apareciendo en ESPN con una sonrisa de media burla al ver un vídeo breve de McGregor haciendo sparring, Márquez también sentenció: "Se ve en las imágenes como McGregor siempre está esperando a su rival. Si es que esa pelea se lleva a cabo, tendrá que buscar a Floyd Mayweather, y allí, Floyd Mayweather, podríamos decir, va a jugar con él. Ojalá que McGregor se prepare pero difícilmente podrá realizar una pelea competitiva".

Jumpy News / Flickr

De esta manera, retomamos la respuesta rápida con la que arrancábamos el texto: No veo forma de que Conor McGregor venza a Floyd Mayweather Jr. en una pelea de boxeo. La última parte de la oración es clave, "en una pelea de boxeo". No estamos hablando de quién pega más fuerte, de quién es físicamente más grande o más joven, ni mucho menos, quién ganaría en una pelea callejera en la que todo vale. Estamos hablando de boxeo.

Nunca me he considerado la voz experta pero sé por completo lo que es pelear en una jaula con reglas de MMA. En carne y hueso he pasado por varios campamentos de entrenamiento, cortes de peso, entrevistas, cámaras, luces, nervios, presión, inseguridades, dudas, golpes, lesiones, victorias y derrotas. Y con todo eso, también sé lo que es meterse a un gimnasio tradicional de boxeo, subirse a un ring para llevarte tus rounds de sparring y terminar sumergido en un terreno desconocido.

Las obviedades del boxeo que lo convierten en un mundo aparte del MMA son sus reglas. En el boxeo claramente no hay patadas, derribos, lucha de sumisión, rodillas, codos, etcétera. Tampoco hay jaula, y aunque hay organizaciones de MMA que aún utilizan cuadriláteros, el juego de cuerdas es completamente distinto. Y el ring implica ringcraft, dicho en inglés, que traducido burdamente al español es el dominio del espacio y la distancia en el combate.

Mayweather debutó hace más de dos décadas como boxeador profesional, y hay que agregarle su carrera olímpica y amateur, por lo que le daría casi más de veinte años de experiencia entrenando y boxeando. McGregor es un gran atleta, es un obsesionado con la evolución y el desarrollo de sus habilidades técnicas y mentales para el combate, pero por muchas horas que le invierta los próximos meses (e incluso años) al boxeo, nunca se comparará al recorrido de Mayweather. No podrá entender el boxeo como lo entiende Money y, en concreto, los puntos clave donde se encontraría perdido contra Mayweather es justamente en el ringcraft, el juego de cuerdas, el boxeo a corta distancia y el manejo de los rounds.El ringcraft podría resumir muchos detalles, pero visualizo fácilmente a un McGregor perdido, con Mayweather con la espalda contra las cuerdas, columpiando, desviando y esquivando golpes, y saliéndose de los problemas sin mucho esfuerzo. Lo visualizo frustrado, pero sobretodo perdido a la hora del boxeo de corta distancia, sin la posibilidad del clinch como en MMA, y sin comprender cómo gestionar doce rounds de pelea. Estoy siendo noble porque hay tantos detalles en los que McGregor quedaría corto dentro del mundo del boxeo que dejo mi comentario técnico — aunque bastante superficial — hasta ahí. Es otro mundo, otro lenguaje y otro ritmo.

Mayweather contra McGregor es una pelea que vería, como muchos millones de aficionados de hueso colorado y otros millones más de curiosos y fanáticos sociales. Una pelea es una pelea. McGregor pega fuerte, es grande, es buen atleta y más joven que Mayweather. Sobretodo es un luchador que sabe pelear dentro y fuera del combate. Todos tienen a fighting chance, una oportunidad, porque una pelea es una pelea. Pero es difícil ignorar la realidad que rodea esta posible pelea: es boxeo, es un evento mediático rodeado de críticas arduas desde perspectivas deportivas, y con una incertidumbre calculable de los millones de dólares que harán relucir como siempre y ante todo, las sonrisas de Mayweather y McGregor. Para ellos no hay opción, es lo que es: money.