milagros deportivos

El hito del fútbol inglés que deja pequeño al Leicester City

El Leicester City no fue el primer equipo inglés que destrozó la vida a las casas de apuestas con un triunfo totalmente inesperado: muchos años antes, el Nottingham Forest hizo algo aún más increíble.
3.5.16
PA Images

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

"El Forest es una burbuja que explotará pronto". Estas palabras que pronunció el opinador de la BBC Bob Wilson en octubre de 1977 han vuelto a tener sentido después de todo el tiempo que ha pasado.

El Nottingham Forest había ascendido como tercer mejor equipo de la segunda inglesa a la Premier League. Nadie esperaba que hicieran un buen papel entre los mejores equipos del país, y a pesar de que a principios de octubre estaban instalados en la parte alta de la tabla, muchos pensaron que su sólido arranque en la temporada era pura casualidad.

Publicidad

Unos meses después, el 22 de abril de 1978, se coronaron campeones de la liga.

Más fútbol: Cómo los ultras violentos pusieron de moda la ropa pija

Actualmente, el Forest es un club con muchos problemas que se consume en The Championship, la segunda división del fútbol inglés. A pesar de la inversión considerable que ha hecho el equipo en los años recientes, han fracasado una y otra vez cuando han intentado alcanzar el ascenso a la Premier League; desde la temporada 1998-99 no han disputado un solo partido en la primera división.

Las temporadas recientes han dejado claro el declive en el que están instalados. Muchos analistas les consideraban serios candidatos al descenso. Aunque solo queda un partido de liga y están cómodamente salvados de bajar a la League One, su temporada no ha sido nada buena.

El legendario entrenador del Forest, Brian Clough, y su asistente de toda la vida, Peter Taylor. Imagen vía PA Images

Esta situación, además, es aún peor por el hecho de que el Leicester City —sus rivales de la región— no solo ha dado un salto gigantesco desde su ascenso de la Championship sino que también han sorprendido a todo el mundo coronándose como campeón de la Premier League. A partir de ahora no te sorprendas si alguien te cuenta el paralelismo entre el Nottingham Forest de la campaña 1977-78 y los foxes actuales.

Cabe mencionar que la hazaña del Forest fue mucho menos esperada que la recién conseguida Leicester. Es cierto que el Leicester ascendió como campeón del The Championship en la temporada 2013-14, mientras el Forest terminó detrás del Wolverhampton Wanderers y el Chelsea en la 1967-77. Los foxes, sin embargo, contaron con un año para adaptarse a la presión de la primera división; el Forest ganó la liga a la primera.

Publicidad

Por otra parte, los foxes cuentan con una equipo con mucho potencial y calidad, mientras que el equipo campeón del Forest estaba plagado de jugadores que no destacaron nunca. La mayoría estaba acostumbrados a saltar de equipo en equipo durante su carrera. Su entrenador Brian Clough, en cualquier caso, los puso en forma… y juntos, como equipo, alcanzaron la gloria.

Clough llegó al Forest en enero de 1975; posiblemente fue la etapa más difícil de su carrera. Había ganado la First Division —que era como se llamaba antes la Premier— en 1972 con un equipo por el que nadie daba nada, el Derby County, y fue recompensado con la oportunidad de dirigir al Leeds United dos años después.

44 fueron los días que duró Clough en Elland Road, cosa comprensible después de sus críticas a diestro y siniestro a los jugadores del Leeds… aunque el objeto de sus dardos fuese realmente Don Revie —el ex entrenador del equipo y su gran rival en años anteriores.

Pasar del Leeds United, los entonces campeones de la First Division, a un club que ocupaba la 13ª posición de una división inferior fue un gran retroceso para Clough. No obstante, Brian se puso manos a la obra de inmediato: el Forest terminó octavo en su primera temporada, y las actuaciones del equipo fueron mejorando a medida que esta avanzaba.

Peter Taylor, el legendario asistente de Clough, se unió al equipo en julio de 1976. A partir de ese momento el Forest dio un salto de calidad: a final de campaña, el Nottingham superó al Bolton Wanderers y al Blackpool por solo un punto y terminó la temporada 1976-77 con el ascenso a la First Division en el bolsillo.

El Forest hizo muy pocos fichajes durante la pretemporada: su único gasto ese verano fue un pago de 150.000 libras por Kenny Burns, un futbolista de Glasgow que muchos consideraban un poco desquiciado. Además de esto, Clough se quedó con los jugadores que le habían ayudado a ascender de la Second Division.

El defensa veterano Larry Lloyd, el menospreciado mediocampista Martin O'Neill y el delantero Peter Withe eran la columna vertebral de ese equipo; estos jugadores eran de todo menos glamurosos, pero, afortunadamente para el Forest, Clough encontró una forma para que fueran efectivos.

Publicidad

A pesar que la mayoría de los expertos predecían que el equipo tendría dificultades para mantenerse en la categoría, el Forest arrancó con el pie derecho. Sus primeros tres partidos de liga fueron victorias ante el Everton, el Bristol City y el Derby County. Aunque perdieron 3-0 frente al Arsenal en su cuarto partido, la derrota resultó ser una bendición.

El varapalo en casa de los gunners convenció a la junta directiva del Forest para que invirtiesen 325.000 libras más —una cifra récord para el club— en Peter Shilton, el icónico guardameta inglés que llegaría a jugar más de 200 partidos con el equipo. Además, Clough trajo a uno de sus ex jugadores del Derby County, Archie Gemmill, que acabaría siendo una pieza clave en el milagro de final de temporada.

Inmediatamente después de la derrota ante el Arsenal, al Forest le tocó jugar contra el Wolverhampton. A pesar de que sus oponentes habían sido los campeones de la Second Division la temporada anterior, los jugadores de Clough se impusieron con goles de Withe, Ian Bowyer y un joven delantero muy prometedor, Tony Woodcock. El partido terminó 3-2: el Forest, por increíble que pareciera, presentó seriamente su candidatura a campeón.

Después de la victoria 4-0 ante el Ipswich Town a principios de octubre, Clough y compañía se colocaron líderes. Esto provocó que muchos expertos, incluyendo al anteriormente mencionado Wilson, se retractaran de sus tempranas predicciones. El consenso general era que el Nottingham Forest vivía en una burbuja que explotaría pronto… pero eso nunca llegó a pasar.

Publicidad

El Forest permaneció en el primer lugar de la liga desde ese momento hasta el último día de la campaña. A pesar de un breve bajón a mediados de noviembre, con derrotas frente al Chelsea y al Leeds United, el Nottingham mantuvo el buen ritmo. De hecho, no perdieron un solo partido después de sucumbir 1-0 ante Leeds en Elland Road.

Eso fue el 19 de noviembre de 1977.

El Nottingham Forest no volvió a perder un partido de liga hasta el 9 de diciembre de 1978.

Durante el resto de la temporada 1977-78 acumularon 14 victorias, 12 empates… y, como decíamos, ninguna derrota. Su gran forma les permitió llegar al 22 de abril, día que se enfrentaban al Coventry City, con opciones de llevarse el título. Solo necesitaban un empate para coronarse campeones de la First Division… y así fue: una gran actuación del portero Peter Shilton aseguró el primer título de la Premier en la historia del club.

El Nottingham Forest se convirtió en el primer equipo en ser campeón viniendo directamente de la Second Division desde que el Tottenahm Hotspur lo lograra el 1951. De la misma forma, Brian Clough se convirtió en el segundo entrenador, después del legendario Herbert Chapman, en ganar la Football League con dos clubes diferentes. El Forest también ganó la League Cup y se llevó el doblete.

El glorioso éxito de esa campaña pavimentó el camino para las dos Copas de Europa consecutivas que llegarían en las siguientes temporadas: una era dorada para el club que la entidad jamás ha logrado revivir.

El Leicester City, que descendió en la temporada 1977-78 con 22 miserables puntos en 42 juegos, parecía que nunca más remontaría el vuelo. Y ahí lo tienes, campeones.

Cómo cambian los tiempos.

El autor de este artículo no sabe dar tres toques a una pelota sin caerse, pero en Twitter se defiende: @W_F_Magee