Hace siglos, la gente tripeaba frente a esta fascinante obra de arte rupestre

Es la primera prueba definitiva del consumo de alucinógenos en un sitio de arte rupestre.
5.1.21
Arte rupestre en Pinwheel Cave. Imagen: Devlin Gandy​
Arte rupestre en Pinwheel Cave. Imagen: Devlin Gandy  

Un nuevo estudio informa que una caverna decorada con una fascinante imagen de un molino, pintada por nativos californianos hace siglos, representa la primera prueba definitiva del consumo de alucinógenos en un sitio de arte rupestre.

La Pinwheel Cave (La cueva del molinillo), como se le conoce ahora, fue redescubierta hace unas dos décadas en la Wind Wolves Preserve en la sierra de San Emigdio, aunque el lugar era ampliamente conocido por las generaciones de californianos nativos desde el 1300 hasta el 1700.

Publicidad

Además de la pintura llamativa en su pared, el sitio contiene docenas de "quids", que son pequeños paquetes de hojas y material fibroso de la planta que fueron masticados e insertados en las grietas del techo de la caverna. El arte rupestre y los quids están conectados con los efectos embriagadores de la flor de Datura, según investigadores dirigidos por David W. Robinson, arqueólogo de la Universidad de Central Lancashire que ha estudiado la caverna Pinwheel durante más de una década.

"No podemos hablar por las personas que tomaron Datura en la caverna, pero puedo explicar a grandes rasgos algunos de los efectos típicos", dijo Robinson en un correo electrónico. “La planta a menudo crea un escenario en el que la persona que la toma no recuerda haberla tomado, y la realidad puede cambiar por completo haciéndole creer que se encuentra en un lugar totalmente diferente. Es por eso que los consumidores de Datura siempre tenían un asistente para asegurarse de que no se levantaran y chocaran contra las cosas a su alrededor porque veían un paisaje diferente".

Los nativos californianos que ingerían los compuestos de la flor en la caverna podían tener alucinaciones de seres espirituales, animales de poder, objetos perdidos o poderosos, personas fallecidas o personas que vivían en tierras lejanas e incluso eventos futuros, especuló Robinson.

Publicidad

Dicho esto, la Datura es altamente tóxica e impredecible, y Robinson advirtió que nadie debería experimentar con ella.

"La Datura, o estramonio, es un miembro de la familia de las solanáceas", señaló. "Puede ser muy tóxica, por lo que recomendamos encarecidamente que nadie intente probar esta peligrosa planta".

Robinson y sus colegas pudieron detectar restos de Datura en los quids, lo que confirma "el uso de alucinógenos en un sitio de arte rupestre que pone en tela de juicio suposiciones anteriores sobre el trance y las imágenes de arte rupestre", según un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Específicamente, los investigadores postulan que drogarse con alucinógenos y hacer arte rupestre era una práctica común en este sitio. Un conjunto de teorías llamado estado alterado de conciencia (ASC, por sus siglas en inglés), por otro lado, argumentan que algunas imágenes de arte rupestre son representaciones de visiones inducidas por alucinógenos experimentadas por chamanes que se aislaron de la sociedad durante estos rituales.

La Pinwheel Cave, por el contrario, muestra signos de una actividad comunitaria sustancial durante varias generaciones, informan los investigadores.

¿Y esa fascinante imagen de un molino rojo? El equipo de Robinson infiere que el molino es una representación sencilla de la flor de Datura, en lugar de una visualización de sus efectos alucinógenos.

Publicidad

"La conclusión principal es que la evidencia en la Pinwheel Cave muestra que los alucinógenos se tomaron en un contexto grupal y que el arte comunicaba la ecología de la planta detrás del trance en lugar de las imágenes vistas durante el trance", dijo Robinson.

“Así que el arte se trata de codificar la experiencia de los efectos que crea la planta para la cohesión de toda la sociedad”, continuó. “En lugar de ser retiros privados de chamanes hombres que excluían a todos los demás, el sitio de arte rupestre fue un lugar de inclusión profundamente significativo para toda la comunidad”.

249266.jpg

Los restos de los quids son visibles en una grieta de la caverna en la parte inferior izquierda. Imagen: David Wayne Robinson

Esta explicación de la pintura también está respaldada por los quids guardados en la caverna. Al estudiar estos antiguos masticables con un microscopio electrónico de barrido, los investigadores pudieron detectar atropina y escopolamina, los principales compuestos alucinógenos de la flor de Datura. Un análisis más detallado realizado con un microscopio 3D reveló que los quids se procesaron cuidadosamente en "dosis" únicas que se podían chupar o masticar para liberar las sustancias intoxicantes.

La evidencia sin precedentes que vincula el uso de alucinógenos con el arte rupestre, exhibida en Pinwheel Cave, sin duda provocará un mayor debate sobre la creación y el propósito de estas tentadoras pinturas. Los nativos californianos regresaron a la caverna a lo largo de los siglos, incluso cuando la región y sus pueblos experimentaron sucesivos regímenes coloniales, lo que implica que este era un sitio importante de conexión cultural, uno que todavía contiene muchos misterios.

“Me interesa ver cómo la iconografía del arte rupestre se comunicaba con la comunidad local, cómo esa comunicación cambió a través del tiempo y cómo las plantas como Datura jugaron su papel en la historia nativa”, dijo Robinson.