FYI.

This story is over 5 years old.

Gran Bretaña levanta la prohibición de un pesticida vinculado al declive de las abejas

Por el momento, y pese a que los investigadores siguen creyendo que su uso está influyendo en la mortalidad global de las abejas, se permitirá el uso de dos tipos de pesticidas neonticonoides en pequeñas partes de las cultivos.
Imagen vía Flickr Creative Commons

Gran Bretaña ha levantado temporalmente una prohibición impuesta por la Unión Europea (UE) sobre un determinado tipo de pesticida del que se cree que está matando abejas. Tanto los científicos como la población del país británico han clamado en contra de la medida.

Por el momento, y pese a que los investigadores siguen creyendo que su uso está influyendo en la mortalidad global de las abejas, se permitirá el uso de dos tipos de pesticidas neonticonoides. Medio millón de personas han firmado ya una petición online para detener la medida. La prohibición ha sido levantada por cuatro meses.

Publicidad

Gran Bretaña ha decidido permitir el uso de los vilpendiados pesticidas después de que varios agricultores hayan pedido que se les permita utilizarlo de manera excepcional. La prohibición de los neonticonoides, también conocidos como neónicos, ha provocado la aniquilación de los alticini, unos crisomélidos muy pequeños, en los cultivos de Gran Bretaña.

En respuesta al levantamiento de la prohibición durante 120 días en un área de 30.000 hectáreas, el 5 por ciento de los cultivos de aceite de colza, el sindicato nacional de agricultores del Reino Unido (NFU) proclamó que la autorización no era del todo suficiente.

"La amenaza a los alticini es un problema extendido a escala nacional. La autorización es extremadamente limitada y, por desgracia, no ayudará a la amplia mayoría de los agricultores que necesitan protección", señaló el vicepresidente de la NFU en un comunicado.

A nivel global, la población de abejas ha disminuido drásticamente. Los científicos están convencidos de que los neónicos son uno de los causantes del problema. Las investigaciones han descubierto que la exposición prolongada a los neones puede perjudicar al cerebro de las abejas y provocar su desorientación.

Conservacionistas creen que el plan de la Casa Blanca para salvar abejas es insuficiente. Leer más aquí.

En un estudio reciente llevado a cabo por la universidad escocesa de Dundee, los investigadores descubrieron que la absorción del pesticida neónico destruía implacablemente las mitocondrias en las células cerebrales de las abejas. Las colonias de abejas que han sido expuestas al pesticida han padecido una reducción del 55 por ciento de su población, aseguraba el informe.

Publicidad

"Nuestra investigación demuestra sin lugar a dudas que el nivel de neonticonoides comúnmente aceptado como normales en la fauna animal provoca el malfuncionamiento del cerebro y el comportamiento errático de las colonias en el momento de su apareamiento con los abejorros", aseguró Chris Connolly, uno de los co-autores del estudio, a la organización sin ánimo de lucro Beyond pesticides.

"Esto no significa que los neonticonoides sean los únicos responsables del declive de los insectos polinizadores, sin embargo hemos demostrado que está claramente relacionado", añadió.

Otro estudio reciente demuestra que los neónicos puedan estar también detrás del envenenamiento de beneficiosos depredadores de insectos — como, por ejemplo, los escarabajos que se comen a los gusanos que devoran las cosechas — lo que podría significar que los pesticidas sean aún más devastadores de lo que se creía.

La palabra "pesticida" puede evocar imágenes de aviones fumigando cosechas, sin embargo, los neonticonoides están directamente dentro de las plantas.

El uso de los neonticonoides como insecticida se ha multiplicado desde la década de los noventa. El pesticida, de hecho, ha sido comparado con el DDT, otro pesticida que se empleó, inicialmente, para combatir el contagio de la malaria y del tifus de los insectos a los humanos, en la década de los cuarenta. En los años sesenta sus nocivos efectos para el medio ambiente se hicieron mundialmente famosos y los países desarrollados empezaron a dejar de utilizarlo en sus cosechas. A día de hoy está prohibido en 34 países, entre ellos Estados Unidos, Canadá y Reino Unido.

El DDT se sigue usando a día de hoy como un insecticida interior en países africanos donde la malaria sigue siendo un problema.

Sigue a Hilary Beaumont en Twitter: @hilarybeaumont