FYI.

This story is over 5 years old.

El brutal asesino del león Cecil es Walter Palmer, un dentista de Minnesota

Walter Palmer, un cazador americano y dentista, habría pagado casi 55.000 dólares para cazar y matar a Cecil, un apreciado león Zimbabwe.
Le lion Cecil au Zimbabwe. (Capture d'écran YouTube)

Walter Palmer, un dentista de Minnesota, es el presunto cazador que habría pagado 50.000 euros para cazar a Cecil, un querido león perteneciente a uno de las parques nacionales de Zimbabue. Así lo informa el rotativo británico The Telegraph.

Los cazadores emplearon un cebo para atraer al animal a casi un kilómetro de distancia del perímetro del parque nacional de Hwange. Una vez allí le alcanzaron con un arco y una flecha.

Publicidad

"Por lo que tengo entendido, Walter cree que ha sido él quien disparó al león conocido como Cecil", declaró al periódico británico The Guardian un portavoz del dentista norteamericano. "Él te contará que tenía todos los permisos legales necesarios y que había contratado a varios guías profesionales, de manera que no niega ser la persona que habría disparado al león".

Poco después de que se hiciera pública esta noticia, el periódico de Minneapolis Star Tribune publicó un artículo el martes por la mañana en que Palmer asegura que se está preparando para desmentir la información.

"Está claro que hay varias informaciones inexactas", se lee que dice Palmer en el artículo, pese a que luego no se especifica de qué inexactitudes se trataría.

The Telegraph aseguró haber consultado a sendas fuentes independientes que identificaron a Palmer como al cazador que mató a Cecil. El periódico también había conseguido una copia del permiso de caza. Palmer habría sido identificado tanto por el destacamento de conservacionistas de Zimbabue como por la asociación de operadores de safaris del país.

Un español, presunto autor de la muerte de Cecil, un legendario león de Zimbabue. Leer más aquí.

Rodrígues dijo que Cecil era "un icono" y que su "pérdida es irreparable".

Las autoridades lograron encontrar los restos de Cecil porque llevaba un collar con un localizador GPS que le habían colocado investigadores de la universidad inglesa de Oxford. El proyecto de los científicos británicos consistía, precisamente, en calibrar el impacto de la caza fuera del parque en la población de leones del interior del parque. Los cazadores intentaron destruir el collar, pero no lo consiguieron.

Publicidad

La asociación de guías y de cazadores profesionales de Zimbabue reconoció que algunos de sus miembros habían participado en la cacería, pero insistieron que era legal por tratarse de un safari privado. El gobierno de Zimbabue respondió que la caza era ilegal porque el león se encontraba dentro de una zona protegida.

Theo Bronkhorst, el cazador profesional que acompañaba al cazador, informó horas más tarde del crimen a la autoridad responsable de los parques y de la fauna local. Bronkhorst describió su movimiento como "un error". Asegura que ignoraba que se tratara de un león afamado.

Bronkhorst y Honest Trymore Ndlovu, el propietario de la granja en que Cecil fue asesinado se enfrentan ahora a cargos de caza furtiva por la brutal cacería de Cecil. Están convocados a comparecer en audiencia mañana, según informa un comunicado emitido por la autoridad de parques y fauna.

"Ni el cazador profesional ni el propietario de la tierra disponían del permiso o de la licencia para abatir al león, de modo que ambos son susceptibles de ser encausados por caza ilegal", rezaba el comunicado.

Palmer que dirige la consulta River Bluff Dental en Bloomington, Minnesota, ya estuvo en libertad condicional en 2008 después de mentir a las autoridades tras haber abatido a un ose negro con un arco y una flecha al norte de Wisconsin. Palmer fue multado con casi 3 mil dólares, según informa un artículo local.

En 2009 el periódico The New York Times publicó un artículo sobre el grupo de cazadores al que pertenece Palmer, conocido como Pope and Young Club. En el mismo se describía a Palmer como un individuo "capaz de atravesar una carta desde 100 metros de distancia con su arco de poleas. Según informa la pieza, Palmer "se ha ganado una reputación de purista por su rechazo a llevar armas de fuego como soporte". Palmer, que ahora tiene 55 años, lleva cazando desde que tenía 5 años.

Publicidad

Un cazador profesional madrileño que había trabajado con Palmer, le describió como "un tirador experto", según relataba elThe Telegraph.

Un blog titulado "Trophy Hunt in America" revela varias imágenes de las cazas de Palmer, entre ellas una foto en la que aparece sin camiseta, sujetando el cadáver de un leopardo de 80 kilos. En otras imágenes aparece con un muflón y con varios alces.

El grupo The Pope and the Young Club se reivindica como una organización "de caza justa". La descripción se refiere "la ética, deportiva y legal caza de animales en libertad de una manera en que no se conceda una ventaja injusta al cazador sobre el animal".

Rodrigues declaró a VICE News que la población del parque de Hwange ha descendido dramáticamente en los últimos años, en gran parte a la caza deportiva de leones. Según informa National Geographic, 34 de los 62 leones etiquetados por la universidad de Oxford, han muerto. 24 lo han hecho a manos de cazadores deportivos.

La caza deportiva es una gran industria en grandes partes de África y de Asia y la demanda por huesos de león ha alcanzado cotas insospechadas últimamente. Se utilizan para elaborar remedios caseros. A menudo, a falta de hueso de león, se emplea el del tigre.

Un vídeo muestra pollos maltratados en una granja con certificado de 'buen trato animal'. Leer más aquí.

Un artículo publicado por el National Geographic a principios de este años detallaba que los huesos son "molidos, hervidos y mezclados con otros ingredientes, como huesos de cabra , hierbas — y hasta con opio en algunos casos — para preparar la tradicional tarta de "hueso de tigre", de la que se cree que tiene propiedades medicinales".

Rodrigues cree que la cultura de la "avaricia y de la corrupción" de Zimbabue podría provocar la extinción de los leones en un periodo de entre 10 y 15 años.

"Se supone que deberíamos de estar preservando a estos animales para las generaciones futuras", sentenció.

Imagen vía http://brentsinclair.blogspot.co.uk/