Emiratos Árabes Unidos

Encarceladas por haber sido violadas: la ley islámica las castiga por adúlteras

En los Emiratos Árabes Unidos, las encarcelaciones de trabajadoras domésticas que han sido víctimas de violación están en el orden del día. La ley islámica las castiga por ser adúlteras. La mayoría de los casos no llegan a la corte.
27 Octubre 2015, 1:36pm
Imagen por Ali Haider/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Cientos de mujeres en los Emiratos Árabes Unidos (EAU) — sobre todo trabajadoras domésticas que han sido víctimas de violación — están siendo encarceladas por vulnerar las leyes que prohíben las relaciones sexuales fuera del matrimonio. Así lo difundió una investigación de la BBC.

Según el Código Penal de los Emiratos Árabes Unidos, que se basa en la ley islámica (Sharia), los condenados por zina (cargos de sexo ilícito, que incluyen el adulterio, la fornicación, y la homosexualidad) se enfrentan a severas penas. La ley, según la BBC, afecta mayoritariamente a las miles de trabajadoras migrantes que viajan desde Asia y África en busca de trabajo para servir en casas de ricos, y que llegan a través del sistema de kafala — sistema mediante el cual los empleadores patrocinan la entrada de sus empleados al país.

Sin embargo el delito de zina no se aplica solo a los Emiratos Árabes Unidos. En un informe de marzo de 2012, Human Rights Watch (HRW) difundió que alrededor del 95 por ciento de las niñas y el 50 por ciento de las mujeres encarceladas en Afganistán habían sido acusadas de "delitos morales", como por ejemplo "huir" de casa. HRW descubrió que algunas mujeres y niñas fueron declarados culpables de zina después de haber sido violadas o forzadas a ejercer la prostitución.

En septiembre de 2015, según HRW, una foto de una joven mujer estaba siendo azotada en la provincia afgana de Ghor salió a la luz. Según se informó, la protagonista era una mujer de 22 años llamada Zarmina, que fue detenido junto con un hombre de 21 años, ambos acusados de zina.

'La justicia ha fracasado': Un año de cárcel para los policías afganos que no impidieron un linchamiento. Leer más aquí.

Los testimonios recogidos durante la investigación de la BBC revelan cómo las mujeres se enfrentan a la aterradora perspectiva del encarcelamiento en los Emiratos Árabes Unidos. Una trabajadora doméstica — bajo el nombre falso de Monica — fue violada por su el señor de la casa en la que ella trabajaba y quedó embarazada.

Tras la violación, ella le rogó a su "madam" que le permitiera regresar a Filipinas. Sin embargo, su petición de ayuda fue rechazada, y su madam escudándose en los derechos conferidos por el sistema kafala: "¿Por qué tengo que enviarte a casa. Tú contrato no ha terminado".

El caso de Mónica, que contó su historia en un popular programa de radio en Filipinas, provocó la indignación internacional. A ella, finalmente, se le permitió regresar a casa — pero en muchos otros casos las trabajadoras migrantes acusadas de zina continúan atrapadas.

En un documento audiovisual que no puede ser emitido ni proyectado y que fue grabado desde enero de 2014 también por la BBC aparece una mujer en un juicio en los Emiratos Árabes Unidos con cadenas y grilletes, acusada de tener relaciones sexuales fuera del matrimonio con un compañero filipino.

La magnitud de los abusos es desconocida. En 2014, otro informe de HRW, afirma que existen por lo menos 146.000 trabajadoras domésticas migrantes empleadas en los Emiratos Árabes Unidos, y sugiere que algunos de los empleadores las acusan de zina "para contrarrestar las acusaciones de violación o agresión sexual que el trabajador hubiera interpuesto previamente contra el empleador".

Los casos en los que el personal hospitalario informa a la policía de la atención prestada a trabajadoras domésticas que acuden en busca de ayuda médica en relación com embarazos o abortos involuntarios han encendido la alarma, según HRW. La ley desalienta a las trabajadoras a informar sobre una violación o una agresión sexual.

Los posmachistas o cómo el machismo transforma su mensaje para perpetuar la desigualdad. Leer más aquí.

En su informe de 2014 sobre derechos humanos, el Departamento de Estado de Estados Unidos publicó que los casos de empleadores que violan o agreden sexualmente a las empleadas domésticas extranjeras "rara vez llegan a la corte, y cuando lo hacen el índice de aquellos que acaban en condenas es muy bajo". El "extremadamente alto requerimiento de pruebas" para los casos de violación ha sido un factor importante.

"Además, las mujeres víctimas de violación u otros delitos sexuales se enfrentan a la posibilidad de un enjuiciamiento por relaciones sexuales consensuadas en lugar de recibir asistencia por parte de las autoridades del gobierno", detalla.

Una mujer noruega, Marte Deborah Dalelv, fue violada en Dubai. Después de informar del ataque a la policía, fue acusada de tener relaciones sexuales extramatrimoniales. Fue sentenciada a 16 meses de cárcel en 2013. Ese mismo año, consiguió un indulto.

El sistema de kafala en sí mismo, el cual opera en todos los estados del Golfo, aparte de Irak, se enfrenta también a una condena generalizada por parte de la comunidad internacional por generar condiciones de esclavitud para los trabajadores migrantes.

Vídeo: el lado oscuro de la élite camboyana al descubierto tras la agresión a una mujer. Leer más aquí.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsES